AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 27/08/14 - 21: 11 h

Mundo

Mujer, madre y exprofesora de inglés: así es la francotiradora rebelde más temida por el Ejército sirio

Roberto Arnaz

jueves, 07/02/13 - 09:57

[ ]
  • Apodada ‘Che Guevara’ por sus compañeros combatientes, dirige un grupo de paramilitares que luchan en las calles de Alepo.

  • Tomó las armas después de que un bombardeo de las tropas de Bashar al Asad asesinasen a sus hijos mientras estaban en el colegio.

Así es la francotiradora rebelde más temida por el Ejército sirio

¿Qué convierte a una mujer ejemplar, madre y directora de un colegio de enseñanza secundaria en un francotirador de élite sediento de sangre? La venganza. El ‘ojo por ojo y diente por diente’ ha llevado a una profesora de inglés siria a alistarse en el bando rebelde, aprender a disparar y apostarse en los tejados de la ciudad de Alepo para abatir a cuantos miembros del Ejercito de Bashar al Asad se cruzan por su mira telescópica.

La historia de ‘Guevara’, como conocen los combatientes rebeldes a esta exdocente de 36 años, comenzó hace unos meses. El pasado verano un ataque aéreo de las tropas leales al todavía presidente sirio acabó con la vida de sus dos hijos, un niño de siete años y una niña de 10. Una vez encajado el golpe, juró que devolvería el envite. “Nunca me olvidaré de la sangre de mis hijos. Prometí que me vengaría”, ha asegurado la tiradora al diario británico ‘The Telegraph’.

De origen palestino, y mujer del comandante rebelde de batallón de Al Waad, ‘Guevara’ viajó hasta el Líbano para enrolarse en un campo de entrenamiento de Hamas. Allí aprendió a disparar y cómo desenvolverse en una guerra de guerrillas.

“Al principio me decían que combatir me resultaría muy difícil”, recuerda. Sin embargo, al verla limpiar y cargar su rifle mientras espera pacientemente su próximo objetivo, queda claro que fue una alumna aventajada.

Según reconoce, en las pocas semanas que lleva desplegada en los edificios en ruinas de Alepo, ya ha asesinado a tres soldados del Ejército sirio. “Mi marido está muy orgulloso de mi”, asegura esta francotiradora, cuya fama se ha extendido por la ciudad hasta el punto de que ya tiene a un grupo de 30 combatientes a su cargo.

Aunque reconoce que disparar al enemigo “te hace sentir bien”, lo que quiere esta mujer es que termine de una vez la guerra civil que lleva desangrando a Siria desde que estalló la Primavera Árabe en 2011 y que la se ha cobrado más de 60.000 vidas, según la ONU. Y así se lo quiere hacer saber al presidente del país: “Bashar el Asad, si como dices somos tu gente, deja de matarnos”.

¿Realidad o propaganda?

Desde fuentes oficiales y simpatizantes del régimen sirio en el exterior aseguran que ‘Guevara’ no es una temible francotiradora, sino una campaña de propaganda puesta en marcha por el Ejército Libre de Siria con la ayuda de los medios internacionales. De hecho, han criticado las fotografías y los vídeos que se han publicado de la mujer y afirman que la presunta ‘soldado’ no sabe como empuñar un arma.

Diferenciar entre sucesos reales y propaganda es una de las mayores dificultades a las que se enfrentan los periodistas que cubren el conflicto sirio, tanto por parte del régimen de Asad como por parte del bando rebelde.

La nueva Lyudmila Pavlichenko

La historia de ‘Guevara’ recuerda vagamente a la de Lyudmila Pavlichenko, la francotiradora más mortífera de la historia. Pavlichenko fue tiradora de élite del Ejército Rojo durante la II Guerra Mundial. Combatió en el frente Oriental y su hoja de servicios incluye 309 bajas enemigas.

Esta legendaria francotiradora aprendió el oficio de forma casi accidental: practicaba tiro deportivo mientras estudiaba en la Universidad de Kiev. Con la llegada de la guerra, cambió el rifle de perdigones por un fusil Mosin-Nagant soviético con mirilla. Pronto destacó por su increíble puntería: en sus dos primeros meses de servicio en Odesa abatió a 187 soldados y oficiales alemanes, más de tres diarios.

Roberto Arnaz

Responsable de Actualidad y Portada

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel