AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 29/08/14 - 23: 27 h

España

Grito desesperado de la socialista que pidió perdón en un video: "¡O cambiamos el PSOE o nos hundimos!"

Juan Bosco Martín Algarra

jueves, 13/12/12 - 06:00

[ ]
  • Protagonizó un polémico vídeo pidiendo perdón por los errores del PSOE; ahora exige primarias cuanto antes. "No soy ni de Chacón ni de Rubalcaba ni de nadie", asegura Mónica Predrayes.
  • "Soy de quien me permita elegir a mis representantes, de quien nos quiera tratar como adultos, no como borregos" dice esta socialista de base y portavoz de Nuevo Socialismo 3.0.
Mónica Pedrayes, militante del PSOE de la corriente critica Nuevo Socialismo 3.0, en una imagen del vídeo en el que pide perdón por los errores cometidos durante el Gobierno de Zapatero  -Foto: lainformacion.com

Mónica Pedrayes y sus compañeros de Nuevo socialismo 3.0 se han convertido en una espinita dentro del zapato de Rubalcaba. Dicen en voz alta lo que la mayoría de los militantes reconocen (pero callan): ¿cómo pueden criticar los recortes laborales los actuales dirigentes socialistas si ellos los iniciaron con Zapatero? Para Pedrayes, sólo existe una solución: renovar las maneras de elegir a los representantes. "¿Le da miedo convertirse en una mosca cojonera de su partido?", le preguntamos. "Me da igual lo que piensen. Yo no vivo del PSOE. Vivo de mi modesto salario. Y no quiero que desaparezca este partido". 

"LOS MILITANTES NO ESTAMOS PARA PEGAR CARTELES Y DECIR AMÉN A TODO LO QUE DIGA EL QUE MANDA"

Ustedes son una voz crítica dentro del PSOE. ¿Qué pretenden cambiar?
Nada nuevo desde el punto de vista ideológico. Lo que realmente queremos renovar son los métodos de participación y de elección de cargos, y la manera como se deciden las cosas. Los militantes y simpatizantes deben ser tratados con respeto, no como si fuéramos borregos.

¿Cuándo trata el partido a sus militantes como borregos?
Desde el momento en que no cuenta con su opinión. Cuando el Gobierno de Zapatero, presionado por la UE, llevó a cabo la reforma laboral o el techo de gasto, nadie preguntó a la militancia si estaba de acuerdo con algo que contradecía claramente nuestro mismo ideario. Los militantes no estamos sólo para pegar carteles, para votar y para decir amén a todo lo que diga el que manda. Esto no es una iglesia. No nos pueden pedir que estemos haciendo constantemente actos de fe. Esas decisiones se deben explicar muy bien. De lo contrario acabaremos como el PASOK griego.

¿Qué similitudes ve entre los dos partidos?
El PASOK se vio obligado a tomar medidas que nada tenían que ver con su base ideológica. La gente se sintió estafada y dejó de votarles. Es lógico, si no has cumplido lo prometido. El votante de izquierdas es muy crítico. Si se siente traicionado, se va.

Pero, ¿podía haber hecho algo distinto el PASOK griego, con las presiones que estaba recibiendo de la Unión Europea?
Si has llegado a dirigente, debes asumir que sufrirás presiones y que tendrás que enfrentarte a ellas, sobre todo si tratan de imponerte normas que contravienen totalmente tu ideario. Tanto en Grecia como en España se debía haber preguntado a la gente si quería aceptar las imposiciones de la UE. En esto consiste tratar a los ciudadanos como adultos: en darles a conocer la información de los pros y contras para que puedan decidir con libertad y responsabilidad. Zapatero debía haber puesto su cargo a disposición de la gente. Y que la gente hubiera decidido si quería que siguiera él u otro.

"HASTA LAS JUNTAS DE VECINOS DEBATEN Y VOTAN POR TODO: ¿POR QUÉ EN LOS PARTIDOS NO?"

¿Y no hubiera sido contraproducente ponerse a decidir en ese momento?
Hay algo que no entiendo. Hasta en las juntas de vecinos hay debate sobre las cosas que les afectan, aunque sean nimiedades. En cambio, la mayoría de las veces los congresos de los partidos políticos sólo sirven para ratificar lo que ya estaba propuesto inicialmente. Basta fijarse en el resultado de las votaciones. Casi todo se aprueba con un 90 por ciento de respaldo. ¿No resulta muy extraño que tanta gente pueda estar de acuerdo con todo a priori?

Sí es extraño. Pero eso no ocurre sólo en el PSOE.
Efectivamente, por eso creo que tanto PSOE como en el PP deberían erradicar el clientelismo. Todo acaba decidiéndose en función de “yo quiero llegar a” o “este señor me puede colocar en” o “ponme a este tío aquí y a este otro allá” o “mejor me callo porque ya estoy acomodada”. Esta es la puñetera verdad, y perdona que sea tan clara.

Al fin y al cabo, ese es el método de elección que se dieron ustedes en sus estatutos, a través del voto delegado.
¡Pero es que eso ya no puede ser! Por eso estoy totalmente en contra del voto delegado. Quizá en tiempos de la Transición pudo tener algún sentido, pero ya no. No puede ser que nuestras agrupaciones estén absolutamente muertas, y que el voto delegado se haya convertido en sinónimo de voto clientelar. Las agrupaciones, tal y como están hoy, son propiedad del “señor Tal” o del “señor Cual”, o sea, de la persona que controla quién entra y quién sale. Eso hay que cambiarlo.

Muchos se preguntarán: “¿por qué, si lo hemos hecho siempre así?”
Porque se supone que el partido representa a una parte de la sociedad. Sus dirigentes deberían ser elegidos tanto por militantes como por simpatizantes. Y no sólo hablo del secretario general federal sino también de los secretarios regionales, las alcaldías y los “cabeza de lista” en todas las elecciones.

"LOS DIRIGENTES ME TRATARON DE CONVENCER QUE ERA BUENA LA REFORMA LABORAL: ¿Y AHORA DICEN QUE NO?"

¿Y cómo puede el PSOE recuperar la credibilidad perdida?
Con mucha democracia interna, y con propuestas encaminadas a mejorar la calidad democrática del país: listas abiertas, referendos revocatorios, posibilidad real de impulsar iniciativas legislativas populares, maneras de realizar consultas ciudadanas recogiendo firmas sin pasar por la “túrmix” del congreso, etc... En resumen: con más participación y un cambio en los métodos de elección. No veo otra forma.

¿Eso se puede hacer con los actuales dirigentes?
Los dirigentes que en su momento tomaron decisiones contrarias a nuestro programa político tendrían que explicarle a su base por qué hicieron lo que hicieron. Quizá sean entendidos, quizá no. Pero al menos, si volvieran a salir ratificados en su puesto, lo serían con la confianza de la gente, no como ahora.

¿No cree que después de los últimos resultados electorales muchos dirigentes también se han arrepentido?
Me parece muy bien, pero el problema es que ya nadie les cree. Excepto Antonio Gutiérrez, quien votó en contra del techo de gasto y tres más que se abstuvieron, todos los demás votaron a favor tanto de la reforma laboral como del techo de gasto. Y lo hicieron sabiendo que las dos medidas eran frontalmente opuestas nuestro programa. ¿Cómo van a creer los votantes socialistas a alguien que han actuado así? En su momento, yo estuve con dirigentes que trataron de convencerme que estaban haciendo lo bueno y lo correcto. ¿Y ahora dicen que esas medidas no son correctas? No puedes sostener una cosa y la contraria y resultar siempre creíble.

"LLEVAMOS DICIENDO ESTO DESDE QUE GOBERNABA ZAPATERO, PERO LA CÚPULA NOS HA IGNORADO"

Y a nivel programático, ¿qué proponen ustedes?
Queremos una vuelta a la izquierda. Somos socialistas, nuestra ideología es clara: de izquierda. Pero hoy en día para llevar a cabo políticas de izquierdas necesitas tener a la gente detrás, y eso solo se logra con procedimientos participativos limpios.

¿No creen que ese discurso puede sonar oportunista, en la medida que es el que siempre ha defendido Izquierda Unida?
Vamos por partes. Para empezar, nosotros llevamos mucho tiempo defendiendo lo mismo. Nuestras propuestas eran públicas cuando todavía había un gobierno socialista. Las pueden ver en nuestro blog. Lo que ocurre es que hasta ahora no hemos tenido eco mediático.
Respeto a IU, quiero dejarlo claro: yo soy socialdemócrata. Coincido con IU en algunos de sus planteamientos relacionados con la educación, la sanidad y la igualdad de oportunidades. Creo creo que el PSOE debe pactar sobre todo con el lado izquierdo de la cámara. Pero repito: soy socialdemócrata.

¿Qué respuesta habéis recibido de la cúpula del partido?
Nos han ignorado bastante hasta ahora que empezamos a sonar a mucha gente. En el congreso de Sevilla presentamos precandidatos y propuestas, que no fueron atendidas. Ahora Elena Valenciano nos ha contestado de manera genérica a través de Twitter. El aparato ha querido ignorarnos, supongo que para no darnos bola. Tampoco me parece bien el planteamiento que expresó Felipe González el otro día. Vino a decir algo así como “los chavales tienen razón, pero hay que trabajar más y lamentarse menos”. No estoy de acuerdo. Tal vez él no lo sepa, pero llevamos mucho tiempo trabajando.

"RUBALCABA: ABRE LOS OJOS O ACABAREMOS COMO EL PASOK"

Si tuviera a Zapatero enfrente, ¿qué le diría?
Que tenía que haberse retirado antes, y haber reconocido la crisis a su tiempo. Nunca debió plegarse a las imposiciones de Europa, al menos no sin haberlo consultado con la población.

¿Y si tuviera enfrente a Rubalcaba?
Le diría claramente: “Abre los ojos: o cambiamos o acabaremos como el PASOK”. Nadie se cree las excusas de la Ejecutiva Federal para retrasar continuamente la convocatoria de un congreso extraordinario, una conferencia política, etc. Ya estoy harta de discursos del tipo “ahora no tocan primarias, ahor hay que resolver los problemas de la gente”. Pero para que usted resuelva problemas la gente tiene que creer en usted. Y para que crea en usted tiene que hacer las primarias abiertas a simpatizantes y sin exigir avales a los candidatos.

Perdone la pregunta pero... ¿no le da miedo parecer una mosca cojonera en su partido? ¿O que le acusen de estar colaborando para Carme Chacón o para otra candidatura?
Entiendo que pueda resultar molesta, pero no me preocupa nada. Yo no soy de Chacón, de Rubalcaba ni de nadie. Soy de quien me permita elegir a mis representantes. Lucho por lo que creo, resulte molesta o no. Yo quiero a este partido y no deseo verlo desaparecer. No vivo de la política ni del PSOE. Vivo de mi trabajo. Y concibo la política como la vocación de servir a los demás, con tu manera de pensar. No entiendo cómo los dirigentes del PSOE no terminan de darse cuenta del aprieto en el que estamos como partido.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en España

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel