Comienza la vista preliminar por el caso Sintel

  • Madrid, 17 dic (EFE).- La vista preliminar del caso Sintel ha comenzado hoy en la Audiencia Nacional, durante la que se abordará una serie de cuestiones técnicas, entre ellas la posibilidad de superar el último escollo para hacer valer el acuerdo alcanzado este verano entre acusados y trabajadores.

Comienza la vista preliminar por el caso Sintel

Comienza la vista preliminar por el caso Sintel

Madrid, 17 dic (EFE).- La vista preliminar del caso Sintel ha comenzado hoy en la Audiencia Nacional, durante la que se abordará una serie de cuestiones técnicas, entre ellas la posibilidad de superar el último escollo para hacer valer el acuerdo alcanzado este verano entre acusados y trabajadores.

Esta vista llega once años después de la quiebra de la compañía de telecomunicaciones, declarada en suspensión de pagos en 2001, que dejó a 1.788 acreedores pendientes de cobro y a 1.828 trabajadores en el paro.

En 1996, Telefónica vendió su filial Sintel al grupo estadounidense MasTec Incorporated, propiedad de la familia Mas Canosa, que, según la acusación, la descapitalizó hasta llevarla a la quiebra.

Los trabajadores y los acusados llegaron a un acuerdo este verano por el que los antiguos empleados de la compañía cobrarían 35 millones de euros -unos 12.000 cada uno- como compensación por los daños causados a cambio de retirar los cargos.

Sin embargo, la Agencia Tributaria y la Seguridad Social pusieron reparos a este acuerdo al considerar que esta compensación debía ser incluida en la masa de la quiebra y repartirse entre todos los acreedores.

Los trabajadores, por su parte, estiman que los órganos de la quiebra -donde estarían incluidos la Agencia Tributaria y la Seguridad Social- no existen como entidad jurídica desde 2003, por lo que no se debería permitir su personación.

Precisamente esta cuestión es la que pretende esclarecer la Audiencia Nacional, de manera que si finalmente se rechaza la personación de los órganos de la quiebra, sería posible aplicar el acuerdo privado entre trabajadores y acusados y no sería necesaria la celebración del juicio.