AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 26/12/14 - 12: 34 h

Mundo

El día que los judíos tienen prohibido trabajar y otras curiosidades de su tradición (2/2)

María Torrens Tillack

miércoles, 06/02/13 - 09:33

[ ]

(Página 2 de 2).

  • Tirabuzones para ellos y pelucas para ellas

Los hombres y niños judíos ultraortodoxos llevan tirabuzones, y algunos adultos también se dejan barba, porque el Levítico indicaba que “no raparás el extremo lateral de la cabeza”. Ellos lo aplican literalmente.

Las mujeres casadas en las comunidades más tradicionales suelen ir cubiertas con un pañuelo o gorro, en el caso de las ultraortodoxas incluso con una peluca. “Al final tienen pelucas preciosas que a veces parecen mucho más ‘pecaminosas’ de lo que sería su propio cabello, porque pueden provocar pensamientos ‘impuros’”, opina Smid.

  • Lavarse a fondo tras la menstruación o hurgarse la nariz

El lavado de manos ritual se realiza en un cacharro lleno de agua y se hacen tres abluciones, primero en la derecha, luego en la izquierda. Finalmente se reza una oración.

Las mujeres deben hacerlo después de la menstruación o el parto antes de tener relaciones sexuales con sus esposos. Hombres y mujeres tienen que llevar a cabo este ritual después de comer para poder recitar la oración de agradecimiento por el alimento.

“Normalmente, [este lavado ritual se realiza] en las festividades, pero los muy piadosos lo hacen siempre que [ingieren] una cantidad un poco mayor que un bocado de pan”, indica Smid.

Otros ejemplos en los que está indicado que se laven las manos a conciencia son después de tocar genitales, cuero o animales. También después de cortarse las uñas o el pelo, si se hurgan la nariz o los oídos o tras eyacular.

Hay casos, como la menstruación o el parto, que requieren un baño posterior por inmersión en el micvé, una suerte de bañera que habitualmente contienen las sinagogas. No hay lugar para la improvisación. Las normas rabínicas detallan que el agua debe ser fresca y correr, el baño debe realizarse de noche y la bañera tiene que estar en un lugar bajo. Hasta las medidas del micvé están definidas.

“En EEUU e Israel los micvaots se están convirtiendo en una especie de spa. La mujer de Sheldon Adelson [el magnate que construirá Eurovegas en el municipio madrileño de Alcorcón] ha abierto muchos micvaots por el mundo”, apunta Smid.

Explica que en 2006, un congreso de rabinos reconsideró las leyes del micvé, especialmente en relación con la menstruación, pero no cambiaron nada. Las ortodoxas sí respetan estas leyes, pero -por ejemplo en EEUU- “una buena judía” habitualmente no ve la necesidad de seguir estas normas, añade.

  • Polémica sobre la circuncisión

Es el rito por el que se inicia al niño en el judaísmo a los ocho días de nacer y la mayoría de familias practicantes someten al pequeño a este corte, aunque en el propio Israel existe polémica con ello y algunas familias optan por que su hijo decida cuando sea algo mayor, indica el profesor Castaño.

En Suecia y California, por ejemplo, hubo iniciativas parlamentarias hace un par de años para prohibir la circuncisión o rituales equivalentes en otras religiones, porque "algunos lo consideran una crueldad innecesaria".

En el caso de las niñas, solo necesitan pasar por una ceremonia de nombramiento para integrarse oficialmente en la comunidad judía.

  • El día en que está contraindicado trabajar

Al igual que en el catolicismo en principio el domingo es un día de descanso y oración, el judaísmo celebra su día santo en shabat (el sábado). Pero la fiesta más solemne de esta religión cuando se prohíbe trabajar es la del Yom Kippur, "el día del perdón".

Las normas dictan que los judíos no solo no deben trabajar en esta festividad anual, sino que lo apropiado es no lavarse ni usar zapatos de cuero. Es la culminación tras diez días de reflexión y arrepentimiento. Este día la sinagoga se llena: van los que no van el resto del año, apuntan los expertos.

Lo malo es que no solo está contraindicado trabajar. En teoría, los judíos tampoco pueden mantener relaciones sexuales ni comer ni beber durante 25 horas seguidas. Los más devotos, como en cualquier religión, son quienes respetan más preceptos.

<< ANTERIOR 1 | 2

María Torrens Tillack

Responsable de la sección Mundo

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel