AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

miércoles, 01/10/14 - 09: 06 h

Mundo

¿Por qué son tantos los venezolanos que adoran a Hugo Chávez?

María Torrens Tillack

domingo, 20/01/13 - 07:00

[ ]
  • Es el quinto país más peligroso del mundo y tres de cada diez venezolanos son pobres, pero más de la mitad de la población vota a Chávez.
  • Las 'misiones' son los programas sociales que más éxito han tenido durante los 14 años que lleva en el poder.
Altar para Chávez, como a los santos  -Foto: Agencias

Que la inflación gire en torno al 25% desde hace años, que el país sea el quinto más peligroso del mundo con más de 38 asesinatos al día, que los medios de comunicación estén censurados o se expropien negocios sin previo aviso… Todo ello parece pasar a un segundo plano para un 54% de los venezolanos, de acuerdo con el resultado de las últimas elecciones presidenciales que pusieron a Hugo Chávez de camino a 20 años en el poder antes de su recaída en el cáncer.

Ahora son muchos los que rezan, defienden y lloran por él en público, mientras el cáncer sigue haciendo mella en el líder de la llamada ‘Revolución Bolivariana’. Éstos son los principales motivos que han convertido ya a Chávez en un ídolo para muchos:

‘Misiones’ para atender a los marginados

Hugo Chávez ideó un programa social que muchos conocedores del terreno apuntan como un logro, aunque imperfecto: las llamadas “misiones”, que han proporcionado servicios a los más desfavorecidos en asuntos como la educación, alimentación, salud.   

"La Gran Misión AgroVenezuela es un programa que incluye a quienes históricamente fueron excluidos”, proclama el Ejecutivo de Hugo Chávez en su web. Se creó en enero de 2010, cuando el presidente venezolano ya llevaba once años en el poder, al que había accedido con promesas de cambios sociales e igualdad.

“La reforma profunda agraria que había prometido Chávez no ocurrió”, asegura Susanne Gratius, investigadora experta en América Latina del think tank europeo FRIDE. Se estima que el 70% de los alimentos son importados del exterior. Además, la agricultura únicamente supone el 3,8% del PIB y, mientras el petróleo representa el 12% del PIB y el 95% de las exportaciones del país, según el World Factbook de la CIA.

“Muchos venezolanos se han beneficiado de las misiones, programas sociales con un tinte clientelista: lealtad a cambio de beneficios concretos para la población”, opina. Critica que en vez de fomentar una producción agrícola potencialmente cuantiosa para ser menos dependientes del exterior, el chavismo haya puesto en marcha misiones como ‘Mercal’, donde se venden productos de primera necesidad subvencionados. La cara de esta moneda social parece haber calado más hondo en los seguidores de Chávez que la cruz.

Inflación disparada, pero hubo momentos aún peores

“Hugo Chávez tiene el mérito innegable de haber colocado la discusión del tema social y de la pobreza al frente de agenda pública [venezolana]”, reconoce el opositor Diego Arria, embajador de Venezuela ante la ONU justo en la época del fallido golpe de Estado promovido por Chávez a principios de los años noventa.

“Pero es innegable también que un hombre que llegó a tener a su inicio cerca del 70% [del apoyo popular] y con la mayor riqueza en toda la historia de nuestro país, en lugar de empoderar a la gente, se empeñó en mantenerlos como rehenes de su régimen”, opina.

Venezuela cerró el año 2012 con una inflación disparada del 20,1%. Aunque ha bajado un 7,5% con respecto a 2011, sigue siendo el país latinoamericano con mayor inflación, y prácticamente marca el doble que el siguiente país de la región con malos datos: Argentina, con un 10,8%.

Sin embargo, el Gobierno de Chávez sabe cómo darle la vuelta a la tortilla, aunque la efectividad para el crecimiento económico sea dudosa. “En este 2012 tendremos un aumento del salario mínimo nuevamente superior a la inflación 2012. En concreto, se aumentará un 32,25%”, anunciaba un medio venezolano en abril de 2012.

Mientras, el partido del presidente aseguraba que “con este incremento, Venezuela posee el salario mínimo más alto de América Latina”. Además, disponía de espeluznantes y muy reales datos de décadas anteriores, cuando la inflación en Venezuela alcanzó el 100%.

Programas de vivienda, mientras se expropian negocios

“Exprópiese, exprópiese”, repetía Chávez ante las cámaras en pleno centro de Caracas, arrebatando de la noche a la mañana locales de pequeños empresarios. Agroisleña fue una empresa española ubicada en Venezuela, cuya expropiación que provocó una huelga de hambre de sus antiguos dueños.

Pero al mismo tiempo, el líder bolivariano potencia programas para la adquisición de viviendas. El último impulso, fue en agosto de 2012. Anunció el ‘Plan Mi hogar’ para la clase media, a la que considera “estafada por la burguesía”, según recogió la cadena latinoamericana Telesur.

China, Rusia y Bielorrusia son sus aliados para levantar la Ciudad Tiuna, destinada a familias que perciban entre cuatro y 15 salarios mínimos. Se trata del primer proyecto –que se deberá finalizar este año- de un plan para “democratizar el acceso a unidades habitacionales dignas”, indicaba la cadena.

Los pobres se han reducido a la mitad, aunque viven menos seguros

Más de tres de cada diez venezolanos son pobres, según datos del Banco Mundial. La tasa apenas ha variado desde 2007, pero de 2003 a ese año, el Ejecutivo de Chávez consiguió reducir la pobreza drásticamente: del 62,1% al 33,6%.

Pero su vida no es más segura: el propio Chávez reconoció en junio de 2012 que su país es el quinto más peligroso del mundo. Lo calificó de problema “grave” e “inobjetable”. De hecho, hubo más de 14.000 asesinatos en 2011. La falta de seguridad es el problema que más preocupa a los venezolanos (61%), según el Latinobarómetro.

En este asunto se centró gran parte de la campaña electoral de las presidenciales venezolanas celebradas el 7 de octubre pasado, pero las críticas se quedan entre los opositores, como informó Pablo López Hurtado en lainformacion.com.

Renacimiento de una oposición debilitada

La Asamblea Nacional (parlamento unicameral) de Venezuela goza de mayoría oficialista desde que Chávez accedió al poder en 1999, elegido democráticamente.

“Políticamente, hay un electorado que antes estuvo fuera del sistema. [Chávez] les ha convertido en actores políticos. Antes la oposición ignoraba a los pobres, no iba a esos barrios”, mantiene Gratius. Destaca que antes Venezuela vivía una “democracia elitista” y que es uno de los países que más ha progresado en términos sociales, según datos de la CEPAL.

La oposición llegó fortalecida a las elecciones parlamentarias de 2010 después de haberse desentendido voluntariamente de la Cámara. No se habían presentado a los comicios de 2005, porque los consideraban fraudulentos. La coalición de la MUD en la que se han unido la mayoría de ellos, les permitió obtener el apoyo de un 44% en las urnas en los comicios presidenciales en 2012.

Labia+ imagen + censura = carisma

El programa televisivo ‘Aló Presidente’ en el que Chávez hablaba a la cámara para contar las bondades de su gobierno antes de caer enfermo, los vídeos del dirigente vendiendo con gracia lavadoras subvencionadas , expropiando pequeños locales por el ‘bien común’ o su cuenta de Twitter @chavezcandangalas plataformas a disposición de la imagen del presidente venezolano son múltiples. Y a ellas hay que añadir los medios de comunicación privados, controlados por el Ejecutivo hasta el punto de cerrar en 2007 la prestigiosa Radio Caracas Televisión (RCTV).

Chávez ha admitido incluso haber tomado clases de locución en el pasado, lo que seguramente habrá favorecido sus intervenciones en radio o televisión. “Los populistas se alimentan de los medios de comunicación y no tienen en cuenta las instituciones, donde hay un debilitamiento y una concentración del poder. Esa es la cara negativa del chavismo”, apunta Gratius.

El último ejemplo más claro de censura, está en la opacidad sobre su estado de salud mientras permanece en La Habana desde hace más de un mes para tratarse el cáncer que padece. Tanto es así, que algunos ya se preguntan si seguirá vivo.

La experta en Latinoamérica no duda de que Chávez se convertirá en un mito, si no lo es ya. “Realmente no tiene un sucesor con apoyo. Chávez ha creado un movimiento en torno a su persona. El populismo siempre tiene eso: el diálogo directo entre el líder y el pueblo”, concluye.

María Torrens Tillack

Responsable de la sección Mundo

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel