La luz será más cara para los usuarios que superen en un 10% el consumo medio


El nuevo sistema de peajes progresivos propuesto por el Ministerio de Industria y que entraría en vigor el próximo 1 de enero penalizaría a los usuarios que consuman más de un 10% del consumo medio en su potencia contratada.
Según la propuesta del Departamento que dirige José Manuel Soria, y que aun está en estudio, el objetivo de la nueva norma es “contribuir a impulsar un consumo de energía eléctrica más responsable, el ahorro y la eficiencia energética”.
Por ello, se quiere introducir un sistema de progresividad en los precios de los peajes de acceso en aquellos consumidores de baja tensión con una potencia contratada mayor a 3kW y de menor o igual a 10kW que “tengan con un consumo superior a la media”.
Desde Industria se puntualiza que esta propuesta, que se ha remitido a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) para su estudio, no afecta a los consumidores del bono social ni a los que realicen un “consumo excesivo”.
Este nuevo sistema progresivo que quiere imponer Industria consiste en incrementar el precio variable del peaje a los que consuman por encima de su media contratada. Los llamados peajes suponen el 50% del recibo de la luz y sirven al Ejecutivo, que es quien los fija, para financiar los costes del sistema.
Los denominados “peajes desincentivadores” comenzarán a aplicarse cuando el consumo supere un 10% el consumo medio estimado para el escalón de potencia contratado. Este cómputo medio proviene de datos de la CNE.
El cálculo del consumo medio y del límite de consumo así como los recargos para los consumidores con discriminación horaria se realizará “con respecto a las horas punta”, para “incentivar esa gestión de la demanda”.
Desde Industria se insiste en que “los consumidores que no superen el límite, no verán incrementada su factura”.