Drama inesperado: Alemania deja estudiantes sin techo


  • Muchos estudiantes universitarios vagan de sofá en sofá de las casas de amigos que los acogen.

  • La Universidad de Hamburgo habilitó camas en polideportivos para dar cobijo a estudiantes por falta de residencias.

Desahucios paralizados en España

Desahucios paralizados en España lainformacion.com

Una caballería en Perú

Una caballería en Perú lainformacion.com

Lucha por una infravivienda en Ventanilla

Lucha por una infravivienda en Ventanilla lainformacion.com

Alemania está en pleno 'boom' inmobiliario

Alemania está en pleno 'boom' inmobiliario lainformacion.com

Camboya quita hogares para poder construir

Camboya quita hogares para poder construir lainformacion.com

Paraguay llora a sus muertos

Paraguay llora a sus muertos lainformacion.com

Disparos en el aire en Grecia

Disparos en el aire en Grecia lainformacion.com

Israel desaloja asentamientos de sus ciudadanos

Israel desaloja asentamientos de sus ciudadanos lainformacion.com

Campistas todo el año en Reino Unido

Campistas todo el año en Reino Unido lainformacion.com

Lina es estudiante de Ciencias Políticas en Hamburgo, pero no puede dedicar todo el tiempo y energías que quisiera a sus estudios. Otra preocupación más urgente le ronda la cabeza: encontrar una habitación donde asentarse.

Pasa el día fuera de casa, porque no la tiene. Por la noche, trata de acomodarse en el cubículo que le han podido ofrecer unos amigos.

" Vivo en una habitación tan pequeña que no está permitido alquilarla. Por eso no puedo poner mi nombre en el timbre o en el buzón. Nadie lo puede saber de forma oficial", indica en un reportaje de la cadena alemana Deutsche Welle.

"La ciudad es rica y cada vez más barrios se vuelven inalcanzables para los sueldos normales", indica la cadena. El 'boom' inmobiliario que vive Alemania, del que informamos aquí recientemente, provoca un alza en los precios inasequible para muchos jóvenes estudiantes.

Lina podría pagar hasta 350 euros de alquiler, pero incluso en los codiciados pisos compartidos piden más dinero por una habitación. La oficina universitaria de estudiantes organizó al inicio de curso camas en polideportivos para acoger a los alumnos, mientras las listas de espera de las residencias universitarias siguen siendo altas.

"Desde la crisis financiera, la gente invierte en propiedades [inmobiliarias]", explica Sylvia Sonnemann de la Asociación de Inquilinos de Hamburgo. " Los productos inmobiliarios valen ahora como un puerto seguro frente a crisis externas que amenazan al patrimonio", escribía recientemente un analista de InmobilienScout24, uno de los principales portales inmobiliarios de Alemania.

Tini destina su sueldo de 400 euros íntegramente a una habitación de alquiler, pero con sus padres viviendo a dos horas de su trabajo, descartó volver al nido. Para ella ya ha acabado el trasiego, pero pasó un tiempo deambulando de piso de acogida en piso de acogida: "Me preparaba la mochila, la dejaba en casa de unos amigos y por la noche me buscaba un sofá o una cama donde dormir. No tenía un lugar fijo donde pasar la noche".

Deutsche Welle dice que Hamburgo no es una excepción para casos como éste y advierte de que la cifra de estudiantes sin techo está creciendo.