AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 23/10/14 - 22: 09 h

economía, negocios y finanzas

Un empresario quiere crear un paraíso para ricos al margen de la ley de EEUU en una isla abandonada de Detroit

Roberto Arnaz

miércoles, 13/02/13 - 13:49

[ ]
  • Los interesados en vivir en esta exclusiva ciudad estado deberán pagar 300.000 dólares por cabeza.

  • De momento, 50 grandes empresarios ya han abanderado el proyecto, que ha sido presentado a las autoridades locales.

 

Commonwealth of Belle Isle: un paraíso para ricos

En 1957 la escritora Ayn Rand publicó su gran obra, ‘La rebelión de Atlas’. A lo largo de 1.300 páginas y 645.000 palabras, Rand dibujaba un futuro en el que Estados Unidos entraba en decadencia como consecuencia del excesivo intervencionismo del Gobierno. En ese universo imaginario, la clase dirigente, políticos y funcionarios, lleva al país a una lenta e inexorable destrucción.

Hartos vivir bajo el yugo de un gobierno incompetente y de que su trabajo acabe en los bolsillos de esa clase de saqueadores institucionales, los emprendedores e intelectuales se revelan, se declaran en huelga y, poco a poco, desaparecen misteriosamente. Liderados por el filósofo y científico John Galt crean un paraíso escondido en las montañas rocosas donde escapar del opresivo intervencionismo estatal.

Solo abandonan su retiro para, una vez derrocado el autoritario gobierno, realizar una marcha sobre Wall Street y el resto de centros de decisión económica liderados por Galt y con el dólar como símbolo de su revolución.

Pues bien, con las grandes fortunas y empresarios de EEUU cada vez más en contra de la Administración Obama, a la que acusan de recaudar demasiados impuestos y de querer intervenir más de la cuenta en su vida y sus negocios, la utopía de Ayn Rand está cada vez más cerca de convertirse en realidad: un empresario quiere crear un paraíso para ricos al margen de la ley en una isla abandonada de Detroit.

El constructor Rodney Lockwood pretende que el ayuntamiento de la antigua capital mundial del motor le venda Belle Isle, un islote de casi 400 hectáreas situado en el delta del lago Saint Claire, justo en la frontera de EEUU con Canadá.

Detroit, en plena decadencia económica y social, tiene una deuda de 16.000 millones de dólares y Lockwood ofrece 1.000 millones por este trozo de tierra semiabandonado desde 2005.

Con su propia ley

La idea del promotor es crear allí una comunidad independiente a medida para empresarios de renombre y grandes fortunas. Según explica Lockwood en su libro ‘Belle Isle: Detroit's Game Changer’, donde a modo de novela relata sus planes para construir una utópica isla entregada al libre mercado, para formar parte de esta exclusiva comunidad hay que pagar los 300.000 dólares que cuesta comprar la ciudadanía.

Entre 35.000 y 50.000 personas tendrían cabida en esta ciudad estado que, según sus promotores, generaría riqueza por valor de 40.000 millones de dólares. Los principales sectores generadores de riqueza serán las finanzas y los seguros. Sin embargo, la web del proyecto asegura que también “se invertirán hasta 20.000 millones de dólares en construcción y servicios”.

Belle Isle tendrá su propia constitución y limitará hasta el extremo la capacidad del gobierno local, que “únicamente intervendrá por el bien de todos los ciudadanos”. Además, se cobrará un impuesto único del 10% a sus ilustres residentes, no el 40% que el Gobierno de EEUU detrae a las grandes fortunas.

Medio centenar de interesado

Aunque a primera vista pudiera parecer una locura, el proyecto Commonwealth of Belle Isle no es ninguna broma. La web económica local Crain’s Detroit Business afirma que Lockwood ya tiene 50 grandes hombres de negocios interesados en su proyecto, y el New York Times afirma que entre los primeros habitantes de esta hipotética comunidad estarían el expresidente de Chrysler, Hal Sperlich.

Otros empresarios nativos de Detroit, como Dan Gilbert, propietario de la entidad de préstamos hipotecarios Quicken Loans y del equipo de la NBA de los Cleveland Cavaliers, o Mike Ilitch, fundador de la exitosa cadena de pizzerías Little Caesars.

Esperando la luz verde

Los estados libres asociados dentro de EEUU están contemplados en la Constitución, de hecho en la actualidad hay dos lugares que cuentan con un estatus similar al que tendría la hipotética comunidad de Belle Isle, Puerto Rico y las Islas Marianas del norte.

De hecho, el proyecto para crear una suerte de Mónaco estadounidense que rivalice con zonas de libre mercado como Singapur se presentó el pasado 21 de enero ante las autoridades locales. Aunque no está entre sus preferidos, de momento no se ha descartado.

Actualmente la iniciativa que tiene más visos de convertirse en realidad es la de reconvertir Belle Isle en un parque estatal. Sin embargo, la acuciante crisis económica que vive el estado y la ciudad de Detroit hacen que Lockwood esté más cerca que nunca de convertir su utopía en realidad.

Roberto Arnaz

Responsable de Actualidad y Portada

11 respuestas (algunas preocupantes) sobre el estado de la libertad de expresión en España

11 respuestas (algunas preocupantes) sobre el estado de la libertad de expresión en España

Hace 19 minutos |

La libertad de expresión se deteriora en España.

Los bancos entonan el mea culpa: se ha olvidado nuestra razón de ser

Los bancos entonan el mea culpa: se ha olvidado nuestra razón de ser

Hoy, 20:43 h. |

La Consejera delegada de Bankinter cree que las tarjetas B son la cultura del saqueo y de la chapuza. Ana Botín reivindica en una conferencia de la banca internacional el papel

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Economía

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel