AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Sábado, 06/02/16 - 16:50 h

España

“Que llevo el Gordo, oiga”

M. J. Arias

Martes, 14 de diciembre del 2010 - 06:00

[ 0 ]
  • Desde muy temprano por la mañana hasta bien entrada la noche, los loteros de la Puerta del Sol (Madrid) reparten ilusión
  • General
    General
    El diccionario de la Lotería de Navidad ¿Qué es una tolva? ¿Y una trompeta? Para que no te pierdas detalle del Sorteo Extraordinario de Navidad del 22 de diciembre, aquí tienes un pequeño diccionario que te convertirá en todo un entendido en la materia.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Décimo
    Décimo
    El décimo, el billete y la serie Un décimo es, valga la redundancia, la décima parte de un billete y cuesta 20 euros. El billete se corresponde con un número determinado y lleva atribuida una serie. Este año, hay 195 series. Por lo tanto, de cada número se han emitido 195 billetes. La serie la forman todos los billetes de un mismo número. Es decir, habría 85.000 de cada. Complicado, ¿no?

    Ver imagen en tamaño completo

  • Bolas
    Bolas
    Las bolas Son las grandes protagonistas del sorteo y hay de dos clases. Unas, como las de la imagen, reflejan el premio (1.787). Las otras, de las que hay más (85.000), definen los números premiados. Sólo varían en la función y en lo que llevan grabado con láser. Por lo demás son iguales. De madera de boj, 3 gramos de peso y 18,8 milímetros de diámetro.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Liras
    Liras
    Las liras Son expositores donde se encuentran ordenadas todas las bolas. Este instrumento facilita mucho la tarea de comprobar las bolas, que se agrupan de 500 en 500.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Paraguas
    Paraguas
    El paraguas Sirve para colgar las 170 liras que contienen las bolas necesarias para el sorteo de Navidad.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Tolva
    Tolva
    Es un cuenco grande y transparente en el que se vuelcan las bolas directamente de las liras para introducirlas en el bombo.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Bombos
    Bombos
    Son, junto con las bolas, las estrellas del sorteo y tienen poco que explicar. Hay dos, uno para los números agraciados y otro para los premios.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Trompeta
    Trompeta
    Se encuentra situada en la parte inferior del bombo y el nombre se lo debe a su curiosa forma. A través de ella salen las bolas.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Copa
    Copa
    Es un recipiente de cristal donde caen las bolas que se deslizan por la trompeta. De ahí las extraen los niños antes de cantarlas. Está diseñada de tal forma que si hay un fallo y caen dos, una quede encima de la otra. La que se canta primero es la de abajo.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Tabla
    Tabla
    Una vez que los niños de San Ildefonso han cantado los números, las bolas se depositan en las tablas siguiendo el orden de salida. En cada una caben 200 bolas repartidas en 10 alambres.

    Ver imagen en tamaño completo

No verles es imposible. Basta con salir de la boca del metro para encontrárselos de frente. Allí están, día y noche, con sus tenderetes plagados de décimos. Son los vendedores de lotería callejeros, esos que no tienen una administración propia y que jornada tras jornada salen a la calle para repartir suerte. En Navidad, la madrileña Puerta del Sol se convierte en su centro de operaciones.

Marijuana lleva allí desde que tenía 12 años. En cuanto la Navidad asoma en el calendario, coge su mesa plegable y sus tableros y se coloca al lado de la boca del Metro de Sol, en Madrid. Ésa es su administración, la calle. “Llevo el Gordo”, grita a pleno pulmón. Las voces y las cantinelas le sirven para captar la atención de las miles de personas que acuden al centro de la capital para realizar sus compras navideñas.

“Me pongo aquí el 8 de diciembre y no me voy hasta después de la lotería del Niño”, explica. Hoy es un día de suerte para ellos. No hace demasiado frío y no llueve. Así, la jornada es más llevadera. Pero, por si acaso, suelen ir preparados para enfrentarse a cualquier inclemencia del tiempo. José, que tiene su carné de vendedor desde 1999 (“antes no era obligatorio”, explica), recurre al socorrido truco de las capas para combatir el frío. Abrigo, forro polar, camiseta de manga larga, otra más…

Paraguas y plásticos les sirven para protegerse de la lluvia. Quizá el agua sea lo peor, ya que puede dañar los décimos. De hecho, José ha tenido que sacar su carné a una clienta para demostrarle que todo es legal. La humedad ha dejado un poco tocados los billetes y no termina de fiarse. Parece que el carné y las explicaciones del vendedor la han convencido, así que se lleva su pedazo de suerte para el día 22 de diciembre por 22 euros.

Comprar lotería en la calle es un poco más caro (2 euros). Los vendedores adquieren los décimos en las administraciones tradicionales y luego los venden. Ese margen de dos euros es el beneficio que sacan de la venta de cada uno. Lo que ahorra el cliente es tiempo. Muchos prefieren pagar ese plus y evitar las colas de horas que pueden verse en algunas administraciones. A sólo unos cientos de metros de allí, una fila eterna espera en la popular ‘Doña Manolita’.

María Antonia es de las vendedoras más risueñas y simpáticas de la Puerta del Sol. Sus reclamos se oyen en la distancia y tiene un buen puñado de anécdotas para regalar. Lleva 37 años vendiendo lotería en el centro de Madrid. “Hasta mis hijos han nacido allí”, dice. Para ella, la Navidad no es más que un periodo. Después de todo, está allí durante todo el año. “Lo que no se vea aquí no se ve en ningún lado”, asegura entre risas.

Apenas abandona su puesto desde que despliega sus bártulos a las nueve de la mañana hasta que los recoge a las once de la noche. Para comer y poco más. Sin embargo, las ventas no son lo que eran. El año pasado ya fue malo, pero parece que éste está siendo aún peor. “La crisis”, remarca. Entre los números que más le piden, el 13, el 69 y el 15.

Con casi cuatro décadas vendiendo lotería en la calle, María Antonia y su ‘comadre’, que tiene otro puesto pegado al suyo, han visto de todo. Cuenta que una vez una chica le regaló 500 euros después de haber sido premiado un décimo que ella le había vendido. Otra vez, un grupo de chavales de un colegio volvieron a buscarla y la invitaron a merendar una hamburguesa antes, incluso, de haber cobrado. Son anécdotas que demuestran la generosidad y el agradecimiento de la gente.

No siempre es así. Hay una historia que siempre cuenta porque dice que se le quedó marcada a fuego. En realidad no le ocurrió a ella, sino a su ‘comadre’, que asiente desde el otro lado. Un hombre compró un décimo premiado con un segundo y volvió para tentar de nuevo a la suerte con el sorteo de El Niño. Llegó y le dijo a la vendedora “a ver si me das otro bueno”. Compró un solo décimo para un grupo de varias personas y se fue “sin ni siquiera dar las gracias”. Ambas aún se sorprenden de aquello.

 

Busca tu número

Comprueba si tu número ha sido premiado:

buscar

Los números ofrecidos en este buscador son provisionales a la espera de la lista oficial de Loterías y Apuestas del Estado

Únete a nuestros seguidores

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter