AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

lunes, 28/07/14 - 19: 52 h

Mundo

El huracán Sandy descubre los restos de un misterioso naufragio que sirvió para encubrir un asesinato ocurrido en 1919

Roberto Arnaz

lunes, 19/11/12 - 13:48

[ ]
  • Una parte del la goleta William H. Sumner apareció frente a las costas de Carolina del Norte tras el paso del huracán.

  • La embarcación de transporte encalló el 7 de septiembre de 1919. El capitán apareció sin vida en su camarote y, aún hoy, no se sabe con seguridad si fue un suicidio o un asesinato.

El sangriento naufragio del Summer, desenterrado por el huracán Sandy  -Fotogaleria: Roberto Arnaz

¿Se suicidó o fue asesinado por la tripulación? La misteriosa muerte de Robert E. Cochrane, capitán novato de la goleta de tres mástiles William H. Sumner, ha vuelto a convertirse en noticia 93 años después. El huracán Sandy ha descubierto los restos de la embarcación frente a las costas de Carolina del Norte (EEUU) y ha servido para resucitar viejos fantasmas en la localidad costera de Surf City.

Ninguno de los testigos del sangriento naufragio del Summer vive ya, pero la historia de lo que sucedió al final del verano de 1919 ha pasado de generación en generación. La tarde del 7 de septiembre de aquel año la embarcación, que cubría la ruta entre San Juan de Puerto Rico y Nueva York cargada con 850 toneladas de fertilizantes y 30 toneladas de madera, se desvió de su ruta y encalló a menos de un kilómetro de la playa.

A la mañana siguiente, un solo hombre desembarcó de la goleta. El  primer oficial del Summer, Charles Lacey, contó como el capitán del navío, Robert E. Cochrane, se había perdido, obligando a la tripulación a navegar muy cerca de la costa hasta que quedaron atrapados en un banco de arena.

El marinero explicó a los lugareños de Surf City que la falta de experiencia de Cochrane, de sólo 24 años y que cumplía su primer viaje al timón de la goleta, provocó el accidente. Según el relato de Lacey, el joven capitán no pudo soportar la vergüenza y, horas después del naufragio, decidió poner fin a su vida disparándose en la cabeza.

Apuesto, inteligente y seductor, el primer oficial consiguió convencer a toda la ciudad de su versión de lo sucedido en el Summer. A todos menos a uno, el forense. Cuando subió al barco para dar fe del fallecimiento de Cochrane constató que el capitán llevaba muerto bastantes más horas de las que Lacey decía, así que le hizo la autopsia.

El examen concluyó que era imposible que se hubiese descerrajado un tiro: no tenía pólvora en las manos o la sien. En su informe, el forense aseguró que la opción más probable era la del asesinato, lo que provocó la detención de los siete hombres que componían la tripulación del Summer.

Duelo en alta mar

Al principio todos contaron la misma historia: Robert E. Cochrane se quitó la vida para no enfrentarse a la humillación pública. Sin embargo, tras tres días de largos y duros interrogatorios, tres hombres cambiaron su versión.

Según contaron distintos periódicos de la época, como el ‘Wilmington Morning Star’, los marineros revelaron que Lacey y el capitán estaban enemistados. El primer oficial se destapó como un hombre violento que no había aceptado de buen grado el nombramiento de Cochrane y, desde que partió el barco de San Juan, le hizo la vida imposible.

Al parecer, horas antes del fatal desenlace, Lacey trató de amotinar a la tripulación sin demasiado éxito. Poco después, el capitán apareció muerto en su camarote sin que ningún testigo viese entrar o salir a nadie.

Juicio polémico

En el primer juicio, celebrado el 19 de noviembre de 1919, el primer oficial fue declarado culpable de asesinato en primer grado tras 26 horas de deliberación del jurado. Lacey apeló y volvió a ser juzgado en mayo del año siguiente. En aquella ocasión el juicio estuvo lleno de decisiones dudosas y fue absuelto en una decisión que los 12 jurados apenas tardaron 10 minutos en alcanzar.

Aunque la decisión fue de lo más polémica, Lacey abandonó Carolina del Norte sólo unas horas después de haber sido declarado inocente y el presunto asesinato del capitán la goleta William H. Sumner cayó en el olvido hasta que casi un siglo después el huracán Sandy se encargó de desenterrar el pasado.

Destacamos

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel