AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 01/08/14 - 16: 03 h

gente

Multan a una madre por hacer que su hija entre a McDonald's a comprar un helado... acompañada por un pony

G.R.S.

viernes, 26/07/13 - 09:00

[ ]
  • Trataron de comprar el helado en el McAuto pero no se lo permitieron y le indicaron que entrara al local.
  • El problema llegó cuando el pony hizo sus necesidades en el local y los encargados llamaron a la policía.
Christine McGrail y su hija Olivia querían tomar un helado después de pasear a caballo.

A diario vemos a algún perro atado a una farola esperando a que su dueño compre el pan. Y es que es comprensible que las mascotas acompañen durante esos paseos rutinarios. En un contexto similar, Christine McGrail y su hija Olivia volvían de dar un paseo con sus mascota y decidieron pasar por McDonald's a comprar un helado.

Sin embargo, hay un detalle a tener en cuenta, y es que las mascotas de la familia McGrail son más grandes que un perro. Madre e hija intentaron comprar el helado en el autoservicio para coches, acompañadas de su caballo y su pony, respectivamente. Pero los trabajadores del McDonald's de Whitefield (Inglaterra) no vieron lógico que la mujer, su hija y los animales hicieran el pedido en el McAuto.

En el momento, los gerentes de la franquicia les invitaron a desmontar y a pasar al local. Así que la madre británica no dudó en aceptar el cumplido, aunque en vez de dejar a los animales atados fuera, hizo que su hija Olivia entráse en el local con su pony Minnie. Tanto el personal del negocio como los clientes, se quedaron más que sorprendidos viendo a la niña y a su mascota pasar.

Sin embargo, el conflicto estaba por llegar. Ante la situación, el animal no contuvo su naturaleza y acabó 'dejando un regalo' en el suelo del McDonald's, para desagrado de los que allí cenaban y de los comensales que estaban cenando. Minutos después, la policía local llegó al restaurante para resolver el enredo.

McGrail admite que actuó "precipitadamente", pero que no las trataron justamente. "La gente se piensa que entramos al galope en el restaurante y Minnie es un animal bueno, que ama a la gente", ha dicho la madre al Daily Telegraph. "Cuando me dijeron: 'no puedes ir por el McAuto pero puedes entrar al local' pensé: 'muy bien, es lo que voy a hacer".

La vecina de Whitefield asegura que "en los últimos años hemos venido a McDonald's a caballo en múltiples ocasiones". Además, según defendió: "no he visto a nadie aterrorizado, todos parecían ver el lado divertido de la situación. Siempre venimos y nos atienden, hay muchas escuelas de montar a caballo en los alrededores".

Por su parte, las autoridades tampoco parecían compartir la visión de McGrail, por lo que recibió un multa de 90 libras (casi 105 euros) por desorden público. Además, la madre no podrá volver al McDonald's en cuestión. Y es que los agentes afirman que "tanto el olor como la situación han causado un obvio malestar en los clientes".

Destacamos

Lo más visto en Gente

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel