AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

martes, 16/09/14 - 13: 33 h

España

Alejandro Nieto: “Hay muchos encantados con privatizar, sobre todo si se llenan los bolsillos por medio”

Juan Bosco Martín Algarra

domingo, 18/11/12 - 06:00

[ ]
  • Alejandro Nieto conoce como pocos la degradación a la que se ha visto sometida la función pública en las últimas décadas.
  • Catedrático en Derecho y experto en la Administración del Estado, explica por qué existe una intención deliberada de provocar caos en el sistema de Justicia.
Alejandro Nieto García, ex presidente del CSIC y catedrático de Derecho  -Foto: Matías Nieto

Los escritos de Alejandro Nieto revelan un profundo respeto a la función pública y a la administración del Estado. Quizá eso haya llevado a este expresidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas a elevar su voz contra lo que denomina "desgobierno de lo público", un intento deliberado del Poder por pervertir el correcto funcionamiento del servicio público. "Suceden cosas tan graves, que no me creen cuando las cuento", afirma con resignación. Según él, "los medios son los únicos que tienen cierta influencia para cambiar el estado de las cosas".

“EL ESTADO QUIERE QUE LA JUSTICIA SEA UN CAOS Y LO HA CONSEGUIDO”

Quizá por este motivo usted ha escrito que “no existe una esfera pública libre y despejada sino intensamente desgobernada”. ¿Nuestro Estado está desgobernado?  
Sí, y lo afirmo con rotundidad: las cosas se hacen mal no sólo por incapacidad, sino porque deliberadamente se quiere que funcionen mal. Esto es lo más grave. Basta ver el estado de nuestra justicia. Se supone que los jueces están, entre otras cosas, para controlar el funcionamiento de la administración del Estado. Pero la Administración de Estado, que nombra a los jueces, no tiene el más mínimo interés en que la justicia funcione. Es más: lo que quieren es que haya un caos. Pues bien: lo han conseguido. Provocan el caos con toda intención para no estar controlados; lo mismo la Fiscalía, los inspectores...

Eso sólo puede derivar en más corrupción...
Lo curioso es que con las leyes en la mano es imposible cometer el menor fraude. Detrás de cada número y cada movimiento que hay en la administración hay cinco funcionarios vigilando. ¿Qué pasa entonces? Muy fácil: que no quieren que esos funcionarios controlen. A través de unas medidas de desgobierno se les coloca en una situación tan caótica que no pueden controlar. De manera que la administración, aunque está formalmente muy reglamentada, no puede cumplir su misión.

¿Cuáles son esas medidas de desgobierno a las que usted alude?
Hay muchas. Te cito solo algunas. La primera ya la hemos comentado: introducir en la administración a individuos mal preparados. Segunda, imponer a aquellos funcionarios encargados del control obligaciones distintas que les agobien por completo; tercera, premiar con ascensos y destinos a aquellos funcionarios que hacen la vista gorda. Cuarta, distribuir mal el trabajo, de manera que los funcionarios que ejerzan de interventores no tengan ni siquiera tiempo material para revisar las cuentas, sino solo para firmar en blanco todo lo que le ponen. No les quitan el trabajo, pero les ponen en condiciones de que sea imposible cumplirlo a carta cabal. Si además se premia a aquellos funcionarios que hacen la vista gorda, al final tenemos un bloqueo efectivo del control. La lista puede ser mucho más larga.

¿Los sindicatos no ejercen un contrapeso a estos abusos?
En términos generales, el sindicato de funcionarios públicos funciona aceptablemente bien, sobre todo si lo comparamos con los otros sindicatos. Pero en este aspecto no pueden hacer nada. Lo denuncian todos los días, ¡docenas de veces! Pero no pasa absolutamente nada. Yo mismo llevo hablando de esto y denunciándolo públicamente en libros desde 1980; ¿ha pasado algo? ¡Nada! Quienes desconocen la situación, no me creen cuando se las cuento. Creen que exagero. Lo toman como si se tratase de una novela truculenta. Pero los que están dentro saben que me quedo corto. No se cuenta ni la cuarta parte de lo que ocurre.

“SE HA TENIDO QUE TIRAR UNA SEÑORA POR EL BALCÓN PARA QUE LOS POLÍTICOS TOMEN MEDIDAS POR LOS DESAHUCIOS”

¿Y qué hacen quienes tienen que decidir, que entiendo son los políticos?
Sencillamente lo ignoran. Los únicos que tienen algo de influencia (y es una influencia puntual) son ustedes, los medios de comunicación. Por poner un ejemplo actual y desgraciado, mire lo que ha pasado con los desahucios. ¿Quién no sabía que había desahucios todos los días? Ha tenido que tirarse una señora por un balcón en circunstancias extrañas, con la consiguiente repercusión mediática, para que los políticos se hayan puesto a tomar medidas. Pero lo que digan los funcionarios protestones no tiene el más mínimo efecto.

¿Y la sociedad, qué? ¿Está un poco anestesiada?
¿Dice un poco? ¡Muy anestesiada! Dicho lo cual, no merece la pena ponerse a pedir responsabilidades “a la sociedad”, así, en general, porque eso es como hacer un brindis al sol. Además, la sociedad no tiene criterio para discernir qué errores de la administración son pequeños y cuáles gravísimos. A veces los medios dan la misma relevancia a un caso muy importante que a una corruptela menor. Algo parecido ocurre con las huelgas. Cuando son esporádicas se da por supuesto que nos encontramos en una situación grave. Pero si las huelgas y manifestaciones ocurren todos los días, la gente pierde el sentido de la proporción.

“ES UN ERROR PENSAR DE ENTRADA QUE LA GESTIÓN PRIVADA ES MEJOR QUE LA PÚBLICA”

¿Está de acuerdo con la gestión privada de lo público, como se está planteando en algunos hospitales públicos?
No tengo nada ni a favor ni en contra. Sobre el papel todos son buenos. El problema no son los modelos, sino cómo se llevan a cabo. El mejor modelo puesto en manos de incapaces y corruptos, sobre todo si están en connivencia con quienes le han dado esa gestión, sería un desastre. Se quedarían con la mitad de los recursos. Y sucedería al revés, un modelo que sobre el papel es poco loable pero que cae en manos competentes. Si usted me pregunta, ¿es buena la privatización? y lo le contesto: “Póngame una enfrente para que yo puede ver en concreto cómo funciona”. Y entonces le diré si estoy a favor o en contra.

Lo pregunto porque no poca gente entre la clase política plantea las privatizaciones como solución a los problemas.
Porque parten de un error anterior. Creen que la administración pública gestiona peor que la empresa privada. Eso no tiene por qué ser así necesariamente. Hay administraciones públicas que funcionan igual o mejor que las privadas. Pero si la administración pública está en manos de incompetentes, está claro que cualquiera lo hará mejor. Muchos políticos razonan así: “como nosotros lo hacemos mal, vamos a privatizarla”. De acuerdo, puede ser una solución. Pero otra podía ser: “oiga, ¿y por qué no lo gestionan mejor, ya que está en sus manos?” Lo que pasa es que a muchos les encanta privatizar, sobre todo si de paso se llenan algunos bolsillos particulares. Claro, así es lógico que digan “¡bendita privatización!” ¿no?

“SE HA LLEGADO A FALSEAR LAS OPOSICIONES PARA AYUDAR A AMIGOS O PAGAR FAVORES POLÍTICOS”

Usted sostiene que estamos asistiendo “al desmantelamiento de la función pública”. ¿Desde cuándo ocurre esto?
Desde el momento en que se pueden nombrar empleados públicos sin pasar por el tradicional sistema de oposiciones. Todavía hay oposiciones, pero ya no es el único medio de entrada al empleo público. Con los nombramientos “a dedo” se han creado puestos de trabajo sólo para favorecer a amigos o para pagar favores políticos. Incluso falseando el mismo sistema de oposiciones.

Falseando, ¿cómo?
Por ejemplo, otorgando más puntos a aquellos que ya han trabajado un tiempo en el sector público, aunque en su momento hayan sido puestos “a dedo”. De manera que estos últimos parten con una enorme ventaja respecto a otros que no han tenido esa oportunidad pero que sí están muy bien preparados para el examen de acceso.

¿Eso no es un fraude a todos los funcionarios y a toda la sociedad?
En términos generales, se nota que los funcionarios por oposición están mejor preparados que los que no han pasado por ella. Pero esto no se puede decir en términos absolutos, porque también hay empleados públicos muy válidos y profesionales y funcionarios que son incapaces y vagos.

Sea como sea, el gasto que todo esto supone al contribuyente es enorme.
Sí, sobre todo si los empleados públicos no están bien preparados y no han pasado por la vía estrecha y áspera de las oposiciones. No hay garantía de que tengan el mínimo de conocimientos. Esto repercute en toda la administración pública: baja la calidad del servicio y se produce una desmoralización entre aquellos que se han capacitado y ven que no les sirve para nada.

“A FINALES DE LOS SETENTA SE NOS DIJO QUE LAS AUTONOMÍAS NO IBAN A COSTAR NADA”

Lo que todo el mundo dice ahora es que hay demasiados funcionarios. ¿Es así?
Siempre se ha dicho que hay demasiados empleados públicos, pero lo cierto es que ahora hay muchísimos más que antes. La reorganización del Estado que trajo la Constitución de 1978 disparó el número, cosa que entonces se negaba una y otra vez. Se dijo que no iba a costar nada, que se trataría simplemente de una transferencia de los empleados estatales a las Comunidades autónomas y que no habría que aumentar su número.

¿Y la gente se lo creyó?
Eran unos momentos de tantas esperanzas como caos. Efectivamente, muchos lo creyeron. La realidad resultó distinta: cuando se discutían qué servicios seguirían dependiendo del Estado central y cuáles pasarían a las comunidades autónomas, muchos funcionarios no quisieron pasar a depender de las comunidades.Y éstas tampoco quisieron recibir a los antiguos funcionarios del Estado. Prefirieron meter nuevos empleados públicos.

¿No se dieron cuenta del peligro que eso suponía a largo plazo?
Al principio no les pareció tan grave que se duplicara cierto número de empleados, y que algunos funcionarios estatales se quedaran sin nada que hacer. Se pensó que unos se jubilarian pronto y que al resto se les podría recolocar en otros destinos. Eso no fue lo más grave todo.

¿Y entonces qué fue?
Que los entes autonómicos empezaron a crear más plazas de empleo público hasta cifras increíbles: consejerías, empresas públicas, diputaciones.. No es que el empleo público aumentase un 10, un 25 o un 50 por ciento... ¡es que se llegó al 400 por ciento! Lo cual significa un coste fabuloso que no fue acompañado de un aumento de efectividad. Dejó de ser un problema de administración para convertirse en otro de naturaleza política.

“LA TENSIÓN ENTRE PARTIDOS POLÍTICOS Y SOCIEDAD TIENE DIFÍCIL SOLUCIÓN, QUE SE LLAMA HONESTIDAD”

Usted habla en sus libros de un enfrentamiento ideológico dentro de la sociedad.
Ocurre el siguiente fenómeno. Por una parte, la gente no quiere saber nada de política. Se siente engañada. Hay un desencanto general. Pero por otra parte, aquellos que sí están interesados en política, lo están de una manera apasionada, de uno u otro signo. Provocan tensiones tremendas que contrastan con la indiferencia total de una gran parte de la población. Eso se refleja en los bloques de absentismo tan grandes que vemos en las elecciones. Mientras a unos todos les da igual, otros se insultan.

No hemos hablado de ellos directamente, pero entiendo que no tiene muy buena oponión del papel actual de los partidos políticos.
Efectivamente. Cuando no había partidos políticos todos creíamos que ellos iban a arreglar los problemas, pues el pueblo nombraría a sus gestores. Pero hoy vemos que los partidos no escuchan al electorado: sólo le halagan para obtener su voto. No hay conexión entre elector y partido.

Pero a la vez las encuestas indican que queremos partidos porque son necesarios para la democracia.
Esta tensión tiene un difícil arreglo, que se llama honestidad. Y esto, en política es fruta rara. Los partidos deberían de ser un mero instrumento, pero ellos se consideran un fin en sí mismos. Quieren ganar las elecciones para ocupar el Estado, dar trabajo a los suyos y llenarse el bolsillo. Para eso necesitan votos, y tratan de conseguirlos aunque tengan que hacer lo contrario que lo que han prometido. Ponen su voluntad por delante de los ciudadanos

Es un problema ético, entonces.
Sí, pero hablar de eso nos llevaría hasta altas horas de la noche.

ERC llama incendiario a Margallo y el PNV teme el envío de tanques a Cataluña

ERC llama incendiario a Margallo y el PNV teme el envío de tanques a Cataluña

Hace 48 minutos |

El ministro de Exteriores se muestra sorprendido por el hecho de que sea noticia que haya anunciado que el Gobierno vaya a utilizar la ley. Albert Rivera afea a García-Margallo que

Bélgica autoriza la eutanasia a un violador y asesino

Bélgica autoriza la eutanasia a un violador y asesino

Hoy, 12:12 h. |

Frank Van den Bleeken lleva preso desde hace 30 años por violación y asesinato. El tribunal que lo juzgó en su día lo declaró culpable de los cargos que se le

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en España

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel