AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

martes, 21/10/14 - 02: 31 h

Mundo

Salafistas, los desconocidos integristas que intentan moldear el mundo a su gusto

María Torrens Tillack

viernes, 21/09/12 - 06:00

[ ]
  • Los instigadores de manifestaciones violentas contra el vídeo de Mahoma pertenecen a este grupo

  • La apariencia es una parte esencial de su fe ultraconservadora

 

Un líder salafista llamado Ahmad al Assir monta en bicicleta por Sidón (sur del Líbano).  -Foto: Reuters

Hasta la limpieza bucal debe seguir unas premisas “religiosas” especiales. El palillo es mejor que el cepillo de dientes. Pero no vale cualquiera: preferiblemente debe ser de una madera concreta.

El bigote bien recortado, larga barba y vestidos a menudo con túnicas ellos. Bien cubiertas las mujeres. Un niqab, que solo deja los ojos al descubierto, parece la mejor opción.

Así es la apariencia que presentan muchos salafistas, según el experto en Oriente Medio Guido Steinberg del instituto de investigación política alemán Stiftung Wissenschaft Politik (SWP).

“Se centran en las manifestaciones externas de religiosidad”, añade Haizam Amirah Fernández, investigador principal del Mediterráneo y el mundo árabe en el Real Instituto Elcano. Se muestran “obsesionados” por tapar el cuerpo de la mujer. Ni siquiera dan la mano a su mujer en público y repiten mucho frases que demuestren su religiosidad.

Los salafistas (“ancestros piadosos”) son musulmanes ultraconservadores que hacen una “interpretación del Islam que intenta volver a los orígenes de la religión, reproducir la comunidad musulmana inicial de la época del profeta [Mahoma] en el siglo VII de nuestra era”, explica Amirah Fernández.

Entienden el islam de una forma muy literal y son rigurosamente fieles a su interpretación del Corán y la Sunna (colección de escrituras sobre la vida de Mahoma). Para ellos el mundo se divide entre creyentes y no creyentes, siendo no creyentes también los musulmanes que no viven la fe como ellos, asegura Steinberg en un escrito.

Los salafistas han instigado, según diversas informaciones, las revueltas violentas en muchos de los países musulmanes tras el polémico vídeo de Mahoma. Queman banderas de EEUU y lanzan consignas contra Occidente. Pero ellos no son los musulmanes mayoritarios, subraya Amirah Fernández.

De los 1.500 millones de musulmanes que hay en todo el planeta, este experto señala que los salafistas suponen una ínfima parte, aunque no existen datos concretos. “No es mayoritaria, pero hace más ruido y genera más discordia”, opina.

Los petrodólares financian a estos fundamentalistas

La península arábiga y Arabia Saudí en particular son el nido principal de los salafistas, según los analistas. Estos radicales incluso se benefician de los petrodólares, gracias a donaciones de millonarios o donaciones de asociaciones de la zona, indica Amirah Fernández.

En Arabia Saudí –gran aliado comercial de España, que va a construir el AVE a la Meca- el wahabismo (una corriente salafista) de la familia real saudí incluso prohíbe a las mujeres ponerse al volante de un vehículo, algo que ha llevado a diversas manifestaciones del género femenino en el país. Las prohibiciones y una visión excluyente definen a esta corriente de un Islam muy patriarcal, indica Amirah Fernández.

“Los wahabíes dicen ser los más puritanos: sus seguidores no deben enfrentarse a su dirigente aunque sea injusto o corrupto con tal de que sea musulmán. Es la idea de la obediencia con la que se evita el enfrentamiento dentro de la comunidad”, explica este experto. A cambio creen que “Alá los compensará en la otra vida”.

Steinberg cree que Alemania –y la Unión Europea en general- deberían aprovechar sus buenas relaciones diplomáticas con Arabia Saudí para hacer ver a sus autoridades “que su fomento de grupos salafistas e islamistas alimenta conflictos religiosos”.

A favor de una dictadura islamista

Los salafistas desean la imposición más estricta de la sharía (ley musulmana), tal y como ellos la interpretan. Aunque dentro de esta corriente radical también existen muchos matices, “los salafistas parten de una desconfianza frente a la actividad política y exigen en lugar de ésta una reforma de la fe y la sociedad”, afirma Steinberg.

“No les interesa que haya ninguna transición democrática en el mundo árabe, sería un mal precedente para países como Arabia Saudí”, analiza el experto del Real Instituto Elcano. “Sería un éxito para ellos que el resto del mundo deje de apoyar la transición democrática en el mundo árabe porque consideren que ha muerto la llamada ‘Primavera Árabe’”.

Por eso, a estos musulmanes extremistas les ha venido como anillo al dedo el vídeo contra Mahoma producido en EEUU y ahora también las caricaturas publicadas por la revista satírica Charlie Hebdo en Francia. Ha sido la oportunidad que han cogido al vuelo para encender los ánimos contra Occidente, aunque EEUU ahora parece convencido de que la muerte de su embajador en Libia –y otros tres compatriotas- fue un ataque terrorista planeado.

Los salafistas se han extendido por el mundo musulmán y occidental gracias a su idea de misionado. “Sus miembros viajan en pequeños grupos a países en los que tratan de ganarse a compañeros de fe en su interpretación del Islam”, indica Steinberg sobre los más puristas de los puristas, que renuncian a la política.

Expansión de salafistas por Europa desde el 11S

De los más de 500 detenidos en España vinculados al terrorismo islamista desde 2001, consta que al menos 43 de ellos eran salafistas. Les detuvieron en octubre de 2004, recuerda Efe. Eran los "Mártires por Marruecos", que pretendían atacar la Audiencia Nacional.

Tanto se han extendido los salafistas, que en Alemania han supuesto un problema este año mucho antes de que estallaran las protestas por el vídeo de Mahoma. Allí son ahora al menos 4.000 los ciudadanos que practican esta corriente del islam según estimaciones oficiales; y eso que antes del 11S apenas eran unos pocos cientos, de acuerdo con el analista germano.

Alemania prohibió el pasado julio una organización salafista en su territorio, igual que tampoco permite asociaciones neonazis. Una redada de un millar de policías en siete estados federados se encargó de echar el cierre de sus instalaciones, informaban los medios germanos. El ministro del Interior alemán explicó que potenciaban la violencia y la falta de respeto al orden constitucional. Además sospechaban de vínculos con yihadistas de Afganistán y otros lugares del extranjero.

Poco antes estos salafistas habían repartido ejemplares del Corán en la calle, lo que no tendría nada de particular si no fuera porque combinaron la acción con una “abierta llamada a la guerra santa”, según Der Spiegel.

Aunque el salafismo no es sinónimo de violencia ni se puede equiparar al terrorismo yihadista (grupos salafistas se han pronunciado públicamente en contra), la probabilidad de acabar siendo un ‘guerrillero santo’ parece aumentar en esta comunidad musulmana ultraconservadora. “La unión de ambas ideologías se ha afianzado en los años tras 2001”, asegura Steinberg.

“Los salafistas alemanes se han convertido en un problema sobre todo porque todos los yihadistas de Alemania que se han unido a organizaciones terroristas como Al Qaeda habían visitado mezquitas salafistas o formaban parte de grupos de esta tendencia [fundamentalista]”, detalla.

Amirah Fernández admite igualmente: "No todos los salafistas -ni mucho menos- son terroristas, pero son un paso en el proceso de radicalización que puede llevar al uso de la violencia".

María Torrens Tillack

Responsable de la sección Mundo

México amplía la zona de búsqueda de 43 estudiantes y ofrece datos a familias

México amplía la zona de búsqueda de 43 estudiantes y ofrece datos a familias

Hace 15 minutos |

México, 20 oct (EFE).- Representantes del Gobierno mexicano se reunieron hoy con familiares de 43 estudiantes que permanecen desaparecidos para informarles sobre los últimos detalles de su búsqueda.

Gobierno toma control de 13 municipios por desaparición de estudiantes

Gobierno toma control de 13 municipios por desaparición de estudiantes

Hace 15 minutos |

México, 20 oct (EFE).- El Gobierno mexicano asumió el control de 13 municipios como parte de las acciones para dilucidar el paradero de los 43 estudiantes que desde hace cerca

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel