Latigazos por salir con tu novio: cuando la ley islámica se lleva al extremo

  • En Indonesia viven 214 millones de personas que profesan la religión del profeta Mahoma.

  • Una interpretación ultraconservadora de la ley islámica en la región de Aceh provoca graves abusos.

Una familia musulmana disfruta del buen tiempo en una playa de Banda Aceh.

Una familia musulmana disfruta del buen tiempo en una playa de Banda Aceh. Reuters | lainformacion.com

Creyentes musulmanes se reúnen para una oración colectiva fuera de una mezquita en Banda Aceh.

Creyentes musulmanes se reúnen para una oración colectiva fuera de una mezquita en Banda Aceh. Reuters | lainformacion.com

Creyentes musulmanes se reúnen para una oración colectiva fuera de una mezquita en Banda Aceh.

Creyentes musulmanes se reúnen para una oración colectiva fuera de una mezquita en Banda Aceh. Reuters | lainformacion.com

Modelos de velos musulmanes expuestos para la venta en una céntrica tienda de la capital de la región de Aceh.

Modelos de velos musulmanes expuestos para la venta en una céntrica tienda de la capital de la región de Aceh. Reuters | lainformacion.com

Mujeres agentes de las fuerzas policiales de la sharía o ley islámica conocida como Wilayatul Hisbah escuchan las instrucciones de un superior.

Mujeres agentes de las fuerzas policiales de la sharía o ley islámica conocida como Wilayatul Hisbah escuchan las instrucciones de un superior. Reuters | lainformacion.com

Miembros de la 'policía de las buenas costumbres' abandonan su comisaría para realizar una patrulla por Banda Aceh.

Miembros de la 'policía de las buenas costumbres' abandonan su comisaría para realizar una patrulla por Banda Aceh. Reuters | lainformacion.com

La gente disfruta del buen tiempo en la playa de Lhon Nga en Banda Aceh.

La gente disfruta del buen tiempo en la playa de Lhon Nga en Banda Aceh. Reuters | lainformacion.com

Estudiantes universitarios se ejercitan en la playa durante unas clases de natación.

Estudiantes universitarios se ejercitan en la playa durante unas clases de natación. Reuters | lainformacion.com

Una familia musulmana disfruta de un día de playa.

Una familia musulmana disfruta de un día de playa. Reuters | lainformacion.com

Los jóvenes de Banda Aceh se reúnen junto a la playa de Ulhee Ilhue.

Los jóvenes de Banda Aceh se reúnen junto a la playa de Ulhee Ilhue. Reuters | lainformacion.com

Un grupo de creyentes protestantes asisten a una misa poco antes de Navidad.

Un grupo de creyentes protestantes asisten a una misa poco antes de Navidad. Reuters | lainformacion.com

Así permanecen encerrados estos pacientes en la estancia de un hospital de salud mental.

Así permanecen encerrados estos pacientes en la estancia de un hospital de salud mental. Reuters | lainformacion.com

Unos turistas toman fotografías en el monumento del tsunami.

Unos turistas toman fotografías en el monumento del tsunami. Reuters | lainformacion.com

Francisca, miembro de la comunidad de transexuales de Banda Aceh, posa en el salón de belleza donde trabaja.

Francisca, miembro de la comunidad de transexuales de Banda Aceh, posa en el salón de belleza donde trabaja. Reuters | lainformacion.com

La joven banda punk ‘Trotoar Chaos’ planta cara a la interpretación ultraconservadora de la ley islámica en Aceh.

La joven banda punk ‘Trotoar Chaos’ planta cara a la interpretación ultraconservadora de la ley islámica en Aceh. Reuters | lainformacion.com

Un barco que el tsunami de 2004 arrastró kilómetros tierra adentro se transformó en un monumento en memoria de las víctimas.

Un barco que el tsunami de 2004 arrastró kilómetros tierra adentro se transformó en un monumento en memoria de las víctimas. Reuters | lainformacion.com

Esta niña asoma entre las puertas de una casa destrozada durante el tsunami de 2004.

Esta niña asoma entre las puertas de una casa destrozada durante el tsunami de 2004. Reuters | lainformacion.com

Los alumnos musulmanes de un internado rezan en su centro educativo.

Los alumnos musulmanes de un internado rezan en su centro educativo. Reuters | lainformacion.com

"Mi madre vino a recogerme [de la comisaría] a las 7 de la mañana. Yo estaba llorando. El jefe de los profesores de mi campus, Doni, estaba ahí para reprenderme. Un agente le dijo que yo había sido 'descubierta'. Dijo que debería ser enterrada y lapidada hasta morir. Yo dije: 'Señor, sólo estaba tratando de encontrar un atajo. ¿Realmente tengo que morir lapidada por eso? ¿Qué pasa con los agentes que me violaron anoche?'".

Nita tenía 20 años cuando la policía la vio en una carretera solitaria sobre una motocicleta con su novio, algo que más tarde relató a Human Rights Watch. Fue en enero de 2010 en la región ultraconservadora de Aceh, Indonesia.

En 1999, Indonesia celebró sus primeras elecciones libres tras décadas de represión que siguieron a la colonización holandesa primero y japonesa después. El tsunami de 2004 que dejó más de 220.000 víctimas mortales, afectó especialmente a este país bañado por el Pacífico y el Índico. La capital regional de Banda Aceh pasó de ser uno de sus destinos más turísticos al centro de la tragedia.

Hoy la vida en este lugar transcurre bajo la gran influencia de la ley de la sharía o ley islámica, pues el 86% de su población de más de 248,6 millones de habitantes profesa la religión del profeta Mahoma. La libertad de credo también deja espacio para cerca de un 6% de protestantes y otras religiones más minoritarias en este lugar del mundo.

" Es la tercera democracia más populosa, el país-archipiélago más grande y hogar de la mayor población musulmana del mundo", indica el World Factbook de la CIA.

La sharia o ley islámica es fuente de derecho -habitualmente no la única- en los países de mayoría musulmana y su interpretación lleva a aplicaciones más abiertas, como en Marruecos o más cerradas, como en Arabia Saudí, donde incluso está prohibido que las mujeres conduzcan.

La 'policía de las buenas costumbres' patrulla las calles de Aceh para vigilar especialmente a las mujeres

La jurisprudencia islámica ( fiq) interpreta el Corán y las escrituras proféticas para establecer los ritos de los musulmanes, como la oración o el ramadán, explicaba la investigadora Delfina Serrano del Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CSIC) durante un reciente curso impartido por el centro. Aparte, existe entre las fuentes clásicas de las obligaciones musulmanas una llamada "policía de las buenas costumbres" ( mushtasib), como la que existe hoy en día en esta región Indonesia o en la también estricta Arabia Saudí.

Precisamente en Aceh, el Gobierno central indonesio alcanzó un acuerdo de paz con grupos separatistas armados, lo que llevó a la celebración de unos comicios democráticos en 2006, explica el almanaque de la CÍA. Pero las organizaciones humanitarias como Human Rights Watch siguen denunciando abusos que se cometen en esta región indonesia. Su especial estatus autonómico le permite aplicar una interpretación ultraconservadora de la sharía.

Hace escasamente una semana, dos personas recibieron nueve latigazos en público, castigados por adulterio. Otras ocho personas fueron azotadas por haber realizado apuestas, algo que tampoco les permite su gobierno autonómico. "Tres de los condenados se desmayaron durante su castigo", reconoció el responsable de la Agencia para la Ley Islámica de Aceh Occidental en declaraciones recogidas por Efe.

Los extremistas castigan a los musulmanes por besar a la pareja en público o llevar ropa ceñida

El pasado verano las autoridades locales anunciaron la demolición de 19 iglesias, 17 de ellas protestantes, la segunda religión con más practicantes en Indonesia.

Está prohibido vender y vestir ropa ceñida. Los y las policías que vigilan el cumplimiento de estas medidas, en el cuerpo de Wilayatul Hisbah, "persiguen a las mujeres con pantalones cortos o demasiados ajustados, además de las que salen a la calle sin velo", detalla la agencia. Tampoco está permitido besar a la pareja en público si no está unida en matrimonio. En principio los no practicantes no tiene que seguir estas normas.

Human Rights Watch denunciaba ya en un informe de 2010 que "las restricciones a la libertad de asociación y vestimenta deniegan la autonomía y se utilizan de forma abusiva" en Aceh. El estudio también afirmaba que la interpretación de la sharía de las autoridades locales son discriminatorias: "casi nunca involucran a personas acaudaladas y con conexiones políticas". El problema se incrementa, según la ONG, porque no son únicamente las autoridades sino también personas o grupos a título privado quienes aplican la ley por su cuenta.

Las tradiciones culturales locales y la interpretación que cada cual hace de los escritos y la jurisprudencia musulmana pueden dar lugar a interpretaciones o aplicaciones extremas como la que diez años después de la supuesta implantación de la democracia en este antiguo sultanato de Aceh. Y casos como el de Nita siguen sucediendo.