AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 27/12/14 - 04: 19 h

Mundo

Entrevista a Franz Müntefering, exministro de Trabajo de Merkel: "No creo que los 'minijobs' sean algo a imitar"

María Torrens Tillack

miércoles, 27/03/13 - 06:00

[ ]
  • El socialdemócrata cree que los minijobs instaurados por su partido antes de su 'gran coalición' con la conservadora Merkel no son algo elogiable.
  • Quien fuera número dos del gobierno cree que a Alemania le acompaña "una pequeña ración de egoísmo" y arrogancia frente a Europa.
Franz Müntefering posa en su despacho berlinés bajo la atenta mirada del búho que toca este mes en el calendario de su amado animal

(María Torrens Tillack, enviada especial a Berlín)

El ex vicecanciller y ministro de Trabajo y Asuntos Sociales junto a Angela Merkel en el inicio de su andadura al frente de Alemania (2005-2007) recibe a lainformacion.com en su modesto despacho de la quinta planta en un céntrico edificio berlinés. Bajo la atenta mirada del búho que toca este mes en el calendario de su amado animal, el antiguo número dos de la dama de hierro germana escudriña el futuro de una Alemania que envejece rápidamente. Tampoco falta la crítica a Merkel, pues su trabajo conjunto fue circunstancial, en una "gran coalición" entre la conservadora CDU de la canciller y el partido de Franz Müntefering, el socialdemócrata SPD. Actualmente ejerce de representante socialdemócrata en la comisión parlamentaria para la Familia.

Alemania pasará de los 81 millones de habitantes actuales a menos de 70 en menos de 40 años. ¿Están los alemanes en peligro de extinción?

Alemania no se extingue. Lo que pasa es que desde finales de los años 60 tenemos menos niños de los que necesitaríamos para mantener un equilibrio, por lo que bajaremos a 65 o 67 millones en 2050. Pero depende de que cada año lleguen 100.000 inmigrantes aquí. Algunos de los países europeos ven su población reducida, otros crecen. En 2050, Alemania será más pequeña que Francia y más pequeña que el Reino Unido.

Miramos a Francia y Escandinavia, donde la tasa de fertilidad es mayor que la nuestra. La pregunta es: ¿qué impide a los jóvenes alemanes cumplir los deseos que tienen [confirmado por encuestas] de tener hijos? Aún así, si el año que viene de repente tuviéramos muchos más niños, la primera consecuencia positiva se notaría en 20 a 25 años.

Tienen una baja tasa de natalidad de 1,36 niños por mujer a pesar de ofrecer importantes ayudas a los padres, como un permiso de maternidad o paternidad de hasta 14 meses.

El 32% de las mujeres y hombres nacidos en los años 70 no tienen hijos. ¿Quiénes son los que no tienen niños? Aquellos especialmente bien formados, donde o no ha habido conciliación laboral y familiar.

Alemania sigue teniendo un problema para aceptar la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres. [Además,] hay demasiados jóvenes que llegan al mercado laboral de forma insegura, con sueldos demasiado bajos y [que por ello] no tienen el valor de fundar una familia. No se les puede echar en cara. 

¿Por dónde cree que se debería empezar entonces?

Por puestos seguros y bien pagados desde el principio, que la gente no se aproveche y les dé prácticas mal pagadas. Dar a las mujeres una oportunidad vinculante, de forma que si tienen niños no pierdan la opción de una carrera profesional.

Existe en la Alemania conservadora una oposición a esto: si en Francia una mujer vuelve al trabajo seis semanas después de haber dado a luz, para ellos es normal. Algunos alemanes la calificarían de "madre cuervo" (Rabenmutter).

¿A qué se refiere con “bien pagados”?

Salarios justos, que no consistan en salarios baratos. Existe una mentalidad de que también funciona si es barato. No funciona si es barato. Un sistema como el nuestro vive de buenos salarios. Tenemos que darle a la gente un buen sueldo para que también puedan gastar bien.

Eso se confronta un poco con la globalización y el hecho de que en otros lugares del mundo se trabaja por menos dinero. Es esquizofrénico que compremos camisetas por 9 euros; las personas que la han hecho no pueden estar ganando un buen salario.

¿Qué pasa con los 'minijobs' instaurados por el gobierno socialdemócrata de Gerhard Schröder?

Hay que restringirlos claramente: debe existir un sueldo mínimo también para los minijobs, acorde al trabajo. Creo que siempre existe una cierta necesidad de trabajos así, por trabajos más pequeños o espontáneos, pero el sueldo tampoco puede bajar en estos casos.  Nosotros pedimos un sueldo mínimo de 8,5 euros la hora [para todos los empleos]. Eso cambiaría inmediata y significativamente el interés de los empleadores y significaría que tampoco quedarían muchos de estos minijobs.

Deduzco que no aconsejaría a España seguir el ejemplo de los 'minijobs'.

El sistema es distinto, pero no creo que sea algo elogiable ni que sea valioso salarialmente. Yo apostaría más por una buena cualificación. Ya no se puede resolver rápidamente el problema que todos tenemos, sino que todo tiene que pasar por el alto rendimiento, buena formación de los jóvenes y una formación continuada. Eso es más importante que simplemente emplear [a los trabajadores]. No se trata solo de [proporcionar] un trabajo, sino de proporcionar una cualificación que lleve a un buen salario [y una buena pensión].

Precisamente a Alemania le falta mano de obra cualificada y por eso busca inmigrantes, incluidos los españoles. ¿Usted también cree que debe formar parte de la solución?

No se puede convertir en una excusa. Primero hay que formar bien a los jóvenes [alemanes] –unos 60.000 no obtienen el graduado escolar-, dar una oportunidad a las mujeres y no mandar demasiado pronto a casa a los mayores.

Con esto no nos bastará y entonces no se puede olvidar que ahora debemos mirar al mercado laboral europeo, donde ahora existe un alto nivel de desempleo (…). Por eso el desarrollo demográfico en Alemania no es tan dramático, porque tenemos una nacionalidad doble: la alemana y la europea, y los ciudadanos europeos son aproximadamente 500 millones.

El problema en este mercado común, es que a menudo parece que la capital es Berlín en vez de Bruselas. ¿Cree que Angela Merkel debería mirar más por Europa?

Ella no ha sido votada para hacer política europea, ha sido elegida para su país. El papel de Alemania surge porque Alemania es relativamente fuerte y puede motivar o presionar a otros países para hacer las cosas como cree que es mejor. Puede que a esto le acompañe una pequeña ración de egoísmo –no pretendo negarlo-, pero creo que el verdadero problema es que no tenemos un sistema democrático legitimado en Europa y debemos ceder algunas competencias soberanas.

Que Alemania a veces a lo mejor se comporte de forma arrogante, que a lo mejor a veces se transmitan mal las cosas, que a veces los gobiernos de esos países también remitan ante su público a la “mierda de alemanes”… todo eso no se puede descartar.

Cita continuamente a Alemania, en vez de hablar de la señora Merkel. ¿Significa eso que sería igual con el SPD al frente del país?

Yo creo que la señora Merkel no ha sido lista en la forma de abordarlo al principio, como cuando con Grecia dijo que ‘ni un céntimo’. Existe una única respuesta frente a los mercados financieros y consiste en “podéis hacer lo que queráis, que nosotros nos mantendremos unidos” (…). Pero por supuesto es cierto que si un socialdemócrata es elegido canciller, jurará velar por el bien del pueblo alemán.

1 | 2 SIGUIENTE >>

María Torrens Tillack

Responsable de la sección Mundo

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel