AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 24/07/14 - 04: 58 h

servicios bancarios

España abre una vía para que la ayuda europea a la banca no incremente el déficit

lainformacion.com

martes, 11/12/12 - 13:23

[ ]
  • Introduce en el contrato de España con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) una cláusula que contempla la posible recapitalización directa de las entidades financieras rescatadas.
  • Una eventual financiación directa por el MEDE evitaría que la ayuda de 37.000 millones se convirtiera en deuda pública española y elevara el déficit.
El presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker (c); la directora gerente del FMI, Christine Lagarde; y el vicepresidente económico de la Comisión, Olli Rehn, en una reciente reunión en Bruselas.

El Ministerio de Economía continúa manteniendo viva la esperanza de que la asistencia financiera de 37.000 millones de euros prestada por Europa al sistema bancario español no termine impactando sobre el déficit público.

El contrato firmado por el Gobierno de España con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el mecanismo permanente de resolución de crisis creado por los 27, todavía contempla la posibilidad de la recapitalización directa de las entidades españolas.

Esta opción tendría importantes consecuencias. En ese escenario, sería el MEDE y no el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) el que entraría en el capital de las entidades rescatadas, lo que tendría como principal consecuencia que el riesgo de la operación lo asumiría el mecanismo europeo y no el fondo estatal.

¿Qué implicaría esto? En primer lugar, que la financiación efectivamente recibida por la banca no computaría como deuda pública española. En segundo términos, que los intereses que se desprenderían de esas operaciones de endeudamiento no serían tampoco financiados por el Gobierno español.

El principal obstáculo para que este escenario se convierta en realidad continúa siendo Alemania, que ya ha dicho varias veces que esta opción no llegará a tiempo para España, informa EFE.

En el contrato se recuerda que los líderes europeos acordaron en junio que "cuando se estableciera un único mecanismo de supervisión eficaz con la participación del BCE para los bancos de la zona del euro, el MEDE podría, tras una decisión ordinaria, tener la posibilidad de recapitalizar directamente las entidades bancarias".

"Adoptada una decisión de este tipo y aprobada la utilización directa de la recapitalización bancaria para las entidades financieras de España, o bien se introducirán las pertinentes modificaciones en este acuerdo para dar efecto a tal decisión, o bien se sustituirá el presente acuerdo por uno nuevo que prevea la recapitalización directa de dichas entidades", agrega el documento.

El contrato -suscrito también por el Banco de España y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) como garante- recoge otro de los acuerdos de la cumbre de junio: que el MEDE renuncia a su estatus de acreedor prioritario y no relegará al resto de inversores en deuda española.

"Las obligaciones del Estado Miembro Beneficiario respecto de la facilidad de recapitalización de entidades financieras (del MEDE) tendrán la misma prelación que todos los demás préstamos y obligaciones presentes y futuros, no garantizados y no subordinados, del Estado Miembro beneficiario derivados de su endeudamiento correspondiente presente o futuro", afirma el documento.

El contrato recuerda que el tope de la asistencia financiera comprometida para España es de 100.000 millones de euros y que a priori la ayuda debe consagrarse a la banca. El MEDE, subraya, "no estará autorizado a prestar ninguna asistencia financiera conforme a una facilidad salvo según lo dispuesto en el acuerdo y con arreglo a las condiciones en él previstas".

Sin embargo, en términos generales recuerda que un Estado miembro puede solicitar cambiar el destino del dinero concedido o sobrante a otros usos, como una línea de crédito preventiva o la compra de bonos en el mercado primario o secundario. Ello obligaría no obstante a modificar las condiciones exigidas a cambio del rescate.

El MEDE tiene previsto desembolsar este miércoles al FROB el primer tramo del rescate bancario por valor de 39.500 millones de euros para la banca nacionalizada y la sociedad de gestión de activos inmobiliarios.

La Comisión aprobará el 20 de diciembre el siguiente tramo de la ayuda de 1.500 millones de euros -según el ministro de Economía, Luis de Guindos- y los planes de reestructuración para Banco Mare Nostrum, Banco Caja 3, Liberbank y Ceiss.

Destacamos

Lo más visto en Economía

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel