ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y siga el escrutinio minuto a minuto

Botín y Alfredo Sáenz cobraron 3 y 8,2 millones en 2012, un 30% menos

  • Tanto Botín como Sáenz decidieron recortar su remuneración variable en un 50%

  • La remuneración fija de los consejeros se mantiene 'congelada' por tercer año consecutivo.

Botín rebajó su remuneración total un 32% en 2012 y Sáenz un 29%

Botín rebajó su remuneración total un 32% en 2012 y Sáenz un 29%

Agencias

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, percibió una remuneración total de tres millones de euros en 2012, un 32% menos que la recibida en el ejercicio precedente, mientras que la retribución del consejero delegado de la entidad, Alfredo Sáenz, se redujo un 29%, hasta 8,2 millones de euros, según datos del banco.

Estos descensos son consecuencia de que tanto Botín como Sáenz decidieron recortar su remuneración variable en un 50%, el doble de la reducción aplicada a los consejeros ejecutivos.

En concreto, el consejo del Santander se redujo su remuneración un 34,6% en 2012, desde los 41,3 millones de euros percibidos en 2011 a los 27,5 millones.

La remuneración fija de los consejeros se mantiene 'congelada' por tercer año consecutivo. La retribución variable está vinculada a la evolución del beneficio neto ordinario atribuible y a la rentabilidad ajustada al riesgo (RORAC).

En función de estos criterios, la retribución variable baja un 25,2%, pero el presidente y consejero delegado pidieron expresamente a la Comisión de Nombramientos y Retribuciones que sus bonus se redujeran a la mitad con respecto a 2011.

Los consejeros ejecutivos reciben el 40% de la remuneración variable en el año, la mitad en efectivo y la mitad en acciones, y el 60% restante durante tres años, también a partes iguales en efectivo y acciones.

Así pues, el importe en efectivo recibido en 2012 por Emilio Botín por sus funciones ejecutivas fue de 1,62 millones de euros y de 4,4 millones de euros en el caso de Alfredo Sáenz.

En cuanto a los compromisos por pensiones a cierre del pasado ejercicio, el saldo inicial correspondiente a Emilio Botín asciende a 25,5 millones de euros, y el de Alfredo Sáenz a 88,1 millones de euros.

El Banco Santander cerró 2012 con un beneficio atribuido de 2.205 millones de euros, lo que supone un descenso del 59% con respecto a 2011, tras realizar provisiones por 18.800 millones y sanear el riesgo inmobiliario en España.

El beneficio antes de provisiones se situó en 23.559 millones, lo que supone un aumento del 1,6%.