AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

domingo, 21/09/14 - 04: 04 h

Mundo

El barrio de los 10.000 indigentes a la sombra de Hollywood

Roberto Arnaz

miércoles, 06/02/13 - 11:52

[ ]
  • El 20% de los habitantes de esta zona deprimida al este de Los Ángeles son veteranos de guerra con problemas mentales o de abuso de drogas.

  • Entre sus 15 manzanas, sus 50 edificios y sus aceras duermen cada día el 15% de los ‘sin techo’ de la ciudad.

 

Skid Row: el barrio de los 10.000 indigentes a la sombra de Hollywood

A poco más de dos kilómetros del Staples Center, donde las noches de partido se reúnen los ricos y famosos de Hollywood para animar a los Lakers, se encuentra un pequeño barrio en el que se concentra la mayor población de ‘sin techo’ de todo Estados Unidos. Nada menos que 10.000 indigentes duermen cada noche en Skid Row, la zona más degradada de Los Ángeles, un gueto habitado por veteranos de guerra, enfermos mentales y adictos a la droga.

Situado en el centro histórico de Los Ángeles, Skid Row es un pueblo fantasma en el corazón de la urbe más poblada del país. De 6 de la mañana a 9 de la noche, sus calles están casi vacías. A partir de esa hora se inicia una dramática procesión en busca de un lugar en el que pasar la noche.

Cada jornada miles de personas buscan refugio entre los muros y las aceras de esas 15 manzanas, sus 50 bloques de edificios y menos de un kilómetro cuadrado de asfalto en el que se concentra el 15% de los casi 90.000 indigentes que viven en el Condado de Los Ángeles, formado por 88 pequeñas localidades con una población de más de 18 millones de habitantes.

Los más afortunados consiguen una de las 6.000 camas que ofrecen las asociaciones benéficas. Otros acuden a los refugios de urgencia o deciden pelear por un espacio en las decenas en alguno de los antiguos hoteles de la zona, ahora ocupados. El resto, pasa la noche al raso.

Entre 2.000 y 2.500 personas montan cada día una hilera de tiendas de campaña a lo largo de las aceras de Skid Row, según los datos que maneja la Agencia de Desarrollo de la ciudad de Los Ángeles. Las autoridades permiten este ‘camping urbano’ con una condición: a las 6 de la mañana no debe quedar ni una en pie.

Una mejora notable

Pese a la crudeza de estos datos, la situación de Skid Row ha ‘mejorado’ en los últimos cinco años. En 2006, el censo de indigentes que pernoctaba en el barrio llegaba a las 80.000 personas y sus calles contaban con un índice de criminalidad e insalubridad muy superiores a las del resto de la ciudad.

Aquel año el respetado jefe de policía Bill Bratton promovió la ‘Iniciativa de seguridad ciudadana’, basada en el aumento de la presencia policial y la construcción de alojamientos para personas en situación de exclusión social.

El Cuerpo de Policía de Los Ángeles (LAPD) destinó 50 agentes nuevos a Skid Row, se consiguió realojar a 50.000 ‘sin techo’, con especial atención a mujeres, madres solteras y familias. Además, se habilitaron 33 refugios con camas y se inició el reparto diario de hasta 8.000 raciones en comedores promovidos por organizaciones sin ánimo de lucro.

En estos año se han creado cuatro pequeños centros médicos, sin demasiados recursos, para atender urgencias. En los últimos cuatro años el número de muertes se ha reducido un 36%, según un estudio realizado por la Universidad California Los Ángeles (UCLA). Pese a todo, en 2011 fallecieron 123 personas en Skid Row, 15 de ellos de frío sobre la acera.

Del ‘boom’ del ferrocarril a la decadencia

Lo que hoy se conoce como Skid Row nació sobre 1870 como un próspero centro industrial al calor de la llegada del ferrocarril a la ‘megaurbe’ californiana. Miles de personas, la mayoría hombres solteros y muchos pertenecientes a minorías, se instalaron en la zona para buscar trabajo y fortuna en la nueva y pujante industria.

El barrio se llenó de sobrios edificios de viviendas y pequeños hoteles de paso. El trasiego de trabajadores fue constante hasta la Gran Depresión. Con el hundimiento de la economía estadounidense tras el crack bursátil, miles de desplazados acabaron malviviendo en un área cada vez más depauperada.

El alcoholismo se propagó como una plaga en Skid Row, problema que se agravó con la adicción a la droga de muchos de los veteranos de Vietnam que se instalaron en el barrio tras su regreso a los Estados Unidos. La tendencia se ha mantenido y hoy: el 20% de los habitantes son exmilitares que mayoritariamente presentan enfermedades mentales.

¿El fin a la ciudad de los ‘sin techo’?

La envidiable ubicación del gueto angelino ha hecho que a lo largo de los años se hallan sucedido los planes para reconstruir la zona y convertir el centro histórico de la ciudad en una zona residencial de clase media-alta y un destino turístico atractivo.

Con el Staples Center, el estadio Olímpico y el Centro de Convenciones de Los Ángeles  como epicentro, el plan urbanístico del ayuntamiento pasa por recuperar las zonas más deprimidas del ‘downtown’ angelino.

Sin embargo, el estallido de la crisis ha permitido que a día de hoy aún exista un pequeño barrio del tamaño del neoyorquino Central Park en el que cada día malviven más de 10.000 personas a la sombra de Hollywood y sus millonarias estrellas.

Roberto Arnaz

Responsable de Actualidad y Portada

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel