Rubalcaba cree que pedir el rescate supondría “apretarnos hasta que hablemos alemán”


El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, cree que pedir el rescate de la economía española supondría una “extrema condicionalidad, apretarnos hasta que hablemos alemán”.
Rubalcaba, junto a Jesús Caldera y el economista Emilio Ontiveros, presentaron el informe “Hacia una economía abierta”, de la Fundación Ideas.
En el coloquio posterior, Emilio Ontiveros defendió la petición del rescate por entender que es la única forma de que España deje de soportar un sobrecoste de financiacion que no se explica por los fundamentos de su economía.
Rubalcaba se mostró de acuerdo con él en el análisis de ese sobrecoste, juzgó “injustificable” la prima de riesgo de la deuda española, y alertó además de que, pese a la relajación, con los niveles actuales España no puede terminar de salir de la crisis.
Sin embargo, mantuvo su oposición a la petición de rescate por los “riesgos” que comportaría la condicionalidad añadida, a pesar de que “ya estamos muy condicionados” y queda poco margen para aumentarla.
Pero dado que la previsión es seguir en recesión en 2013, Rubalcaba expresó su temor a que “nos pase lo que a Portugal” y que esa condicionalidad añadida dificulte aún más la superación de la crisis.
Además, teniendo en cuenta que a Alemania “no le gusta” la idea del rescate de España, el resultado sería una “extrema condicionalidad, apretarnos hasta que hablemos alemán” e incluso “cambiar a Montoro por Schäuble”, el ministro de Hacienda germano, aunque “igual nos venía mejor”.
Rubalcaba acogió las sugerencias de la Fundación Ideas como parte del análisis para conformar la alternativa global de gobierno, que requiere “valentía para enfrentarse con la realidad”. Esa realidad, añadió, “en parte es herencia nuestra y en parte no, a veces es cómoda, y a veces no”.