AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

viernes, 19/09/14 - 01: 54 h

Mundo

¿Es legal la guerra de los ‘drone’?

Jean MacKenzie | GlobalPost

lunes, 17/10/11 - 07:00

[ ]
La utilización de ‘aviones drone’ en Pakistán y otros territorios alejados de los conflictivos Afganistán e Irak ha puesto en tela de juicio su legalidad. Los defensores de estos aparatos justifican su uso para combatir el terrorismo global, mientras que los detractores piden su limitación a zonas de combate.
Diez armas para sorprender al mundo.  -Foto: lainformacion.com
Pocas armas del arsenal moderno excitan tanto la imaginación popular como los “drone”.

Elegantes y mortales, operados a distancia desde miles de kilómetros por técnicos sin rostro, los drone son los heraldos de un nuevo tipo de guerra: una tecnológicamente sofisticada, con una precisión quirúrgica y capaz de derribar al enemigo con poco o sin ningún riesgo para las tropas estadounidenses.

Pese a ser tema recurrente, ahora la discusión se centra en el lado oscuro de estas máquinas y su legalidad.

Estos nuevos y glamurosos juguetes de guerra son a menudo retratados como robots asesinos que, en el escenario apocalíptico dibujado en “2001 Odisea en el Espacio”, podrían convertirse un día en rufianes.

En realidad, como muchos expertos han señalado, un drone no es más que una herramienta moderna de guerra.

Se puede utilizar como un sistema de lanzamiento de armas que puede proporcionar una visión del objetivo minuciosamente orientada y que puede terminar con los “chicos malos” con una precisión asombrosa.

Pero se ha desatado una explosión sobre la conveniencia o no de utilizar los drone.

Estos aviones no se despliegan únicamente en países como Afganistán e Irak, donde las fuerzas armadas de los Estados Unidos son parte de un conflicto declarado. Ahora se están utilizando en Yemen, Somalia, Libia, y, quizás con mayor controversia en Pakistán, un aliado nominal de EEUU en su guerra contra el terrorismo.

Académicos jurídicos, diplomáticos, expertos militares y activistas han intervenido en el asunto, pero hasta la fecha no hay consenso sobre si los drone son aceptables bajo la óptica del derecho internacional.

Hay defensores acérrimos en las dos posturas.

Christine Fair, profesora ayudante del Programa de Estudios de Seguridad de la Universidad de Georgetown, califica a los drones como “la herramienta más exitosa que tienen Estados Unidos y Pakistán para eliminar a los militantes peligrosos que amenazan la seguridad de ambos estados” y desdeña a los que tratan de limitar su uso.

En el extremo opuesto del espectro se encuentra Mary Ellen O'Connell, profesora de la Escuela de Derecho Notre Dame, quien dijo durante una sesión del congreso, que el uso de los drones fuera de las zonas de combate no es legal.

“La restricción de los drones al campo de batalla es la regla más importante que rige su uso”, dijo. "Sin embargo, Estados Unidos está incumpliéndola cada vez más a menudo.
 
"En este momento en el que estamos tratando de ganar los corazones y las mentes para que se respete el imperio de la ley, estamos fracasando a la hora de respetar una regla muy básica: los sistemas de armas a distancia pertenecen al campo de batalla”, agrega O' Conell.

Pero en la guerra contra el terrorismo, "el mundo se convierte en el campo de batalla", sostienen los entusiastas de los drone.

No es así, dicen los críticos. Estados Unidos no tiene una licencia ilimitada para matar a quien quiera, donde quiera.

La cuestión sobre quién es la mano que está en la palanca de mando es un tema delicado cuando se trata de determinar la legalidad: los drone utilizados por los militares como una extensión de los conflictos armados son susceptibles de ser aceptados, mientras que el mismo sistema implementado por la CIA para alcanzar a un individuo específico o a un grupo pone a muchos los pelos de punta bajo la esfera del derecho internacional.

“Aquí hay una distinción jurídica importante”, dice Daniel Rothenberg, director ejecutivo del Centro de Derecho y Asuntos Mundiales en la Universidad Estatal de Arizona.

“Cuando el ejército está operando en el escenario formal del conflicto, se rige por la Ley de Conflicto Armado, con todas sus reglas y restricciones"

“Pueden decirte qué leyes siguen, incluso aunque a veces las incumplan. Con la CIA, no lo sabemos , ¿están comprometidos con el análisis legal?, ¿cuál es el proceso por el que revisan las decisiones de los objetivos que se deben alcanzar?, ¿a qué rama del derecho consideran ellos que deben ajustarse?”, sostiene Rothenberg.

La CIA ha mantenido un  programa “secreto” de drones en Pakistán desde la administración de George W. Bush, a pesar de que es quizás el secreto peor guardado de la historia de la agencia.

Bajo la presidencia de Barack Obama, han aumentado de manera espectacular los ataques con drones en Pakistán.

De acuerdo con una organización con sede en Londres, la Oficina de Periodismo Investigativo ( Bureau of Investigative Journalism, TBIJ), cada cuatro días se produce un ataque con drones en Pakistán.

El gobierno de EE.UU. presenta los ataques como un éxito rotundo, afirmando que de las más de 2.000 personas que se creen asesinadas hasta el momento, todas menos 50 eran militantes.

Sin embargo, estas cifras son muy discutidas. De acuerdo con TBIJ, por lo menos 385 civiles, entre ellos más de 160 niños, suman la cifra de muertos, que en total asciende a 2.292 o 2.863, dependiendo de cuáles sean las fuentes citadas.

La cuestión de las víctimas civiles alimenta directamente la discusión sobre la legalidad. De acuerdo con la Ley de Conflicto Armado, dos principios importantes que deben observar cuando se toma la decisión de alcanzar un objetivo son: distinción y  proporcionalidad.

Distinción” requiere que los ataques se limiten a objetivos militares; “proporcionalidad” supone que se prohíben los ataques que se pueda prever que causarán la pérdida accidental de vidas de civiles, que serían excesivas en relación con la ventaja militar concreta y directa prevista.

De acuerdo con el Asesor Jurídico del Departamento de Estado Harold Koh, un reconocido experto en derecho internacional, el programa de los drone de EE.UU. es completamente legal, bajo lo que el denomina la “Ley del 11/S”.

“Que no haya dudas: la Administración de Obama se ha comprometido firmemente a cumplir todas las leyes aplicables, incluyendo las leyes de la guerra, en todos los aspectos de estos conflictos armados en curso”, dijo Koh, en un discurso en la Sociedad Americana de Derecho Internacional, el 25 de marzo de 2010.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel