ÚLTIMA HORA La juez procesa al PP por destruir los ordenadores de Bárcenas

La riqueza de las familias muestra signos de recuperación tras seis meses a la baja


  • El ahorro neto de los hogares españoles se incrementó un 5,5% en julio y septiembre.

  • Desde principios de año la riqueza de las famlias se ha reducido en más de 11.000 millones.

La riqueza financiera neta de las familias españolas cayó el 0,8 por ciento en 2010

La riqueza financiera neta de las familias españolas cayó el 0,8 por ciento en 2010

La riqueza financiera neta de las familias españolas, la diferencia entre sus ahorros acumulados y las deudas que arrastra como consecuencia de los préstamos que les fueron concedidos, subió un 5,5% en el tercer trimestre de 2012 y rompió la racha negativa de los dos primeros trimestres de ese año.

Según los datos publicados hoy por el Banco de España, el incremento fue de 38.763 millones de euros en relación al segundo trimestre, aunque si se amplía el foco al conjunto del año el ahorro financiero de las familias ha caído en 11.356 millones de euros, un 1,5% menos.

Los activos financieros de los hogares españoles -dinero en efectivo, acciones, depósitos y valores en renta- sumaban 1,643 billones de euros al cierre del tercer trimestre de 2012, frente a los 1,682 billones del año anterior.

Por su parte, los pasivos financieros de las familias -los préstamos a corto y a largo plazo y otras cuentas pendientes de pago, como créditos comerciales y anticipos- se redujeron ligeramente a 909.781 millones entre julio y septiembre frente a los 929.912 millones que había en junio.

Parte de este descenso obedece a la caída de los préstamos a corto plazo, que pasaron de 36.033 millones de euros en junio a 30.641 millones en septiembre, lo que refleja un menor consumo con pago aplazado, ya que estos créditos se suelen emplear para adquirir bienes como televisiones o automóviles.

También los créditos a largo plazo han caído, aunque en este caso acumulan ya varios trimestres de caídas, ya que la crisis económica se traduce en un retraimiento de la clientela a la hora de pedir financiación y hace que las entidades financieras endurezcan sus condiciones.

En concreto, al finalizar el mes de septiembre, las familias residentes en España acumulaban 813.304 millones en préstamos a largo plazo, casi 9.600 menos que en el trimestre anterior y 35.809 millones menos que un año antes