ÚLTIMA HORA Un tiroteo en Texas deja varias víctimas

El Gobierno palestino dimite en bloque para renovarse de cara a las elecciones


El Gobierno palestino ha presentado su dimisión en bloque y el
primer ministro, Salam Fayad, deberá elegir a un nuevo equipo ministerial a petición del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, según fuentes oficiales.Tanto Fayad como otros dirigentes de Al Fatá, el partido de Abás que gobierna en Cisjordania, habían reclamado desde hacía tiempo una remodelación del Gobierno.Se espera que la reforma gubernamental dure dos semanas y que el nuevo ejecutivo incluya miembros de todas las facciones palestinas, y no sólo del partido que lidera Abás. También se prevé la reducción del número de ministros, que de los 21 actuales pasarían a ser 19. La decisión tiene lugar días después de que Abás anunciase la convocatoria de elecciones presidenciales y legislativas para el próximo mes de septiembre. La cita electoral ha sido rechazada por el movimiento islamista Hamás, que gobierna en Gaza y ha asegurado que no concurrirá a los comicios y que no permitirá que se lleven a cabo en la franja palestina. Hace apenas un año el delegado de Palestina en España (equivalente a embajador), Musa Odeh, declaraba en lainformacion.com que no celebrarían nuevas elecciones hasta que fuera posible hacerlo en todos los territorios ocupados. La situación de división política entre la ANP y el Gobierno de Hamás en Gaza han impedido hasta ahora la celebración de comicios, pese a que los mandatos presidencial y parlamentario han expirado. Las últimas elecciones legislativas palestinas tuvieron lugar en 2006, con la victoria de Hamás, a la que siguió un boicot de la comunidad internacional al Gobierno naciente. Las presidenciales, a las que Hamás no presentó candidato, se celebraron un año antes y fueron ganadas por Abás. La convocatoria de elecciones y el cambio del gabinete palestino podrían estar influenciadas por las protestas populares que se han extendido desde principios de año varios países árabes y que han acabado con los ejecutivos de Tunez, Egipto y Jordania.