AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 23/04/14 - 22: 40 h

Mundo

'Cazadores de plagios', la especie que mantiene en vilo a los políticos tramposos de Alemania

María Torrens Tillack

viernes, 08/02/13 - 06:00

[ ]
  • Son ciudadanos defensores de la ciencia, hartos de que se copien trabajos de doctorado.
  • Su activismo antiplagio ya ha puesto en evidencia a dos ministros de Merkel.
'Código de barras' ideado por el 'cazador de plagios' Klicken que indica un 94% de plagio (marcado en rojo y negro) en la tesis doctoral del exministro de Defensa alemán Guttenberg  -Foto: GuttenPlag Wiki

Ni los presuntos casos de corrupción que sacuden a su socio español, ni los datos del paro que también aumentan en Alemania. El responsable de los últimos quebraderos de cabeza de Angela Merkel es un bloguero que se hace llamar Robert Schmidt.

Él fue quien dedicó un blog para investigar la tesis doctoral de la ministra de Educación, Annette Schavan, que ahora se ha quedado sin su título. La Universidad de Düsseldorf ha comprobado la denuncia pública de Schmidt y ha tenido que reconocer que pasaron por alto un plagio. De momento, la canciller alemana defiende que Schavan siga en su puesto. Pero este asunto no es precisamente lo ideal para afianzar su popularidad a poco más de medio año para las elecciones generales.

En 2011, las investigaciones de ‘PlagDoc’ y su plataforma GuttenPlag ya acabaron con la prometedora carrera del ministro más popular del Gobierno de Angela Merkel, el exministro de Defensa Karl Theodor zu Guttenberg. El anónimo cazador de plagios se hizo eco del plagio que había descubierto un abogado en el texto de quien hasta entonces se consideraba el heredero natural de la canciller. Con la colaboración de internautas anónimos, sacaron a la luz que el 94,4% de los pasajes estaban copiados de otros textos sin la pertinente cita. La Universidad de Bayreuth, que le había concedido el título de doctor, se lo acabó retirando.

“No me puedo imaginar que [Annette Schavan] siga siendo ministra [de Educación] la semana que viene. Su credibilidad ha quedado destruida”, opina el cazador de plagios Martin Klicken, seudónimo de uno de los fundadores del portal colaborativo VroniPlag.

Este ingeniero doctorado y treintañero prefiere mantener el anonimato para evitar represalias. Ya participó en la iniciativa que destronó a Guttenberg y la plataforma donde colabora ahora activamente, VroniPlag, ha publicado 40 casos de supuestos plagios, 12 de ellos eran de políticos. Aún así, asegura que le interesa “el lado científico, no solo el político”.

GuttenPlag, SchavanPlag, PlagiPedi, VroniPlag… existe todo un ejército en la Red alemana para combatir las copias de trabajos doctorales.

Un referente para esta particular comunidad de cazadores es el experto austríaco en la materia, Stefan Weber. Y él admira a la vez la labor de estos activistas que califica de “inmensamente importante”.

“Los responsables tendrían que haber desechado los trabajos de ambos ministros desde el principio”

Este profesor de teoría de medios no tiene ninguna duda sobre las copias de ambos ministros cristianodemócratas, que también ha examinado. “Los responsables tendrían que haber desechado los trabajos desde el principio”, afirma. Dice que no le hizo falta leer las tesis de Schavan y Guttenberg al completo: “Cuando encuentro muchos plagios en un trabajo, ni siquiera tengo que leer el contenido de arriba abajo. En ese caso es una simulación de un texto y como tal no tiene valor alguno para la ciencia y la adquisición de conocimientos”.

Weber encontró hace diez años una motivación clara para el que desde 2007 se ha convertido en su otro trabajo: sufrió en sus propias carnes el plagio de su tesis doctoral. Cuenta que a dos de sus tres “plagiadores” les retiraron el título. Además, asegura que muchos estudiantes no saben citar correctamente. Ahora suele llevar a cabo revisiones de tesis doctorales por encargo de un bufete de abogados.

“La crítica a publicaciones científicas debe ser siempre posible y discutida abiertamente”, opina Martin Klicken. “Me parece bueno poner al descubierto el engaño, da igual si es un profesor universitario o un político”.

Klicken asegura que fueron ellos quienes empezaron a investigar a Schavan en diciembre de 2011, pero “por diversos motivos” decidieron no publicarlo en su web, sabiendo que algún otro lo podría hacer.

"Los plagiadores de la era de la imprenta como Schavan se podían sentir seguros hasta hace poco"

Stefan Weber reconoce que es sorprendente que haya gente que en plena era digital piense que no va a ser descubierta, pero “los plagiadores de la era de la imprenta como la señora Schavan se podían sentir seguros hasta hace pocos años”.

En Alemania se aceptan cada año unas 25.000 disertaciones doctorales, según Weber, que vive a caballo entre Austria y Alemania. “Si solo se ha plagiado un 1% de ellas, tenemos en Alemania miles de falsos académicos de las últimas tres décadas”, calcula, a la vez que critica la falta de cifras oficiales.

¿Pero con la era digital no deberían los propios profesores ser capaces de detectar al menos indicios de plagio? “Como tarde desde 2005, todo el mundo tendría la posibilidad de experimentar con software antiplagios o simplemente con el buscador de Google”, opina Weber, autor de un libro titulado El Síndrome del Google-Copy-Paste (2008). “Muchos [profesores] no están abiertos a las nuevas posibilidades tecnológicas”, arguye.

Los cazadores de plagios buscan dignificar los títulos de doctor y destapar a los estafadores

De hecho, el profesor asegura que en el caso del exministro de Defensa “bastaba con googlear las primeras palabras de la introducción para descubrir el plagio”. Fue un plagio “mucho más torpe y descarado” que el de la actual ministra de Educación descubierta ahora. Y la publicó en 2009, según el diario Die Zeit. Así que la “era de la imprenta” a la que se refería Weber en el caso de Schavan ya había evolucionado a una más digital tiempo atrás.

Algunas voces críticas en Alemania opinan que los cazadores de plagios deberían preocuparse por asuntos más importantes en medio de la crisis financiera, pero Klicken responde que la vida sigue y también existen otras preocupaciones pegadas al día a día: “La educación y la ciencia son muy importantes para nosotros. Los estafadores dañan tanto a la ciencia como a la política [y] en ambos sectores necesitamos personas que trabajen con esmero y de forma honrada”.

María Torrens Tillack

Responsable de la sección Mundo

Moscú acusa a Kiev y Washington de distorsionar el acuerdo de Ginebra

Moscú acusa a Kiev y Washington de distorsionar el acuerdo de Ginebra

Hace 18 minutos |

Moscú considera que Occidente es sincero en lo que se refiere a buscar la paz en Ucrania.

"Le sigo mandando mensajes todos los días"

"Le sigo mandando mensajes todos los días"

Hoy, 21:33 h. | R. Breeze

Los familiares de los desaparecidos se aferran a la esperanza mientras el país entero se vuelca con los funerales de los cuerpos recuperados.

Destacamos

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android

iplabel