AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Martes, 09/02/16 - 00:19 h

España

La infanta Cristina, de un matrimonio ejemplar a una vida amenazada por el juez

lainformacion.com

Jueves, 04 de abril del 2013 - 06:00

[ 0 ]
  • La infanta Cristina, imputada en el 'caso Nóos', vive sus peores momentos desde que se casara con Iñaki Urdangarin en 1997.
  • De hija, esposa e infanta perfecta ha pasado a tener que defenderse en la justicia como cualquier ciudadano.
  • Abanderada olímpica
    Abanderada olímpica
    Cristina de Borbón, que formaba parte del equipo español de vela, como reserva del 470 femenino, fue la abanderada del equipo olímpico español en los Juegos de Seúl 88. Foto: Casa Real

    Ver imagen en tamaño completo

  • Amor y deporte
    Amor y deporte
    Ligados siempre al deporte y el olimpismo, la infanta e Iñaki Urdangarin se conocieron en los Juegos de Atlanta 96 y pasearon su amor en los de Sídney 2000, en los que el duque de Palma se colgó la medalla de bronce como integrante de la selección de balonmano. Foto: Agencias

    Ver imagen en tamaño completo

  • La pedida
    La pedida
    El 30 de abril de 1997 la Casa Real anunció el compromiso matrimonial de la pareja. Además se confirmó Barcelona como la ciudad donde se celebraría la ceremonia. La petición de mano tuvo lugar el 3 de mayo en el Palacio de la Zarzuela. Foto: Casa Real

    Ver imagen en tamaño completo

  • Una boda muy popular
    Una boda muy popular
    La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin contrajeron matrimonio el 4 de octubre de 1997 en la Catedral de Santa Eulalia de Barcelona, ante más de 1500 invitados, entre ellos, representantes de cuarenta casas reales de todo el mundo y las principales autoridades del Estado. Fue su momento de mayor popularidad. Foto: EFE

    Ver imagen en tamaño completo

  • Entregada a las causas sociales
    Entregada a las causas sociales
    Cristina de Borbón se ganó las simpatías de gran parte de la población colaborando en todo tipo de causas solidarias, como esta entrega de regalos navideños organizada por la Fundación Goetze en 2003. Foto: Getty Images

    Ver imagen en tamaño completo

  • Auge de popularidad
    Auge de popularidad
    Esta instantánea corresponde a la presentación en sociedad del menor de los cuatro hijos de la pareja, Irene, nacida en 2005. Foto: Getty Images

    Ver imagen en tamaño completo

  • Mallorca, su refugio
    Mallorca, su refugio
    La infanta Cristina, junto a su hermana Elena y la Reina Sofía, de vacaciones en Mallorca en el verano de 2006. Foto: Getty Images

    Ver imagen en tamaño completo

  • Una gran familia
    Una gran familia
    La familia Borbón-Urdangarin al completo el verano de 2006 en Palma de Mallorca. Foto: Getty Images

    Ver imagen en tamaño completo

  • Acosados por la prensa
    Acosados por la prensa
    El 15 de febrero de 2012, el duque de Palma salió corriendo cuando una periodista del programa 'Materia reservada' de Telecinco intenta hablar con él sobre el ‘Caso Nóos’. Foto: Telecinco

    Ver imagen en tamaño completo

  • Cara a cara con el juez
    Cara a cara con el juez
    El 25 y el 26 febrero del año pasado, en su primera declaración como imputado, Urdangarin se desvincula de la gestión del Instituto y exculpa a la infanta. Foto: Getty Images

    Ver imagen en tamaño completo

  • Urdangarin, Cristina y el ‘Caso Nóos’
    Urdangarin, Cristina y el ‘Caso Nóos’
    La imputación de la infanta Cristina de Borbón en el proceso judicial del ‘Caso Nóos’ ha sido la puntilla a una década de escándalos en la corona española. Su marido, Iñaki Urdangarin, ya fue apartado de todas sus funciones representativas en la Casa Real después de ser investigado por el juez Castro en relación a la trama de corrupción y evasión de capitales relacionada con el Instituto y la fundación creadas por el duque de Palma y su socio, Diego Torres.

    Ver imagen en tamaño completo

Ramiro Fuente (EFE)

Quince años después de su boda con Iñaki Urdangarin, una respetada figura del balonmano, la infanta Cristina afronta ahora una vida condicionada por la evolución de un proceso judicial que afecta ya directamente a ambos y de cuyo desenlace está pendiente toda España. Al final, la hija del rey ha sido imputada por el 'caso Nóos'.

[El juez Castro imputa a la infanta Cristina]

[Éstos son los correos que provocaron la imputación de la infanta Cristina]

Era la primavera de 2009 cuando la Casa del Rey anunció el traslado del matrimonio Urdangarin-Borbón, con sus cuatro hijos, de Barcelona a Washington, donde el entonces libre de toda sospecha duque de Palma había recibido una propuesta para ejercer el cargo de presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica Latinoamérica.

En aquel momento, eran percibidos por la mayoría de la sociedad española como la pareja perfecta, querida e incluso envidiada, que se había visto unida por el deporte en los Juegos Olímpicos de 1996 en Atlanta, donde la hija menor del rey había conocido a un atractivo jugador de balonmano que conquistó la medalla de bronce con el equipo nacional.

Aficionada a la vela, como su padre y sus hermanos, Doña Cristina había competido en los Juegos de Seúl 1988, en cuya inauguración fue la imagen que representó al deporte español como abanderada del equipo olímpico cuatro años antes de que lo hiciera su hermano, el Príncipe de Asturias, en los siguientes Juegos Olímpicos, que culminaron la proyección internacional de Barcelona y España en 1992.

Nacida en la capital española en junio de 1965 y licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid, fijó aquel decisivo 1992 su residencia en Barcelona, en un principio para un periodo de seis meses, con el fin de participar en la Organización del Campeonato Mundial de Vela Adaptada, aunque esa temporalidad se prolongó diecisiete años.

En 1990 había cursado un máster en Relaciones Internacionales en Nueva York, un año después trabajó en París con una beca de formación en la UNESCO - organización a la que ha seguido vinculada - y en 1993 entró a formar parte de la plantilla de la Fundación la Caixa, donde ha ejercido desde entonces diversas responsabilidades y dirige actualmente el Área Internacional.

Poco antes de contraer matrimonio en Barcelona con Iñaki Urdangarin, en octubre de 1997, recibió el título de duquesa de Palma de Mallorca, concedido por su padre, el rey, así como la Medalla de Oro de la ciudad, distinción a la que siguió la Medalla de Oro de Baleares.

No podía pensar entonces que aquella Comunidad iba a convertirse en el epicentro de unos crecientes problemas judiciales, que empezaron a sacudir su vida familiar en 2011, cuando el instructor del caso Nóos citó como imputado a su esposo, y que han desembocado hoy en un auto del mismo juez, José Castro, en la que es ella la llamada a comparecer como imputada.

[Revisa el auto del juez Castro sobre la imputación a la infanta (pdf)]

Y todo ello después de ver cómo el Ayuntamiento de la capital balear retiraba el nombre de "Duques de Palma" a una céntrica calle de la ciudad y pedía a Urdangarin que renunciara a utilizar el título de duque de la capital balear.

El año pasado, la Casa del Rey explicó que el traslado a Washington de 2009 no era ajeno a los consejos del asesor legal externo de esta institución para que Urdangarin se desvinculara definitivamente de unas actividades no apropiadas para un miembro de la Familia Real.

Pocos días antes de su imputación, en diciembre de 2011, Don Juan Carlos apartó de toda actividad oficial a su yerno por su conducta no ejemplar y en el mensaje de Navidad de aquel año recordaba que "la justicia es igual para todos", un lema que menciona también el juez José Castro en su auto de hoy para argumentar la necesidad de imputar a la infanta Cristina.

[La infanta Cristina tendrá que defenderse "como cualquier ciudadano de a pie"]

El último acto público oficial en el que participaron Urdangarin y la infanta fue la ceremonia institucional de la Fiesta Nacional del 12 de octubre de 2011 y, justo un año más tarde, en la misma celebración, la Casa del Rey escenificó su nuevo criterio de limitar estos actos al "núcleo central" de la Familia Real, entendido como los reyes y los príncipes.

Durante este ya largo vía crucis, la reina ha mostrado públicamente un apoyo familiar sin fisuras a su hija y su yerno, a quienes visitó en Washington, y también lo ha hecho la infanta Elena, quien les acompañó en la visita que ambos hicieron al Rey en el hospital el pasado 25 de noviembre, en plena efervescencia del caso Nóos.

Doña Cristina pidió permiso a su padre para que su marido le acompañara en esa visita, que desató interpretaciones erróneas sobre un supuesto cambio en el criterio de la Casa del Rey en relación con Urdangarin, así como numerosos comentarios sobre el detalle de que los príncipes prefirieran no coincidir con él en ningún momento ante las cámaras.

La tenacidad y la fortaleza de carácter de la infanta también ha quedado de relieve en las últimas semanas ante innumerables rumores sobre su futuro familiar, mientras Doña Cristina y su esposo afrontan a diario un intenso asedio informativo ante el conocido como "palacete" de Pedralbes, puesto en venta para pagar la fianza impuesta por el juez.

Únete a nuestros seguidores

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter