ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

El comercio catalán pierde 3.400 locales y 46.300 trabajos en cinco años

  • El comercio minorista catalán ha perdido 3.404 locales y 46.300 puestos de trabajo entre los años 2008 y 2012 debido a la crisis económica, aunque la repercusión ha sido menor que en otras comunidades autónomas en las que hay una mayor liberalización del sector.

Barcelona, 26 feb.- El comercio minorista catalán ha perdido 3.404 locales y 46.300 puestos de trabajo entre los años 2008 y 2012 debido a la crisis económica, aunque la repercusión ha sido menor que en otras comunidades autónomas en las que hay una mayor liberalización del sector.

Del total de puestos de trabajo perdidos durante este periodo, no llegan a 10.000 los que corresponden al pequeño comercio y el resto se han perdido en medianas y grandes superficies.

La Confederación de Comercio de Cataluña (CCC) ha presentado hoy el informe del Comercio Catalán en el que se apunta que el año pasado las ventas cayeron un 6,1 % en Cataluña, con una pérdida de 13.800 puestos de trabajo.

La caída de las ventas en el conjunto de España fue en 2012 de un 6,8 % y de un 6,9 % en Madrid, donde, según ha explicado el secretario general, Miguel Ángel Fraile, el sector está "prácticamente liberalizado".

Ha insistido, sin embargo, en que en el País Vasco, donde no se abre ningún festivo, la caída de las ventas fue menor y se situó en un 5,7 % menos.

Con estos datos, Fraile ha asegurado que "no es cierto" que a mayor implantación de grandes superficies y horarios se genera una mayor actividad.

Durante el año 2012, el sector de equipamiento del hogar fue el más castigado, con un descenso de ventas del 10,6 % por lo que acumula un 49,8 % en los últimos cinco años, mientras que el equipamiento de la persona tiene un descenso acumulado de un 18 % y la alimentación de un 11,7 % y la automoción tuvo el año pasado un pequeño repunte.

La campaña de rebajas se cerrará con un descenso del 10 % con respecto a la del año pasado, peor de lo previsto, entre otras cosas, porque el frío "ha venido tarde" cuando los escaparates de las tiendas ya tienen la ropa de primavera.

Según Fraile, las perspectivas para este año no son mejores, ya que continúa la alta tasa de paro y la "alarmante" pérdida de confianza de los consumidores.