Protestan ante la nueva casa de Depardieu por su "insolidaridad fiscal"

  • Un grupo de militantes del partido belga de extrema izquierda PTB ha protagonizado hoy un acto de protesta ante la vivienda adquirida en Bélgica por el actor francés Gérard Depardieu, a quien acusan de intentar escapar al fisco de Francia, siguiendo el ejemplo de otras personalidades galas.

Bruselas, 12 dic.- Un grupo de militantes del partido belga de extrema izquierda PTB ha protagonizado hoy un acto de protesta ante la vivienda adquirida en Bélgica por el actor francés Gérard Depardieu, a quien acusan de intentar escapar al fisco de Francia, siguiendo el ejemplo de otras personalidades galas.

Varios miembros de ese partido se han personado por la mañana ante la casa del protagonista de filmes como "Cyrano de Bergerac" o la saga de "Astérix y Obélix", situada en la localidad belga de Néchin, a apenas un kilómetro de la frontera francesa.

El objetivo ha sido "hacerle entrega" de un simbólico regalo de "bienvenida": una imitación de bote de detergente con la referencia "Taxe" (Impuesto), "un producto que debería revolucionar la fiscalidad belga", señaló el partido en un comunicado.

"El bote del impuesto de los millonarios crea empleo y bienestar, protege contra las restricciones, ayuda a cerrar el agujero en el presupuesto y refuerza la solidaridad", según un portavoz.

Los participantes en el acto de protesta, que han exhibido una pancarta con la frase "¡Bienvenido, Gérard!", han denunciado que el comportamiento del actor francés, uno de los mejores pagados en su país, no es solidario con Francia, ni con los empleados belgas, que soportan una elevada fiscalidad.

Desde que Depardieu se empadronó en Bélgica, los medios de comunicación han especulado con la posibilidad de que el traslado del actor tenga como objetivo escapar del fisco francés, muy elevado para las grandes fortunas, y una táctica que se está convirtiendo en habitual aprovechando las ventajas que Bélgica ofrece a los más ricos.

De hecho, Néchin es conocida por albergar a numerosos ciudadanos franceses, incluida la familia Mulliez, propietaria del grupo de distribución Auchan (Alcampo).