AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

martes, 23/09/14 - 20: 52 h

ÚLTIMA HORA

20:45

Rafael Catalá Polo, nuevo ministro de Justicia

Mundo

La mujer que probaba la comida de Hitler para evitar un envenenamiento: "Daba miedo cada bocado"

lainformacion.com

lunes, 08/04/13 - 19:20

[ ]
  • Durante dos años y medio, Margot Wölk temió por su vida ya que debía probar la comida de Adolf Hitler ante los rumores de que querían envenenarlo.
  • Tras sobrevivir al Führer y luego al ejército rojo, Margot recuperó las esperanzas al reencontrarse con su marido Karl, a quien daba por muerto.
Margot Wölk. Foto: SPIEGEL ONLINE

EFE

Una de las catadoras oficiales de la comida de Adolf Hitler, Margot Wölk, tuvo que aprender nuevamente a disfrutar de la comida y sólo ahora, a sus 95 años, se atreve a recordar públicamente el miedo que sintió durante más de dos años, al pensar que cualquier bocado podía ser el último.

La mujer, que vive en el oeste de Berlín, en el apartamento donde nació, fue reclutada a los 24 años por las SS cuando se instaló en casa de su suegra, en la idílica localidad de Gross-Partsch, en Prusia Oriental (hoy Polonia), según publica la edición digital del semanario 'Der Spiegel'.

"El alcalde del pueblecito era un viejo nazi. Nada más llegar allí, ya tenía a las SS delante de la puerta anunciándome: '¡Tú vienes con nosotros!'", recuerda Wölk.

La joven secretaria había huido del apartamento de su familia, destrozado por las bombas, para aterrizar, desafortunadamente, a sólo dos kilómetros y medio de la localidad donde el 'Führer' había instalado su cuartel general, la Wolfsschanze (Guarida del lobo).

"Nunca había carne, porque Hitler era vegetariano. La comida era buena, incluso muy buena, pero no la podíamos disfrutar", pues existían rumores de que los aliados pretendían envenenar al dictador nazi, explica la anciana.

Cada día, a las ocho de la mañana, la mujer era recogida por los esbirros del 'Führer' de casa de su suegra y trasladada junto a otras jóvenes a una construcción de barracas en la que varios cocineros, repartidos en dos plantas, preparaban la comida para el cuartel general.

El personal de servicio traía bandejas y fuentes con verdura, salsas, pasta y frutas exóticas que debían ser catadas por las muchachas y Wölk se veía obligada cada día a poner su vida en juego por un hombre al que detestaba profundamente.

No obstante, jamás pensó en huir, pues no tenía a dónde. Su apartamento familiar en Berlín había quedado dañado por las bombas aliadas, su marido Karl estaba en el frente y desde hacía dos años no tenía noticias de él, por lo que lo daba por muerto. "Al menos en Gross-Partsch tenía a mi suegra y una cama en la que dormir", recuerda.

Con el atentado del 20 de julio de 1944, en el que el 'Führer' apenas se hizo "un par de morados", lamenta Wölk, los nazis extremaron las medidas de seguridad en torno al cuartel general y las catadoras fueron obligadas a abandonar sus casas e instalarse en una escuela vacía en las proximidades de la Wolfsschanze.

"Nos tenían encerradas como animales y nos vigilaban", explica la mujer, quien además fue violada por un "viejo cerdo" oficial de las SS, según relata con la voz cargada de desprecio.

Cuando el Ejército Rojo se encontraba a pocos kilómetros del cuartel general de Hitler, un teniente la sentó en un tren rumbo a Berlín y le salvó la vida, pues más tarde Wölk se enteró de que sus 14 compañeras catadoras fueron fusiladas por los soviéticos.

Logró salvar la vida una segunda vez, cuando el médico que la acogió en Berlín negó a las SS que la fugitiva que buscaban se encontrara en su consulta.

No obstante, al regresar a su apartamento de Berlín, cayó en manos del ejército rojo y fue brutalmente violada durante dos semanas, hasta el punto de que las graves lesiones le impidieron tener hijos más tarde, explica con dolor.

"Estaba tan desesperada... Ya no quería vivir", susurra la anciana, quien recuperó la esperanza y las esperanzas cuando en 1946 se reencontró con su marido Karl, con quien compartió, a partir de entonces, 34 bonitos años.

Durante años no quiso hablar sobre lo ocurrido en Gross-Partsch, "aunque nunca dejé de tener pesadillas" relató.

 

Más de 3.000 europeos se han marchado a Irak y Siria para combatir con los yihadistas

Más de 3.000 europeos se han marchado a Irak y Siria para combatir con los yihadistas

Hace 55 minutos |

Los nuevos combatientes son de Francia, Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Holanda, Suecia, Dinamarca y, en menor medida, de España, Italia.

Desmienten que las niñas secuestradas por Boko Haram hayan sido liberadas

Desmienten que las niñas secuestradas por Boko Haram hayan sido liberadas

Hace 11 minutos |

Tras el secuestro se desató en todo el mundo una campaña bajo el hashtag #BringBackOurGirls para pedir su liberación. El nombre de la organización terrorista Boko Haram se traduce por "la

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel