AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

domingo, 20/04/14 - 14: 02 h

economía, negocios y finanzas

Facebook e Instagram: las claves de un largo romance que ha acabado en boda

David G. Ortiz

martes, 10/04/12 - 05:04

[ ]
Facebook ha comprado Instagram por 1.000 millones de dólares. Eso es lo único que sabemos a ciencia cierta, pero lo que todos nos preguntamos es el por qué. Aquí tienes unas cuantas pistas.
Instagram llega a Android  -Foto: lainformacion.com

El día de ayer fue histórico y marcará un antes y un después en el avance de la llamada 'economía digital'. El valor de Instagram, una empresa con poco más de 550 días de antigüedad, se fijaba en 1.000 millones de dólares, más de lo que vale, por ejemplo, el centenario The New York Times.

Y no sólo eso. Además era otra empresa de tan solo ocho años de antigüedad, Facebook, la que desembolsaba la asombrosa cifra para hacerse con algo que hace una década nos hubiera parecido una ridiculez: una herramienta que sirve para hacer fotos que parecen antiguas, ponerles una etiqueta y compartirlas con los amigos.

Pero las cosas han cambiado mucho y todo lo que creíamos saber sobre el valor de las empresas o los productos se ha visto alterado. Ahora vivimos en el mundo del 'no sé cómo voy a ganar dinero, no tengo modelo de negocio, pero por lo pronto ya hay diez tíos que han metido dinero en mi idea'.

Y en ese mundo las claves que explican una operación como la compra de Instagram por parte de Facebook son otras. Por ejemplo:

Facebook ha fracasado en el terreno móvil

Ninguno de los numerosos intentos de Zuckerberg y los suyos por dar con la tecla en el terreno de la movilidad ha llegado a buen puerto. Es un hecho: muy poca gente utiliza la aplicación de Facebook para compartir fotos desde su teléfono móvil.

Y, en cambio, 30 millones de personas lo hacen a través de Instagram, que ha sabido encontrar la fórmula del éxito: llegar en el momento justo (cuando el iPhone 4 y su revolucionaria cámara salieron al mercado) y ofrecer un aliciente para que una audiencia masiva se decida a hacer públicas sus fotos. Esa función, al menos en un primer momento, la cumplieron los filtros: a todos nos gusta que nuestras instáneas luzcan mejor de lo que nuestros conocimientos fotográficos harían esperar.

El crecimiento de Instagram era imparable y se estaba convirtiendo en un peligroso competidor. Hasta ayer. Ahora Facebook no tendrá que volver a preocuparse por eso: ha logrado convertir un potencial peligro en una jugosa oportunidad.

No es solo una aplicación

Ni mucho menos. Facebook no ha pagado mil millones de dólares por un puñado de líneas de código y unos cuantos diseños. ¿Entonces qué?

En diciembre, Kevin Systrom, el rostro público de Instagram y uno de sus dos fundadores, tuvo que responder a una pregunta similar. ¿Cómo reaccionarías si mañana de repente Facebook introduce filtros?

“Los filtros siempre han estado disponibles y creo que al principio cuando mucha gente pensaba en Instagram pensaba solo en filtros”, reconoció Systrom. “Pero no es nuestro núcleo ni el activo que debemos defender. Creo que el activo que debemos defender es la comunidad. En ningún otro sitio encontrarás casi 15 millones de usuarios verdaderamente apasionados y emocionados por compartir sus fotos públicamente. Es una historia visual del mundo”.

No es que a Facebook le interesen los 30 millones de usuarios (15 cuando respondía a la pregunta) que utilizan la aplicación, porque la mayoría de ellos también tienen una cuenta en la red social de Zuckerberg. Lo que sucede es que en Instagram están mucho más dispuestos a volcar sus fotos sin tapujos que en Facebook, cada vez más denostado por su falta de privacidad.

¿Se contagiará Instagram de la 'mala fama' de sus compradores o sucederá a la inversa? Ahí reside parte de la llave del éxito de esta operación.

¿Os acordáis de Google y YouTube?

La historia es muy parecida. Un gigante incapaz de hacerse fuerte en un mercado que le resulta interesante - en aquel caso el vídeo - y que opta por absorber una pequeña empresa con gran aceptación y un éxito que superaba las expectativas. La cifra fue aún más alta, 1.650 millones de dólares, y los términos del acuerdo también presentan similitudes.

Tras el anuncio de Zuckerberg, Systrom se ha apresurado a aclarar en su blog que “Instagram no se va a ninguna parte”. Trabajarán codo con codo con Facebook, pero la aplicación y la marca, al igual que sucedió con YouTube, seguirán siendo independientes. Incluso seguirá disponible la opción de compartir las fotos en redes sociales de la competencia.

Las fotos están de moda

Una razón bastante obvia, pero no por ello menos importante. Zuckerberg no se hubiera lanzado a la piscina si no tuviese claro que el futuro de las redes sociales pasa por la imagen. El éxito de Instagram, que en menos de un mes ha conseguido más de un millón de descargas en su recién estrenada versión para Android, se une al 'boom' sin precedentes de Pinterest, que según algunas mediciones ya se habría convertido en la tercera red social de Estados Unidos por número de usuarios.

Eso puede explicar por qué compra Zuckerberg. ¿Pero por qué vende Systrom?

Puede que los 300 o 400 millones de dólares que, según distintas publicaciones estadounidenses, se embolsará con la venta, haya hecho cambiar de opinión a Systrom, que hace unos meses no tenía nada claro eso de vender:

“Creo que vamos a ser una companía bastante independiente en el futuro, porque todavía tenemos mucho que conseguir. Si eso significa o no asociarnos con otros en el futuro, no lo sé”.

La puerta abierta, pero sin sacar la pata. Y, sin embargo, ya se podía intuir desde hace tiempo que la aplicación tal y como ahora la conocemos y el retoque de fotos no eran la idea que Systrom tenía para el futuro de la compañía.

“Si pensamos por un segundo que Instagram son solo fotos, estamos perdidos. Si pensamos en Facebook, nos damos cuenta de que empezó siendo un servicio de fotos. La idea original de Facebook no era otra que la de puntuar fotos de tus compañeros de clase. No se trata de lo que eres ahora, si no de la visión que tengas de lo que quieres ser en un futuro. Y cuando yo pienso sobre Instagram, no pienso necesariamente solo en fotos, pienso en comunicación, en compartir, específicamente en un contexto móvil”.

Systrom quería hacer de Instagram lo que Zuckerberg había hecho de Facebook. Tiene todo el sentido que se hayan acabado emparejando.

Y, además, es una larga historia de amor

Facebook e Instagram son como esas parejas que se conocen desde el instituto, que ya tontearon en las aulas, pero que no dan el paso de casarse hasta que ambos son adultos.

En 2004, una pequeña empresa llamada Facebook comenzaba a despegar. El joven idealista que la dirigía, Mark Zuckerberg, se fijó en un estudiante de Stanford, un tal Kevin Systrom, que había hecho sus pinitos con una herramienta para compartir fotos bastante interesante.

La historia se la contó el propio Systrom a la revista Fast Company en junio de 2011, cuando solo era una anécdota, pero ahora se ha cargado de significado. Systrom y Zuckerberg quedaron para charlar. Y, aunque en aquella ocasión Kevin dio calabazas a Mark, aquel fue el comienzo del romance. “Sin duda fue el presagio de lo que iba a venir en mi futuro”, reconoció el primero.

Más tarde Systrom y su socio Mike Krieger pusieron sus ojos en alguien más maduro. Apple, que estaba a punto de lanzar el iPhone 4, compartía con ellos el gusto por la fotografía. Así que aprovechando el potencial de la cámara del nuevo terminal, el duo emprendedor lanzó Instagram, que rápidamente empezó a cautivar a los usuarios.

Dicen que el año pasado volvieron a quedar y se estuvieron cortejando, aunque la cosa no acabó como Zuckerberg esperaba. De eso no hay nada confirmado. El 11 de octubre, en el programa 'This Week in Startups', a Systrom le preguntaron por qué rechazó por segunda vez la oferta de Facebook. Esto fue lo que contestó:

“Estás asumiendo de forma implícita que eso sucedió. Corren muchos rumores por ahí y yo no voy a corroborar nada de eso”.

Tal vez lo que hacía falta es que Instagram entrase en su edad adulta (el éxito del lanzamiento en Android es un buen indicador de ello) y que la dote ofrecida por Zuckerberg estuviera a la altura de las expectativas de Systrom.

El caso es que al final ha habido boda y, de primeras, los usuarios no han tirado arroz en la puerta de la iglesia. Twitter está que arde y muchos usuarios han cerrado (o eso han dicho) sus cuentas en Instagram.

Las críticas a unos y a otros arrecian, pero aún está por ver en qué termina todo esto. Y, sobre todo, ¿cómo serán los retoños de esta peculiar pareja?

Comienzan las retenciones en la operación retorno de Semana Santa

Comienzan las retenciones en la operación retorno de Semana Santa

Hace 8 minutos |

Se están provocando retenciones importantes en algunos puntos de la red viaria.

Acumulamos cerca de 500 tóxicos en el cuerpo

Acumulamos cerca de 500 tóxicos en el cuerpo

Hace 33 minutos |

Se trata de sustancias tóxicas que proceden de la alimentación, la cosmética y el sector textil y que, según los expertos.

Destacamos

Lo más visto en Economía

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android

iplabel