ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

El 'think tank' de CEOE difunde datos sobre la baja afiliación sindical en España


  • Publica una nota a partir de datos de la OCDE que revela que España tiene una de las tasas de afiliación a sindicatos más baja de todos los países desarrollados.

  • Apenas 16 de cada 100 trabajadores españoles tiene el carné de un sindicato.

La Cumbre Social retoma su actividad para impulsar el debate y las movilizaciones

La Cumbre Social retoma su actividad para impulsar el debate y las movilizaciones

El Instituto de Estudios Económicos (IEE), una especie de servicio de estudios y laboratorio de ideas de CEOE, ha circulado una nota informativa que pone de manifiesto la reducida tasa de afiliación sindical que existe entre los trabajadores españoles.

La nota, elaborada a partir de la información disponible en el informe 'Trade Union Density 2011' realizado por la OCDE, sitúa a España como uno de los países desarrollados en que menos trabajadores tiene carné de un sindicato.

Apenas un 15,9% del conjunto de la fuerza laboral española está afiliada a un sindicato, una tasa que se sitúa por debajo de la media de la OCDE (17,5%) y que apenas supera la registrada en otros ochos países entre los que se cuentan Francia, Estados Unidos o México.

El dato contrasta, por el contrario, con las tasas de sindicalización de los países nórdicos, en el entorno del 70%, y en otros países vecinos como Alemania (18,5%), Portugal (19,3%), Reino Unido (25,8%) o Italia (35,1%).

Los sindicatos españoles no pierden afiliados

La lectura positiva que pueden extraer los sindicatos españoles de los datos de la OCDE es que han conseguido sortear la caída generalizada de la afiliación sindical que ha tenido lugar en todo el mundo desarrollado en la última década.

La tasa de afiliación sindical en la OCDE, por ejemplo, cayó del 19,9% a 17,5% entre 2001 y 2011 según el informe; y se redujo en 28 de los 34 países analizados.

Apenas en un puñado de países los sindicatos incrementaron su grado de penetración en el conjunto de la fuerza laboral (Noruega, Bélgica, Italia y Chile), mientras que en España, al menos, no perdieron afiliación.