AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Miércoles, 29/07/15 - 18:05 h

Adaptarse a Windows 8 puede llevar hasta dos semanas

Redacción de Baquía

Viernes, 21 de diciembre del 2012 - 18:41

Lee el artículo completo en: Baquía

[ 0 ]
Con los radicales cambios introducidos en Windows 8, Microsoft perseguía que la nueva versión de su sistema operativo fuera ante todo intuitiva y sencilla de utilizar. Básicamente, recordemos que se da todo el protagonismo al nuevo diseño basado en la interacción táctil con ventanas "vivas" desde la pantalla que dan acceso a aplicaciones y programas, eliminando funciones clásicas de Windows como el menú de Inicio.En una entrevista para Technology Review, Julie Larsson-Green, la ejecutiva que hace unas semanas sustituyó a Steven Sinofsky como máximo responsable de Windows en la compañía, comparte algunos datos sobre la adopción de Windows 8, recogidos de la interacción directa de los usuarios con el sistema operativo a través de un programa que recopila datos de forma anónima.La ejecutiva se muestra satisfecha con lo obtenido hasta ahora. Aunque reconoce que algunos usuarios tendrán dificultades para adaptarse al nuevo diseño, el 90% sólo necesita una sesión para descubrir las dos funciones cruciales para interactuar con la interfaz táctil: la pantalla de Inicio y "Charms", un sistema para crear atajos mediante gestos del ratón o los dedos.También explica que los usuarios, lógicamente, se familiarizan con la nueva interacción cuanto más la usan. El periodo de aprendizaje es similar al observado cuando se rediseñó Office 2007, sustituyendo los menús de texto por una interfaz más visual, y va desde los dos días hasta las dos semanas.La investigación también muestra que los usuarios que más se aferran a los aspectos más cercanos a versiones anteriores de Windows finalmente dejan de usarlas a las seis semanas, un punto de inflexión en el que ya están más familiarizados con las funciones nuevas que con las antiguas.Por último, Larsson-Green también explica que la falta de tutoriales o instrucciones detalladas sobre cómo utilizar Windows 8, algo que ha generado bastantes críticas, es una elección deliberada de Microsoft: según sus pruebas, aunque la gente agradece los tutoriales, no retiene demasiadas cosas de las que aprenden allí, por lo que al final resultan una pérdida de tiempo.Hasta aquí, parece claro que Microsoft está satisfecha con la recepción inicial que está teniendo Windows 8, no ya desde el punto de vista de las ventas (de las que aún no tenemos excesivos datos), sino de la acogida por parte de los usuarios. Ahora bien, un periodo de aprendizaje que dura hasta dos semanas (ojo, se habla de aprendizaje, pero no de satisfacción ni de rendimiento), un punto de inflexión a las seis semanas… ¿no es demasiado? ¿Cuántos usuarios no se sentirán frustrados tras un primer contacto con Windows 8 y no volverán a intentarlo? (y no necesariamente tienen que estar borrachos para eso).Hay algunos datos que contradicen las buenas impresiones de Microsoft. Por ejemplo, como también recoge Technology Review, el conocido gurú de la usabilidad Jakob Nielsen condujo un estudio en el que solicitó a varias personas interactuar durante una hora con Windows 8. La conclusión fue que la usabilidad era decepcionante tanto para usuarios noveles como experimentados.Nielsen cree que el principal problema con W8 es que pide demasiado a los usuarios: después de dos semanas pueden manejarlo con soltura, pero a partir de ahí necesitan seguir aprendiendo cosas continuamente. Deben recordar cómo se maneja un entorno familiar y también aprender el nuevo, que funcionan de manera muy distinta. De esta forma, su productividad puede reducirse, con el riesgo de pasarse a competidores como Apple o Android, o quedarse con el más controlado Windows 7.También puede haber un problema físico, relacionado con la interacción táctil con la pantalla. Scientific American opina que los usuarios de Windows 8 pueden presentar el llamado "síndrome del brazo de gorila", con muestras de cansancio o dolor en el brazo después de un periodo largo de interacción con la pantalla táctil.Y es que aunque la interacción con las pantallas táctiles es cómoda en smartphones y tabletas, no sucede lo mismo en PCs y dispositivos híbridos: la distancia con el cuerpo es más grande, requiere más tiempo de uso y los movimientos y gestos que hay que hacer son más precisos. Todo ello hace que la experiencia –física- sea más incómoda.En definitiva, la aceptación que alcanzará Windows 8 todavía está rodeada de muchas dudas. ¿Alguno de vosotros lo ha probado ya? ¿Cuál es vuestra experiencia?

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter