ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

El Gobierno destinará 84,9 millones a la distribución de alimentos a 2 millones de personas necesitadas en 2013

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Ministros ha autorizado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) que destine 84,9 millones de euros al Plan de Ayuda Alimentaria 2013 por el que se entregan alimentos de primera necesidad de forma gratuita a dos millones de personas necesitadas.

Así, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), el MAGRAMA licitará el suministro y distribución de alimentos para las personas más necesitadas por un monto de casi 85 millones de euros, que es la cantidad asignada a España en el Plan 2013 de ayuda alimentaria de la Unión Europea.

El proceso de licitación se iniciará en las próximas semanas una vez se remita el anuncio al Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) y tenga lugar la publicación de los pliegos en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Podrán participar empresas agroalimentarias españolas o de cualquier otro agente económico de la Unión Europea que fabriquen y comercialicen determinados tipos de alimentos.

Concretamente, los alimentos que se comprarán son aceite de oliva, legumbres (lentejas y garbanzos), arroz, leche UHT, queso, macarrones, harina, galletas, fruta en conserva sin azúcar añadido, judías verdes en conserva, tomate frito y cereales infantiles.

El contrato comprenderá el suministro de los alimentos y su transporte, descarga y apilamiento en los almacenes de las organizaciones de caridad distribuidas por toda España que designe el FEGA a cambio de una contraprestación económica para que los alimentos lleguen gratis a unas 9.000 entidades benéficas.

Dichas organizaciones distribuirán los alimentos de primera calidad entre más de 2.000.000 de personas necesitadas, para que puedan preparar fácilmente una comida completa para una persona o para una familia con varios miembros, incluidos bebés.

La autorización de esta licitación supone un nuevo impulso al Plan de ayuda alimentaria con la compra de nuevos productos que dará continuidad a la finalización del Plan 2012, lo que permite que la distribución de alimentos entre la población necesitada se realice de una forma más homogénea a lo largo de todo el año.