AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 25/12/14 - 13: 40 h

España

Rafael Santandreu: “Sufrimos porque hemos comprado una filosofía absurda: más es mejor”

Juan Bosco Martín Algarra

lunes, 05/08/13 - 06:00

[ ]
  • Segunda parte de la entrevista con el autor del libro de no ficción más vendido en España durante estos dos últimos años: "El arte de no amargarse la vida".
  • La corrupción política, las crisis económica, los problemas de pareja... cómo disfrutar de la vida superando las contrariedades propias de estos tiempos.
 
Cada vez más españoles se hacen dependientes de los psicofármacos, según informa la OCU.

En la primera parte de esta entrevista, recibimos una terapia psicológica centrada en el accidente de Santiago y en la visión de la sociedad actual sobre la muerte. Ahora Rafael Santandreu se centra en las adversidades presentes en nuestro día a día.

La crisis ha llegado a nuestras vidas para dejarnos paro, pobreza y quebraderos de cabeza. Por si fuera poco, se ha juntado con la corrupción. Encima de cornudo, el ciudadano ha quedado apaleado.

¿Cómo tomarse este aluvión de corrupción y crisis? Últimamente deprime leer la prensa...
Partamos de una realidad: ningún sistema humano es perfecto. Siempre habrá cosas que no funcionen. Podemos aspirar a reducir los errores, pero erradicarlos del todo es imposible.

Segundo: todos podemos cometer ese tipo de errores. No nos equivoquemos. Basta estar en el lugar adecuado en el momento adecuado para encontrarnos una tentación parecida.

Y tercero: los políticos son en cierto modo reflejo de nuestra educación social.

Dígame qué debemos hacer para no convertirnos en Bárcenas, por favor. Me ha dejado usted inquieto.
Educarnos a nosotros mismos. Ser ciudadanos honestos y personas que hacen las cosas en bien de la sociedad arroja beneficios enormes sobre nuestra propia mente. Cada uno debe evitar la acumulación absurda de bienes. Esos locos corruptos que roban lo hacen porque están enfermos del “más es mejor”. Son unos desgraciados porque no conocen la auténtica fuente de paz interior y felicidad.

La preocupación de los españoles por la corrupción sigue subiendo

¿Es cierto que nuestra sociedad tiene poca tolerancia a la frustración porque estamos cada vez más acomodados?
No me gusta la expresión “tolerancia a la frustración”, porque en realidad ocurre lo contrario de lo que dices: tenemos mucha. Es más, lo que nos hace enfermar ahora son las “superexigencias” de la sociedad. Nunca hasta ahora ha habido en la Historia de la humanidad tantos requisitos para ser feliz.

¿A cuáles se refiere?
Parece que estamos obligados a ser guapos, delgados, deportistas, tener pareja, buen trabajo, buen sueldo, hijos estupendos, muchos amigos, saber idiomas, haber viajado, aprender a cocinar, manejarse a la perfección con las cosas del hogar... si te paras a pensar, hace cincuenta años la gente no estaba bombardeada con tantas exigencias.

"ESTA SOCIEDAD NECESITA VOLVERSE MÁS 'HIPPIE', MÁS ECOLÓGICA A NIVEL RACIONAL"

Cierto, pero reconocerá que, en general, existe en el ambiente cierta sensación de que la gente es “comodona”, sobre todo jóvenes y adolescentes.
En mi libro cuento la historia de un niño de 13 años que se quería suicidar porque había suspendido 3 asignaturas. Detrás de su actitud había una presión bestial de sus padres, que le agobiaban con el siguiente discurso: “si suspendes repetirás curso; si repites, te pueden expulsar del colegio; si te echan, te será difícil entrar en la universidad; si no te licencias, serás un pobre hombre que pedirá a la puerta de una iglesia...”. Y el niño se lo había creído. Situaciones como estas se repiten con frecuencias en nuestra sociedad. ¿Es acaso esa una vida “comodona”?

Desde luego que no. ¿Y qué propone usted ante este problema?
Que nos volvamos, por decirlo de algún modo, un poco más “hippies”, más ecológicos a nivel racional. Si esta sociedad no quiere irse al garete, debe aprender a simplificar, al menos mentalmente. No exigirnos tanto. Ser un poco como nuestros abuelos: gente voluntariamente más sencilla. Eso o el colapso.

"Son frecuentes los casos de padres que presionan a sus hijos con exceso en los estudios", dice el experto psicólogo Rafael Santandreu

Hombre, no exagere. Tampoco nos vamos a ir al garete...
¿Usted cree? Le doy un dato: según la OCU, 1 de cada 4 españoles toma psicofármacos porque no se aguantan en pie. Cuando yo estudiaba la carrera, hace veintipico de años esa proporción era 1 de cada 10. A este ritmo de crecimiento, en quince o veinte años la mitad de la población estará tomando psicofármacos. ¿Se puede imaginar el impacto que tendrá eso, no sólo social sino también económico?

Nuestro sistema económico está basado en el consumo. Así es el capitalismo.
La filosofía capitalista se resume en una frase: “más es mejor”. Sufrimos porque hemos comprado esta filosofía aburda, queno se sostiene a largo plazo. La ecología nos enseña que “más no es mejor”, sino que “la medida justa es lo mejor”. Un ecosistema tiene un determinado número de hormigas porque eso repercute en beneficio del todo. Si  artificialmente triplicamos el número de hormigas, provocaremos un gran desastre ecológico.

"LA MITAD DE LAS PAREJAS SE ROMPERÁ ANTES DE LLEGAR A LOS DIEZ AÑOS DE CONVIVENCIA"

¿Y qué me dice de los desastres sentimentales? Muchas parejas se separan en vacaciones. ¿También aquí debemos aprender de los abuelos?
El modelo de familia de nuestros abuelos funcionaba a costa de tener a la mujer como esclava del hombre. Hablo en términos generales. Es cierto que las parejas eran más estables, pero sobre una base artificial y con un coste desproporcionado para la mujer.

Ahora bien, el modelo de pareja actual tampoco funciona. La mitad de las parejas se rompen antes de llegar a los diez años de convivencia. Y un 75% antes de llegar a los 15.

Más de 150.000 lectores han comprado el libro "El arte de no amargarse la vida", escrito por el psicólogo Rafael Santandreu  -Foto: lainformacion.com

¿Qué nos ha pasado? Se supone la revolución sexual mejoraría las relaciones de pareja.
La revolución sexual no aportó un ingrediente esencial para convivir en pareja. La regla de oro consiste en no quejarse jamás. Hay que aceptar al otro como es y saber que no necesitas que sea de otra manera para amarlo y ser feliz. Pero nosotros pensamos lo contrario: hay que defenderse, hay que exigir, que hay que obligar...

Una relación de pareja debe tener obligaciones. Por ejemplo, ser fiel.
Claro, pero la verdadera fidelidad existe por voluntad de cada parte, no por exigencia de uno a otro. A las personas se les puede transformar mediante la sugerencia, no con exigencias. Todo el mundo quiere ser feliz, pero no queremos que nos exijan serlo conforme entienden los demás. Cuando exigimos, el otro piensa a su vez en lo que te puede exigir a ti. Eso conduce a una espiral que termina en ruptura. Una pareja no puede sostenerse a base de exigencias mutuas.

Con un rostro entristecido y voz afligida, el Papa repasa los males que afligen al mundo

Con un rostro entristecido y voz afligida, el Papa repasa los males que afligen al mundo

Hace 9 minutos |

El papa Francisco quiso golpear de nuevo las conciencias al recordar las "muchas lágrimas" que se vierten en esta Navidad. Comenzó por las poblaciones de "Irak y de Siria.

La percepción de la justica en EEUU depende de la raza

La percepción de la justica en EEUU depende de la raza

Hace 25 minutos |

Una encuesta  CNN / ORC refleja que solo el 21 por ciento de los estadounidenses no blancos considera que la justicia es justa frente al 50 por ciento  de ciudadanos

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en España

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel