AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

jueves, 24/07/14 - 13: 29 h

Mundo

Millonarios que saben sacar provecho a su dinero de una forma distinta

lainformacion.com

domingo, 23/12/12 - 07:00

[ ]
  • Más del 60% de los bienes privados en Alemania están en manos del 10% de la población.
  • Un empresario vendió su empresa y creó una fundación para apoyar a jóvenes sin recursos.
Peter Ackermann, exempresario alemán que dedica su fortuna a una fundación para jóvenes  -Foto: Deutsche Welle en español

"Podría permitirse una limusina con chófer, pero Peter Ackerman prefiere ir en metro al trabajo", relata la cadena Deutsche Welle en un reportaje sobre este empresario alemán retirado.

A sus 73 años dedica su tiempo y la fortuna que ganó al vender su empresa de software a una fundación que da apoyo a los jóvenes alemanes con menos recursos para sus estudios.

Compró un terreno en el barrio berlinés de Kreuzberg e invirtió 5 millones de euros en su proyecto.

"Para mí está claro que he tenido mucha suerte en esta vida. Estuve en el lugar correcto en el momento adecuado allí donde podía ganar mucho dinero. Pero cuando te fijas en lo que te rodea, te das cuenta de que hay algo que no está bien", declara Ackermann a Deutsche Welle TV.

El abismo entre ricos y pobres en Alemania es cada vez mayor, según la cadena pública alemana. De 7,5 billones de euros en bienes privados en Alemania, 4,7 billones de euros están en manos de un décima parte de la población.

"Lo sorprendente es que no pasa un día sin que los números crezcan considerablemente: hablamos de millones", apunta este ex empresario altruista. "Necesitamos una distribución más justa de los recursos para evitar una catástrofe social".

"Necesitamos una distribución más justa de los recursos para evitar una catástrofe social"

Los estudiantes y familias a quienes apoya su fundación salen adelante gracias a prestaciones sociales. Jan tiene 17 años y estudia en una academia privada que se costea con su propio trabajo. La fundación le ha otorgado una beca de 8.000 euros para un año estudiando en Washington D.C.

Ackermann opina que los superricos deberían pagar más impuestos. "Apenas existe otro país en la Unión Europea ni en la OCDE donde formación y nivel económico estén tan vinculados. Y lo que es peor, donde el acceso de los menos pudientes a estudios superiores sea tan pequeño", afirma.

"Los bienes son algo efímero, las personas no. Esa es la cuestión". Él defiende aprovechar buenas oportunidades para invertir, pero no en objetos, sino en personas.

Destacamos

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel