AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Martes, 09/02/16 - 08:57 h

Mercados de deuda

Éstos son los cinco objetivos que espera conseguir el Tesoro este año

Ana P. Alarcos

Martes, 08 de enero del 2013 - 19:51

[ 0 ]
  • La estrategia de financiación del organismo de este ejercicio está cargada de viejos propósitos y nuevas metas.
  • Prevé captar 20.000 millones menos que en 2012, apoyarse en banca española e inversores extranjeros, y facilitar la inversión de los particulares.
  • 1. El Gobierno español pedirá ayuda a sus socios europeos
    1. El Gobierno español pedirá ayuda a sus socios europeos
    Que el Gobierno de Mariano Rajoy pedirá ayuda a Bruselas es una de las previsiones más repetidas para este año, aunque también lo fue en la recta final de 2012. Analistas, economistas, empresarios y organismos dan por hecho que España pedirá la asistencia de sus socios europeos para poder activar la compra de deuda por parte del Banco Central Europeo. Y es que cuando la autoridad monetaria adquiera títulos españoles en el mercado secundario, las tensiones se reducirán y el Tesoro podrá financiarse a unos tipos de interés más baratos. El Gobierno, de momento, no tiene pensado pedir apoyo a Europa, aunque diferentes voces del Ejecutivo (incluida la del presidente) han asegurado que la opción se tomará cuando sea necesario. ¿Acertarán los expertos situando la fecha en 2013?

    Ver imagen en tamaño completo

  • 2. La prima de riesgo bajará hasta el nivel lógico de 300 puntos básicos
    2. La prima de riesgo bajará hasta el nivel lógico de 300 puntos básicos
    “España no se merece la prima de riesgo que tiene. Por fundamentales, debería estar mucho más baja”. Éste es el argumento que han defendido analistas y organismos durante todo este ejercicio y, según sus previsiones, 2013 será el año en el que el riesgo España cotice en un nivel lógico. Los expertos consultados por lainformacion.com y el propio FMI consideran que debería reducirse cerca de 100 puntos básicos desde las zonas actuales, hasta quedar instalado alrededor de los 300 enteros. Todo ello supeditado a que el Gobierno acabe pidiendo ayuda a Europa. No obstante, hay previsiones más optimistas. Por ejemplo, el mejor de los escenarios del FMI sitúa a la prima de riesgo española alrededor de los 250 puntos básicos, mientras que el Tesoro estima que pueda bajar hasta los 200 enteros en un plazo de entre uno y tres años. ¿Habrá llegado el final definitivo de la tormenta de la deuda soberana?

    Ver imagen en tamaño completo

  • 3. El Ibex vivirá un año de subidas
    3. El Ibex vivirá un año de subidas
    Tras acumular tres ejercicios consecutivos de caídas, 2013 parece llegar con ganancias bajo el brazo para el Ibex 35. Y es que, aunque las previsiones son muy variadas, todas apuntan a que el principal indicador de la bolsa española recuperará terreno. ¿Y cuánto puede subir? De momento, es la pregunta del millón y no hay más que echar un vistazo a las cifras tan diferentes que manejan los analistas. Los más conservadores, como Ahorro Corporación, creen que el Ibex podría cerrar el año en 8.340 puntos, apenas un 3% por encima de los niveles actuales. En cambio, los escenarios más eufóricos sitúan al índice por encima de la barrera psicológica de los 9.000 puntos. El dibujado por la entidad Bankinter, por ejemplo, eleva al selectivo hasta los 9.015, en línea con el que espera el banco alemán Deutsche Bank, mientras que el francés BNP Paribas no descarta que alcance los 9.500 puntos. Esto supondría subir un 17% desde zonas actuales.

    Ver imagen en tamaño completo

  • 4. Los mejores valores de 2012, favoritos para repetir trofeo
    4. Los mejores valores de 2012, favoritos para repetir trofeo
    Otra de las previsiones más importante del año es qué empresas serán las más rentables de la bolsa española. Y parece que todos los analistas se han puesto de acuerdo: coinciden prácticamente en todas las recomendaciones. Sea coincidencia o consecuencia, lo cierto es que las carteras de los expertos estarán compuestas por compañías grandes y medianas, donde destacan la cadena de supermercados Dia, el grupo textil Inditex, la farmacéutica Grifols, las constructoras Ferrovial y OHL, la central de reservas de viajes Amadeus o el fabricante de vidrio Vidrala. Todos ellos han cerrado el ejercicio en positivo, y sus alzas van desde el 7% que se ha revalorizado esta última compañía hasta el 90% de Grifols, pasando por el 60% del dueño de Zara o el 35% de los supermercados de bajo coste. “Apostamos porque los valores que lo hicieron bien el año pasado seguirán con su senda alcista en éste. En general, están muy internacionalizados y evolucionan al margen del ciclo económico, por eso seguimos creyendo en ellos”, aseguran en IG.

    Ver imagen en tamaño completo

  • 5. La economía seguirá en recesión y el PIB caerá más de un 1%
    5. La economía seguirá en recesión y el PIB caerá más de un 1%
    Las últimas proyecciones económicas del Gobierno, el Banco de España y los organismos internacionales miran en la misma dirección: la contracción económica se mantendrá este año. Ahora bien, ¿cuánto caerá el PIB? La respuesta varía en función de a quién se le pregunte. Así, la OCDE asegura que la riqueza española bajará un 1,4%, lo mismo que espera el servicio de estudios de BBVA. El FMI, por su parte, fija la caída en el 1,3%, mientras que el Banco de España está convencido de que se contraerá más del 1%. ¿Y qué espera el Gobierno? Una caída económica mucho más modesta. Calcula que el PIB bajará un 0,5% y que, en la segunda mitad del año (es decir, a partir de junio), empiecen a verse mejoras. Aun así, el propio Mariano Rajoy reconoció la semana pasada que 2013 será un ejercicio muy duro.

    Ver imagen en tamaño completo

  • 6. El paro seguirá subiendo y puede alcanzar el 26%
    6. El paro seguirá subiendo y puede alcanzar el 26%
    La última Encuesta de Población Activa (INE) cifró el número de desempleados en 5.778.100 personas o, lo que es lo mismo, una tasa de paro del 25,02%. Y no hay experto que piense que la cifra va a mejorar. Muchos creen que la cifra alcanzará el 26% en este ejercicio, como BBVA, que lo sitúa en el 26,1%, o la OCDE, que lo eleva al 26,9%. Y hay previsiones más agoreras: Ahorro Corporación, por ejemplo, estima que la tasa de desempleo puede superar el 27%. ¿Significa esto que España alcanzará los seis millones de parados este año? Todavía es una incógnita, incluso para el Gobierno, que ni siquiera se ha atrevido a hacer una predicción. Es más, en la comparecencia de valoración de 2012, Rajoy esquivó las preguntas en este sentido.

    Ver imagen en tamaño completo

  • 7. El precio del dinero renovará sus mínimos históricos
    7. El precio del dinero renovará sus mínimos históricos
    Al igual que ocurría con la necesidad de que España pida ayuda a Europa, los expertos pensaban que los tipos de interés en la eurozona acabarían el ejercicio pasado en el 0,5%. Sin embargo, el Banco Central Europeo (la máxima autoridad monetaria en la región) los ha dejado en el 0,75%. Ahora bien, en la última reunión de la institución, celebrada el 6 de diciembre, se planteó la posibilidad de reducir el precio del dinero para hacer frente a la debilidad económica en la zona del euro. Y, aunque en aquella ocasión no salió adelante, los expertos dan por hecho que la rebaja se producirá entre enero y marzo. Así lo adelantan decenas de entidades nacionales como Bankinter, Inversis Banco o Banca March, y bancos de inversión internacionales de la talla de Morgan Stanley. Todos ellos creen que no habrá más recortes adicionales al de principios de año y, por ello, que el precio del dinero cerrará 2013 en el 0,5%, que será un nuevo mínimo histórico.

    Ver imagen en tamaño completo

España ha desvelado cuál será la hoja de ruta del Tesoro Público a lo largo de este ejercicio y, en ella, aparecen viejos objetivos y nuevas apuestas estratégicas.

Como viene siendo de costumbre, el organismo dependiente del Ministerio de Economía espera, por ejemplo, financiarse al menor coste posible, y apoyarse en la banca española y en los inversores extranjeros para cumplir calendario.

Además, y como novedad, va a facilitar la inversión a los pequeños ahorradores, que contarán a partir de ahora con una plataforma para comprar y vender fácilmente deuda pública. Éstos son los cinco objetivos que espera lograr el Tesoro a lo largo de 2013:

1. Colocar 230.000 millones, menos que en 2012

La primera meta que quiere cumplir el organismo emisor es colocar en los mercados a lo largo del año entre 215.000 y 230.000 millones brutos.

A primera vista, la cifra puede asustar a más de uno, aunque lo cierto es que se trata de una cantidad inferior a la conseguida en 2012. Durante el pasado ejercicio, la financiación total del Tesoro alcanzó los 249.635 millones. Es decir, prevé captar entre un 7,9% y un 13,9% menos.

El objetivo se antoja asequible, ya que se debe tener en cuenta dos factores: el primero, que en 2012 colocó más de lo esperado y eso que ha sido uno de los más convulsos en la historia de la eurozona; y, el segundo, que ha empezado el año con un dinero extra en la hucha.

Según fuentes de mercado, la institución dependiente del Ministerio de Economía tiene unos 11.200 millones disponibles para este año que le sobraron del anterior, cuando, tras haber cubierto necesidades a principios de noviembre, decidió cumplir el calendario previsto para ampliar su colchón de dinero.

Además, el Tesoro se enfrenta a unas necesidades netas de financiación más reducidas que un año antes. Esto significa que España necesita este año menos dinero que el anterior.

En concreto, las citadas necesidades ascienden a 71.021 millones, un 17% por debajo de las que tuvo en 2012 (algo menos de 86.000 millones) y hasta un 26% menos de lo que terminó captando en ese ejercicio (unos 96.000 millones). Con todo, la primera prueba de fuego será mañana, cuando intentará captar 5.000 millones en bonos y obligaciones.

2. Buscar una financiación más barata

El segundo objetivo del Tesoro no es otro que financiarse al menor coste posible. Cada vez que España sale a los mercados debe ofrecer un interés a los inversores para que éstos compren los distintos tipos de deuda (letras, bonos y obligaciones, según los plazos) y, como es lógico, cuanto menor sea la rentabilidad que deba pagar a sus prestamistas, más barato le resulta financiarse.

En 2012, el coste medio de financiación que afrontó el organismo fue del 3,42%, casi medio punto por debajo del que soportó un año antes (en 2011, fue del 3,9%) y el Tesoro quiere mantener esta tendencia.

“Nos adaptaremos a las condiciones del mercado, lo que significa que la estrategia del Tesoro para este ejercicio pasa por flexibilizar los plazos y minimizar los costes de las emisiones. Sin olvidar que se podrán emitir instrumentos alternativos, como bonos del Estado con características distintas a las habituales”, ha asegurado Iñigo Fernández de Mesa, secretario general del organismo.

Para conseguirlo, España dejará de emitir letras a 18 meses, que serán sustituidas por letras a nueve meses (que nunca se han subastado), e introducirá una nueva referencia de bonos a dos años.

Esto significa que, a partir de ahora, la deuda española estará dividida en diez tipos de papel, uno más que hasta ahora. En concreto, letras a tres, seis, nueve y doce meses (corto plazo), bonos a dos, tres y cinco años (medio plazo) y obligaciones a diez, quince y treinta años (largo plazo).

3. Facilitar la inversión de los particulares

La tercera pieza clave de la estrategia del Tesoro pasa por acercar la compraventa de deuda a los inversores minoristas, es decir, los pequeños ahorradores.

Según los últimos datos disponibles (que recogen hasta noviembre) los particulares tenían invertidos 5.816 millones de euros en letras, bonos y obligaciones españoles, lo que apenas representa un 1% del total.

Para que su participación aumente, el organismo emisor ha llegado a un acuerdo con la empresa que gestiona la bolsa y los mercados españoles, BME, para implantar otra novedad: que la deuda española sea negociada en el mercado secundario a través de la plataforma de renta fija SEND (Sistema Electrónico de Negociación de Deuda). Y, así, facilitar la compra y la venta de los títulos españoles, o, dicho de otro modo, dotar de liquidez a los mismos.

“Este mercado funciona igual que la bolsa: las contrataciones son electrónicas, no telefónicas, lo que significa que una operación se cierra cuando el sistema casa una orden de compra con una de venta. Si una persona quiere invertir en un activo, basta con que acuda a su banco o a su sociedad de valores para proceder a la compra o la venta”, explican fuentes internas de BME.

4. Apoyarse en la banca española y los inversores extranjeros

España no solo quiere acercar la deuda a los pequeños inversores: también es consciente de que en su plan de financiación son claves tanto los bancos españoles como los inversores internacionales.

Es más, los primeros son los que han logrado sostener las emisiones en los momentos más complicados del Tesoro en los últimos meses, tanto que en solitario tienen el 33,5% de la deuda en circulación, prácticamente la misma cifra que registran todos los inversores extranjeros (bancos, fondos soberanos...), que poseen en torno al 35,3%.

Entre todos ellos suman un 68,8% del total (en euros, la participación conjunta ronda los 418.000 millones), de ahí que sean un público objetivo clave para el Tesoro y, según sus previsiones, que lo sigan siendo.

“La banca española todavía tiene margen para invertir, mientras que se ha visto una entrada de dinero importante en los últimos meses de manos extranjeras”, ha destacado Fernández de Mesa.

Es más, el secretario del Tesoro recuerda que, desde agosto, han entrado en España 22.000 millones netos de manos internacionales, “todo un síntoma de que el apetito de los inversores extranjeros se ha reabierto y que están interesados en todos los plazos de la deuda, desde los más cortos a los más largos”.

Además, puntualiza que, “en términos comparativos, el riesgo público de la banca española (que incluye exposición a deuda del Estado, de comunidades autónomas...) se sitúa por debajo de la media europea, por lo que no está sobreexpuesta”.

5. Mantener estable la vida media de la deuda

El último objetivo del organismo dependiente del Ministerio de Economía es luchar porque la vida media de los títulos españoles se mantenga estable. Es decir, para que no se le amontonen los pagos de las deudas a los inversores.

En 2012, y fruto de la elevada cantidad de colocaciones a corto y medio plazo, la vida media del conjunto de la deuda cayó desde 6,55 años a 6,34 años, el nivel más bajo en ocho años.

“A pesar del descenso, todavía hay margen de más reducciones porque sigue en unos niveles muy razonables y lo seguirá estando siempre que se mantenga por encima de 6 años”, ha confesado Fernández de Mesa, quien ha añadido que “aun así, la pretensión del Tesoro es mantener estable el ratio”.

Para ello, y siguiendo el mismo argumento que en mantener bajos los costes de financiación, el secretario del organismo ha insistido en que 2013 será un ejercicio de flexibilidad de los plazos de emisión, con el fin de aprovechar al máximo las treguas del mercado y apostar por la cautela en los tiempos de tormenta.

Únete a nuestros seguidores

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter