Alemania pide a sus desempleados que no coman carne, tomen agua del grifo y vendan sus muebles

  • La oficina de empleo de la ciudad de Pinneberg distribuye una guía para que las familias que reciben un subsidio estatal aprovechen mejor su dinero.

  • El folleto tiene muchos dibujos y colores para hacerlo más atractivo y entretenido.

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

Recomendaciones para desempleados de Pinneberg - Alemania

La oficina de empleo de la ciudad de Pinneberg, en el estado federado de Schleswig-Holstein, elaboró un folleto para entregarlo a las familias que reciben subsidios del estado.

Los protagonistas son los Fischer y el texto, ilustrado con muchas imágenes, muestra cómo van cambiando sus hábitos el objetivo de ahorrar y aprovechar mejor el dinero.

Una de las medidas que toma esta familia 'ejemplar' es dejar de comer carne durante una semana, a lo que la niña responde alegremente "siempre quise ser vegetariana", según la publicación de periódico Bild.

Otros cambios que recomienda el folleto son: beber agua del grifo en lugar de comprar botellas de agua mineral, ducharse en vez de tomar baños de inmersión y plantar verduras. Además, en una de las imágenes se ve al señor y la señora Fischer comprando ropa en una tiende de descuentos.

La familia ficticia también decide vender muebles viejos y el texto aclara que el dinero recibido no afectará al beneficio social.

El periódico destaca que esta medida tiene sus admiradores y detractores.

El polémico folleto también está on line.