AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Lunes, 15/02/16 - 00:14 h

Turismo

Conquista la ruta de Alejandro Magno

Theodore May, Cairo (Egipto) | GlobalPost

Viernes, 03 de diciembre del 2010 - 16:00

[ 0 ]
Hace 2.400 años Alejandro Magno recorrió el desierto del Sáhara y descubrió su 'vocación'.
  • Solo en bici por el Sáhara
    Solo en bici por el Sáhara
    Eran cerca de las 9.30 de una mañana de mediados de octubre cuando de repente tuve la sensación de que estaba volando. Momentos antes me había inclinado sobre el manillar de mi gastada bicicleta para echar una ojeada a los frenos delanteros. Eso fue suficiente. Al apartar los ojos de la carretera durante un minuto acabe encallando en un banco de arena, volando sobre el manillar y cayendo de cabeza en el desierto en medio de un ataque de risa.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Atención, camellos
    Atención, camellos
    Antes de empezar mi viaje de seis meses para recorrer los pasos de Alejandro Magno por Oriente Medio me encargué de preparar un kit de primeros auxilios lleno de gasas, vendas, alcohol de masajes, etc.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Y va en serio
    Y va en serio
    Me imaginé que cualquier persona que quiera ganarse la vida caminando con una mochila repleta de cosas es probable que sufra unas cuantas caídas. Seis meses de caminata y todavía no me había caído. Pero en tres días en bicicleta ya había tenido dos oportunidades de expresar mi afecto por la arena del desierto.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Inhóspito desierto
    Inhóspito desierto
    Hacer el viaje de casi 1.000 kilómetros de Alejandro Magno a través de la vasta e inhóspita extensión del desierto del Sáhara ha supuesto un enorme desafío logístico. Si lo hiciese caminando, tal y como vengo haciendo, me llevaría un mes y medio. Así que decidí enfrentarme a ese tramo en bicicleta.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Pollo en el oasis
    Pollo en el oasis
    El viaje de dos días desde la costa mediterránea al oasis de Siwa pareció confirmar mi teoría. Llevaba el viento a mi espalda, la carretera era plana y apenas hay tráfico. Me pasé la primera noche en el desierto codo con codo con dos viejos beduinos en la caseta de un guarda al lado de una torre de telefonía.Por la noche la ciudad de Siwa se animaba, hacían pollos en la calle y la gente salía al exterior.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Oasis de Siwa
    Oasis de Siwa
    Siwa fue el objeto del temerario viaje de Alejandro a través del desierto, y un punto destacado del viaje para mí. Tras fundar la ciudad costera de Alejandría, el ejército macedonio salió en búsqueda del oasis con el propósito de hacer realidad el sueño de Alejandro de conseguir que el famoso oráculo de Siwa le nombrase Faraón de Egipto como descendiente de los dioses.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Oráculo de Alejandro Magno
    Oráculo de Alejandro Magno
    Debido a que está a nueve horas por carretera de El Cairo, el oasis está bastante aislado del mundo exterior. Sus habitantes continúan hablando un dialecto propio y los "taxi-burros" son todavía el mejor método de transporte para los extranjeros. En Siwa se encuentra todavía el pequeño templo donde Alejandro Magno mantuvo su audiencia con el oráculo.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Tumbas egipcias
    Tumbas egipcias
    Algunos historiadores dicen que fue el hecho de que el oráculo le declarase descendiente de los dioses lo que impulsó a Alejandro a intentar conquistar el mundo conocido hasta entonces.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Tienda de mermelada orgánica en medio del desierto
    Tienda de mermelada orgánica en medio del desierto
    Tras varios días en el oasis, donde había tiendas de productos locales como ésta de mermelada orgánica, mi padre se unió a mi viaje. Quería acompañarme en una parte de mi ruta, y se entrenó en bicicleta una o dos semanas antes de viajar para hacer conmigo los casi 800 kilómetros por el desierto entre Siwa y El Cairo. Fue en ese tramo cuando se presentaron los problemas.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Necesidad de ayuda
    Necesidad de ayuda
    Me di cuenta rápidamente porque estaba bebiendo seis litros de agua al día, y así era físicamente imposible llevar encima bebida y comida suficiente para todo el trayecto que quedaba por delante. Lo arreglamos contratando a un par de personas en Siwa para ayudarnos con un coche de apoyo. Ellos llevaban en un jeep el agua, cocinaban y montaban un campamento por la noche, mientras que mi padre y yo nos dedicábamos a pedalear en nuestras viejas bicicletas.

    Ver imagen en tamaño completo

  • En 4x4 obligados
    En 4x4 obligados
    Nuestro segundo problema logístico se produjo cuando agentes de los servicios secretos egipcios nos prohibieron ir en bicicleta de Siwa a Bahariya, el siguiente oasis en nuestro itinerario. Después de varias rondas de negociaciones por la noche en barracones militares nos dieron permiso para ir en bicicleta un día y conducir el resto del tiempo hasta llegar a Bahariya. Fue en Bahariya, por lo tanto, donde comenzamos nuestra etapa final de cuatro días hasta El Cairo.

    Ver imagen en tamaño completo

  • Viento y más viento
    Viento y más viento
    También fue allí donde aprendimos una lección básica para los ciclistas extranjeros en Egipto: la carretera que tienes por delante siempre es cuesta arriba, y el viento siempre lo llevas de frente. Tal y como nos diría más tarde un guía local: “¿Por qué vinisteis pedaleando en esta dirección? ¡Si vais hacia el otro lado, es todo cuesta abajo y con el viento a favor!”.

    Ver imagen en tamaño completo

Únete a nuestros seguidores

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter