El tramo en el que se produjo el accidente de tren de Santiago no incluía un sistema de control de velocidad


  • El sistema ASFA consiste en señalización por balizas pero no controla la velocidad de los trenes.

  • El ERTMS sí ejerce un control sobre la velocidad pero no estaba instalado en ese tramo.

78 muertos y 20 heridos críticos en el accidente del tren en Santiago

78 muertos y 20 heridos críticos en el accidente del tren en Santiago

El conductor del tren Alvia siniestrado anoche cerca de Santiago reconocía a través de la radio, tras el accidente, que iba a una velocidad de unos 190 kilómetros por hora en una zona que se limita a 80. "Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer", lamentaba una y otra vez en conversación telefónica que recogieron algunosmedios.

Esta mañana, a través de las redes sociales, los internautas se preguntaban por qué el sistema de seguridad no había frenado al Alvia si éste superaba con creces la velocidad que debía llevar en la curva.

"El sistema que funciona en ese tramo es el ASFA, que consiste en un sistema de señalización por balizas (una especie de semáforos) pero no se encarga de controlar la velocidad del tren", explican alainformacion.comdesde Siemens, empresa que tras la compra de Dimetronic es la responsable de ese sistema de seguridad. De este modo, el sistema ASFApararía el tren si éste debiera hacerlo pero no se encarga de regular su velocidad por tramos.

"El sistema ASFA impondría una curva de frenado en determinadas situaciones, como un cambio de itinerario, pero nunca por cuestiones de infraestructura, como una curva", comenta Hector Portela, responsable de conducción del sector ferroviario del sindicato CGT.

Esa posibilidad la ofrece el sistema ERTMS, obligatorio en todas las líneas de alta velocidad en las que se circula a más de 200 km/h, pero inexistente en el punto donde se ha producido el siniestro, y que tal y como ha explicado esta mañana el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, en la Cadena SER "es más avanzado" y "añade elementos adicionales" de seguridad.

"Ofrece una supervisión continua, con control de velocidad para todo el trazado y frenado automático si es necesario", señala Portela.

Fuentes de Siemens aseguran que el hecho de que se introduzca un sistema u otro de seguridad no depende de ellos, si no de ADIF, que es la empresa que encarga el servicio.

Según Portela, además del lugar del accidente, existen muchos otros tramos en líneas de alta velocidad en los que no opera el sistema ERTMS. "En esos tramos se deja todo en manos del ser humano", dice Portela, y precisa que no conoce ningún motivo técnico que impida su implantación.