¿El peor taxista del planeta? Bebía y fumaba al volante, era maleducado, agresivo y acumulaba 17 denuncias


  • El chófer australiano había recibido 17 denuncias por ofrecer un servicio deficiente.

  • Beber mientras conducía con pasajeros o no ayudar a una embarazada son algunas.

El taxista ha sido suspendido por un tribunal australiano tras recibir 17 denuncias.

El taxista ha sido suspendido por un tribunal australiano tras recibir 17 denuncias.

No te quejes porque el taxista haya sido borde contigo. Piensa que el trayecto habría sido mucho peor de haber subido en el coche de Nicholas Charles Brown. Es posible que no le conozcas. Y es posible que algún productor de Hollywood ya esté pensando en hacer una película sobre el taxista australiano con peor reputación de la historia.

Cobrar de más, dar mal el vuelto, fumar dentro del vehículo, no ayudar a una embarazada, ser maleducado, agresivo, no conocer la ruta hasta el aeropuerto o "consumir alcohol y conducir peligrosamente con pasajeros a bordo".

La lista de quejas que ha recibido Brown es larga. Han hecho falta 17 reclamaciones para que un tribunal de Sidney haya decidido quitarle la licencia, como explica la información de 'The Sydney Morning Herald'.

¿Sus peores carreras?

La lata de Jack Daniel's. Dos jóvenes australianas pusieron una de las últimas quejas. Una vez subidas en el taxi, Brown "se puso las gafas de sol, subió la música y comenzó a cantar en voz alta", explicó una de las pasajeras durante el juicio. Antes de bajarse (después de un trayecto de conducción violenta), tomaron una foto de la lata de alcohol. El chófer se ha defendido diciendo que el anterior cliente se la había dejado allí.

Un viaje de 134 dólares. Otro de los demandantes ha denunciado a Brown por desviarse tantas veces en un trayecto que al final le quiso cobrar 134 dólares. El taxista australiano se ha defendido una vez más, explicando que no tomó el camino más corto porque el cliente no se lo había pedido.

"Lo puedes hacer tu". Una vez en el aeropuerto, una mujer embarazada y su marido le pidieron ayuda para descargar las maletas. Sin embargo, Brown descartó la propuesta de forma... ¿poco educada? Por si fuera poco, cuando fueron a pagar el viaje, el taxista exigió que lo hicieran en metálico. Aquella vez, Brown tuvo que irse sin cobrar.