Arias Cañete augura una dura negociación en defensa de los intereses de España en la nueva PAC

  • Bruselas, 19 mar (EFE).- El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, aseguró hoy que espera un día "duro" de negociación entre los Veintisiete para cerrar su posición sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), en el que España seguirá defendiendo sus prioridades.

España, satisfecha con el primer acuerdo de los Veintisiete sobre la PAC

España, satisfecha con el primer acuerdo de los Veintisiete sobre la PAC

Bruselas, 19 mar (EFE).- El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, aseguró hoy que espera un día "duro" de negociación entre los Veintisiete para cerrar su posición sobre la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), en el que España seguirá defendiendo sus prioridades.

"La discusión sigue todavía muy intensa, tendremos una jornada dura a lo largo del día de hoy", indicó Arias Cañete a la prensa en Bruselas, en el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) que se ha propuesto adoptar la posición común sobre la reforma que le permitirá empezar a negociar con la Eurocámara el texto final de la futura PAC (2014-2020).

No obstante, el representante español confió en que "podamos llegar a un compromiso razonable, sobre todo teniendo en cuenta el voto del Parlamento Europeo" sobre la PAC de la semana pasada, "que ha marcado una senda determinada".

"No sería lógico que el Consejo se apartara mucho o entrara en colisión con o los planteamientos que ha hecho el Parlamento Europeo", opinó.

Arias Cañete explicó que, a lo largo de la primera jornada de Consejo, mantuvo reuniones bilaterales con los grandes países agrarios (Alemania, Francia, Italia y Polonia) para tratar de "aproximar posiciones", mientras que en una reunión a tres bandas con la Comisión Europea y la Presidencia irlandesa de la Unión, España planteó tres "prioridades básicas" y otras ocho accesorias.

El ministro español explicó que "todavía las posiciones están encontradas en el seno del Consejo, hay distintos bloques", por un lado los nuevos países que se adhirieron más tarde a la UE y que tienen problemáticas específicas, y los países que abandonaron el sistema de pago único y fueron a un pago regionalizado.

Precisó que éstos "no quieren que los países que estamos defendiendo una agricultura muy diferenciada, como es la española, podamos tener la flexibilidad necesaria para que la convergencia interna de ayudas, las transferencias de fondos de unos agricultores a otros, sea más limitada y que podamos tener pagos acoplados para apoyar a determinados sectores que lo necesitan", como el ganadero.

Arias Cañete afirmó que la convergencia interna "es para nosotros absolutamente fundamental", ya que el acuerdo con las Comunidades Autónomas "tenía como eje básico" que las transferencias de fondos entre territorios y sectores agrarios fueran limitadas.

Reconoció que un grupo de países "que regionalizaron sus ayudas", liderado por Alemania, "no es partidario del modelo que España quiere".

En segundo lugar, España quiere que los cultivos permanentes tengan un tratamiento especial dentro de las medidas ecológicas que se exigirán a cambio de los pagos directos, "para considerar su potencial medioambiental sin exigencias adicionales".

En tercer lugar, España solicita un "porcentaje suficiente" de ayudas acopladas (vinculadas a la producción) y la posibilidad de que abarquen cultivos como el algodón o el tabaco.

España pide igualmente que se prorroguen de 2015 a 2020 las cuotas azucareras; que en la administración de derechos de plantación en el viñedo, el potencial productivo se incremente un máximo de un 0,5 %, y que se garanticen apoyos al almacenamiento privado de aceite de oliva.

Arias Cañete confió en lograr un compromiso "que tenga en cuenta que no todos los países tenemos la misma estructura agraria, que un país como España tiene una estructura muy peculiar", por lo que exigió "un tratamiento diferenciado".