AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 25/10/14 - 21: 58 h

Mundo

Guerra en Siria: ¿quiénes son los buenos?

Carlos Salas

viernes, 06/09/13 - 22:00

[ ]
  • Occidente debate una intervención militar pero teme estar ayudando a yihadistas.
  • Grupos afines a Al Qaeda operan entre los rebeldes y su idea no es liberar sino someter.
  • El actual régimen alauita fue ayudado en el pasado por Occidente para sofocar a los sunitas.
Un miembro del islamista Frente al Nusra muestra sus armas.  -Foto: EFE

Desde hace dos años, hay una guerra civil en Siria. Empezó con rebeliones populares contra el gobierno de Bashar al Asad. En su origen, las protestas estaban contagiadas del espíritu liberador de la primavera árabe, y del sueño de lograr un régimen más abierto y democrático.

Por eso, muchos países occidentales apoyan a los rebeldes. Ahora debaten intervenir militarmente en su ayuda. Pero las cosas pueden volverse del revés porque no está claro que ese sea el bando de los buenos.

He aquí una comparación de los dos bandos. ¿Qué supone apoyar a los rebeldes? ¿Qué significaría no actuar contra el régimen de Bashar al Asad?

BRUTALIDAD

Si apoyamos a los rebeldes... Estaríamos apoyando las ejecuciones sumarias de prisioneros, ejecución de policías sirios, venganzas… Hay suficientes informaciones que demuestran que los rebeldes sirios no son menos brutales que las tropas gubernamentales. No se puede cuantificar el número de represalias  de este tipo, pero existen. En YouTube acaba de aparecer esta ejecución perpetrada al parecer en abril de 2012 por rebeldes. Los cuerpos de los soldados de Asad fueron lanzados luego a un pozo que fue sellado con ladrillos.

 

Si apoyamos al gobierno de Asad... Estaríamos consintiendo las prácticas de la temible policía militar secreta, la mujabarat, conocida por su brutalidad y los asesinatos de los opositores. El régimen está ahora empleando todas sus armas para ganar esta guerra civil. Incluso contra la población civil. El uso (al parecer, muy probable) de armas químicas como cohetes armados con gas sarín, y la muerte de 1449 inocentes el 21 de agosto pasado, son prueba de que el régimen ha violado una convención internacional. Hasta Putin, el presidente ruso, ha dicho que si se confirman estos ataques con gas nervioso, no se opondría a una intervención armada.

[Te gustará leer: Diez cosas que debes saber sobre el gas sarín]

COMBATIENTES ISLÁMICOS

Si apoyamos a los rebeldes... Estaríamos apoyando desde a yihadistas que simpatizan con Al Qaeda, hasta islamistas moderados, todos ellos encuadrados en ese panal llamado Frente Islámico Sirio. Unos luchan por liberar al país de un régimen dictatorial, pero otros solo quieren la instauración de la ley islámica más radical. También se han infiltrado bandas de asesinos y secuestradores. Según el departamento de Estado de EEUU, entre los 70.000 a 100.000 milicianos que se oponen al régimen, hay un 20 por ciento de “gente mala”, en palabras de John Kerry, el secretario de Estado. El Frente al Nusra (los ejecutores que aparecen en el video anterior) y grupo llamado Estado Islámico de Irak y el Levante, están vinculados a Al Qaeda. Además está  Ahrar al Sham y más grupos yihadistas de todo el mundo -de Ceuta a Rusia-, que quieren establecer un estado Islámico. El llamado Ejército Libre Sirio es la única fuerza no confesional entre los rebeldes.

Si apoyamos al gobierno de Asad... Estaríamos apoyando a Hezbollah, una milicia radicada en Líbano y apadrinada por el régimen sirio, que se ha convertido en fuente de desmanes. Atacan Israel y están detrás de numerosos atentados. Hezbollah ha devuelto el favor a Asad uniéndose a las fuerzas gubernamentales. También hay iraníes entre las fuerzas que apoyan al gobierno sirio, y milicianos iraquies. La misión de todos ellos es detener cualquier intervención de Estados Unidos, el Gran Satán. Son también archienemigos de Israel.

[Te gustará leer: ¿Qué pasa en Siria? Claves del conflicto]

DIFERENCIAS RELIGIOSAS

Si apoyamos a los rebeldes... Estaríamos apoyando a los suníes, la mayoría religiosa del país, que ahora busca su venganza después de años de persecución, encarcelamiento y asesinatos. Hafez al Asad, padre del actual presidente, reprimió duramente durante años a los suníes, y uno de los peores hechos fue la masacre de Hama, en 1982, donde al parecer murieron unas 10.000 personas de la rama suní. Además, los yihadistas de toda clase odian al régimen de Asad porque no es confesional. Es un gobierno secular.

Si apoyamos al gobierno de Asad... Estaríamos apoyando al presidente y su cohorte alauita. Esta rama del chiísmo es una minoría en Siria (10%), pero controla el país desde la Segunda Guerra Mudial. Los países occidentales colonizadores se apoyaron en los alauitas para contrarrestar a los islamistas más radicales entonces, los suníes. Además, el golpe de Estado del padre de Bashar al Asad (Hafez) en 1971 consolidó a los alauitas en el poder. Por eso, si apoyamos a los alauitas, estaríamos satisfaciendo a uno de sus mejores aliados, Irán, donde el 90% de los musulmanes son chiítas. Solo un 9% de suníes.

ZONAS DE CONTROL

Si apoyamos a los rebeldes... Estaríamos apoyando la consolidación de la zona de control rebelde. Si se toma a Siria por un triángulo invertido, los rebeldes controlan el lado superior (Alepo, es la ciudad más importante), la punta inferior y algunas zonas dispersas. No es casualidad que donde son más fuertes los rebeldes es en los territorios que limitan con Turquía (norte) y Jordania (sur). Sus aliados. El problema es que los grupos islamistas más radicales infiltrados en los rebeldes pretenden controlar la región de Anbar, en la parte oriental de Siria (frontera con Irak). Su deseo no es tanto derrocar al régimen de Asad como establecer una provincia bajo su control, como intentó hacer hace dos años Al Qaeda del Magreb Islámico en Mali.

Si apoyamos al gobierno de Asad... Estaríamos apoyando a sus fuerzas armadas, que controlan la mayor parte del país, especialmente centro y sur. Los alrededores de Damasco, la capital, están asediados por los rebeldes. Peligra también la salida al mar, pues los rebeldes están estrechando el cerco en la parte occidental del país. Las fuerzas gubernamentales quedarían aisladas y no tendrían acceso al puerto de Lataka y al de Tartús, donde los rusos tienen su única base militar en el extranjero. Y por esa vía es por donde se surten de armas y suministros.

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel