Botella despide con afecto y reconocimiento a villanueva y núñez


La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, despidió este jueves con “afecto y aprecio” y el mayor de los reconocimientos personales y profesionales al exvicealcalde, Miguel Ángel Villanueva; a la exresponsable de Seguridad, Fátima Núñez, y a Antonio de Guindos, cargos municipales que han perdido toda o parte de su responsabilidad en el cambio de gobierno anunciado el miércoles y ratificado por la Junta de Gobierno.
En una multitudinaria rueda de prensa en el palacio de Cibeles, Botella defendió la “máxima honestidad” con la que, aseguró, ha desempeñado su trabajo en el Ayuntamiento de Madrid el recién dimitido Miguel Ángel Villanueva, a cuya comparecencia del miércoles remitió cuando fue preguntada por las circunstancias de su abandono. Agregó de él que siente “el máximo afecto y respeto político y personal”.
De Núñez, quien ocupó la relevante cartera de Seguridad en el Consistorio, y que este jueves celebró su primera reunión formal como concejala del distrito de Carabanchel, Botella afirmó que “respaldo absolutamente su actuación”, mientras que de De Guindos, quien en la remodelación de gobierno pierde precisamente el área de Seguridad, dijo que “es una de las personas más importantes del Ayuntamiento, lo que es un lujo”.
Para fortalecer los argumentos que explicarían su decisión de remodelar el gobierno municipal, dos meses después de la tragedia del ‘Madrid Arena’, Botella afirmó que el Ayuntamiento es una “máquina de gestión”, y que “esta institución es de todos, y si se cometen errores tenemos que salvaguardar la institución”.
A eso se uniría, agregó, la necesidad de avanzar en un gobierno más “compacto”, de modo que “se puedan realizar nuestras funciones con mayor economía de medios”.