AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Jueves, 03/09/15 - 17:16 h

Educación religiosa

Laicidad positiva

Domingo, 07 de noviembre del 2010 - 01:24

Lee el artículo completo en: La Razón digital - portada

[ 0 ]
La presencia de Benedicto XVI tiene un efecto muy positivo, porque es necesaria una reevangelización de España para hacer frente a la perniciosa ofensiva laicista que quiere expulsar a Dios de la vida pública. No contentos con ello, como ha sucedido en otros países y otros momentos históricos, también querrían hacerlo del ámbito privado. Ese odio a la Iglesia es muy doloroso, porque expresa un injustificable fanatismo anticatólico. La Iglesia no quiere un Estado confesional, sino esa laicidad positiva que no es otra cosa que la libertad de culto y la aceptación de la presencia de la religión como algo consustancial a nuestra existencia. Los fanáticos quieren expulsar a la Iglesia de la vida pública y arrancar nuestras raíces para alumbrar una nueva sociedad por medio de la ingeniería social. Nada nuevo en la izquierda, aunque en este caso sea sin la violencia de antaño. La Iglesia ha sobrevivido a envites infinitamente más duros y Benedicto XVI es una bendición de Dios para hacer frente a estos momentos tan difíciles que nos ha tocado vivir. 

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter