ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

Plantilla de la estación del Prado retoma la campaña de firmas contra el cierre para superar 5.000 adhesiones

SEVILLA, 28 (EUROPA PRESS)

Los trabajadores de la estación de autobuses del Prado de San Sebastián retomarán en los próximos días la recogida de firmas que iniciara meses atrás con el objetivo de mostrar su rechazo al cierre de estas instalaciones que consideran viables.

En este sentido, el secretario general de UGT en el Ayuntamiento de Sevilla, Santiago de los Reyes, ha explicado a Europa Press que los trabajadores entregaron ya más de 4.000 firmas, recogidas entre los usuarios de la estación, una cifra que ahora esperan que supere las 5.000 adhesiones a través de una mesa que se prevé instalar los viernes en el exterior de las instalaciones, donde también se informará a los viajeros de las "negativas consecuencias de su cierre".

También, recuerda que a mediados de mes le entregaron al Ayuntamiento de Sevilla una propuesta de plan de viabilidad para la estación, la segunda que se entrega, con medidas como la compatibilización de los autobuses de transporte de pasajeros con los turísticos. De los Reyes advierte además de que el número de viajeros de las instalaciones son "mucho superiores a los 1.000 diarios que asegura el Consistorio", apuntando a informes "fiables" que indican que la cifra de usuarios media diaria ronda las 3.000 o 4.000 personas actualmente, una cifra que supera los 10.000 en los fines de semana de verano.

Asimismo, asegura que se ha remitido este segundo plan de viabilidad, teniendo en cuenta que "del primero todavía no han dado contestación alguna". Esta nueva propuesta apuesta por dar uso conjunto a la estación tanto por parte de los autobuses de transporte de pasajeros como de los turísticos porque son "perfectamente compatibles".

Según subraya, esta unión supondría aumentar el nivel de ocupación de las instalaciones del Prado, provocando que "pueda mantenerse abierta y generar beneficios". A esto, suma la "necesaria revisión" de algunos conceptos que pagan las empresas que allí se encuentran, apuntando a que "algunas de las que se pagan son ridículas".