AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 20/09/14 - 12: 35 h

Mundo

Un 'boom' de guarderías bilingües
español-alemán invade Berlín

María Torrens Tillack

lunes, 29/10/12 - 13:27

[ ]
  • Una treintena de guarderías enseñan español a sus pequeños alumnos en la capital germana.

  • La desbordante demanda de guarderías en Berlín contagia también a estos centros bilingües.

En 2012 se han abierto al menos dos guarderías bilingües español-alemán más en Berlín.  -Foto: Photaki

Carmen Martínez no tendrá problemas para volver a encontrar trabajo como educadora en una guardería cuando vuelva de su baja de maternidad. Sin embargo, sí puede tener problemas para conseguir una plaza para su pequeño Alejandro. Y es que aunque tiene solo cinco meses y su madre gozará de una baja de cerca de año y medio (cosas del sistema social alemán), el niño ya está preinscrito en siete guarderías. Y son pocas.

“Como hay pocas plazas para los niños, todos los padres matriculamos a nuestros hijos en un sinnúmero de guarderías. Matricular a un niño en 30 guarderías no es una excepción. Nosotros llevamos siete y es poco”, asegura Carmen. Una de esas guarderías (o kita, como se conocen en Berlín) es bilingüe español-alemán. “Hemos valorado sobre todo la cercanía a casa”, explica.

Esta española lleva nueve años viviendo en Berlín, donde ha formado su pequeña familia con un alemán. Después de licenciarse en Filología Alemana, encontró en la educación infantil su verdadera vocación y está estudiando un módulo para ser ‘educadora reconocida por el Estado’. Eso sí, durante su baja no solo deja de trabajar en la guardería bilingüe donde estaba contratada, sino que tampoco le está permitido continuar con la parte teórica de su formación.

Está segura de que podrá reincorporarse al mercado laboral sin problemas cuando en agosto de 2013 Alejandro comience a ir a la kita, aunque matiza que es gracias a que aún estará en formación y su sueldo le resultará más rentable a quien la contrate.

Los educadores de Infantil aumentaron casi un 28% en cinco años en la capital alemana. En 2011 trabajaban 20.445 educadores (mayoritariamente mujeres) en kitas, mientras que en 2007 eran 16.438, según datos publicados por la Fundación Bertelsmann el pasado julio. Además, Berlín es uno de los dos länder en los que hay más educadores infantiles a tiempo completo que a tiempo parcial, destaca el estudio. Renania del Norte-Westfalia es el otro.

“Los padres quieren que los niños aprendan alemán para ir después a la escuela o que no desaprendan el español”

De unas 1.970 kitas en la capital, hay al menos 23 bilingües español-alemán, algunas de ellas con dos o hasta cinco delegaciones. Otras guarderías no son bilingües, pero ofertan el castellano entre sus actividades. Aunque no existe un registro completo oficial de todas ellas (aquí puedes consultar una lista donde figuran la mayoría), fue en 1991 cuando se fundó la primera de ellas, según los datos de los que dispone lainformacion.com. Muchas de ellas han abierto en los últimos años: Abejitas (2004), La Casa de los Gorriones (2010), Mi Kita (2010), La Sonrisa (2012), Chikita Kids (2012), Alegría…

Las dos últimas también ofrecen una rama inglés-alemán. Alegría abrió su primera sede en 2003, pero desde entonces han abierto dos más y hoy acoge a unos 120 niños en su sección español-alemán y un centenar en su sección inglés-alemán. “Y podríamos abrir tranquilamente una cuarta sede con la demanda que hay”, afirma Thomas Neitzke. Aún así, dice que la demanda se mantiene constante. “Siempre hemos tenido una larga lista de espera”.

“Vienen padres que quieren bien que los niños aprendan alemán mejor y más rápido para ir después a la escuela o bien que no desaprendan el español en un entorno alemán”, indica.

“Los niños aprenden el idioma jugando. En un grupo siempre hay un educador nativo alemán y un nativo español. Hay un tiempo compartido con ambos a la vez, pero los niños localizan muy rápidamente con quién hablar qué. Sucede de una forma muy normal, como en su vida cotidiana”, describe Neitzke.

Carmen habla español con su pequeño Alejandro, mientras su marido le habla en alemán. En la última guardería bilingüe donde trabajó, lo hacía bajo un sistema similar al de la kita Alegría. Las horas se impartían con una educadora nativa alemana y ella como nativa española al mismo tiempo. También compartían lecturas y canciones en uno y otro idioma.

Tengo un caballo, que se llama Pichirilo. Pichirilo rilo rilo, Pichirilo rilo ra. En la subida, Pichirilo se fatiga, se fatiga, se fatiga y no quiere caminar...

Las que no se fatigan son las guarderías bilingües español-alemán, que cubren principalmente las necesidades de la comunidad española y latinoamericana de la ciudad. De hecho, en varios casos son asociaciones de padres las promotoras de estas kitas, como en la guardería Kinder Sorpresa.

La comunidad hispanohablante es minoritaria, pero en 2012 se han abierto al menos dos guarderías bilinguës más.

A pesar de este boom bilingüe, los hispanohablantes en la capital germana aún son pocos: de 3,5 millones de habitantes que tiene Berlín, 466.000 son extranjeros (sin pasaporte alemán), y de ellos solo 9.000 son españoles, informan desde la Oficina para la Integración del Senado en Berlín. La mayoría son turcos, de antiguos países de la URSS, la antigua Yugoslavia o Polonia por este orden. Además, de 37.000 niños menores de 15 años registrados, 243 son españoles y 420 son latinoamericanos.

De hecho, también hay algunos niños alemanes sin origen hispanohablante en las guarderías bilingües. En el caso de la kita Alegría no es habitual, según cuenta Neitzke, pero en la guardería Treinta Lobitos que acoge a una treintena de niños aseguran que un 30% de los pequeños no son de origen español o latinoamericano.

Carmen corrobora esta tendencia: “En la kita en la que estuve trabajando yo, de 24 familias solo cuatro tenían una conexión con el idioma. El resto era porque estaba a la vuelta de la esquina o porque tenían plazas libres. Ahora sí que es verdad que todos los nuevos alumnos [en esa guardería] provienen de familias bilingües”.

“Hay una tremenda falta de educadoras, porque han abierto muchas kitas y no hay profesionales suficientes en general. En las bilingües aún más, por el plus del idioma”, comenta esta española. “Por otro lado, también hay una generación de educadoras que se están jubilando”, señala. Las estadísticas indican que ahora el 50% de los educadores infantiles en Berlín tiene una media de 44 años; el 12% son mayores de 55 años.

“Como es una profesión mal pagada y tiene mal renombre, es uno de los módulos que menos se estudian”, opina Carmen. Rememora la propuesta de la ministra de Trabajo alemana, Ursula van der Leyen, que propuso recolocar a las cajeras de la cadena de droguerías Schlecker como educadoras infantiles tras el cierre de sus tiendas en junio. El revuelo por estas declaraciones se reflejó en todos los medios hasta que Van der Leyen especificó que no sería una transferencia automática de mano de obra, sino que se les facilitaría la formación en Educación Infantil, informó el diario berlinés Der Tagesspiegel.

Hay trabajo para educadores infantiles, pero la colocación para un español no es sencilla.

Entonces, ¿hay trabajo para educadores infantiles de España en Berlín? No es tan fácil como puede parecer, advierte Carmen. “Tengo compañeras que han trabajado seis años en España, con mucha experiencia, excelentes profesionales a las que ponen trabas tremendas: prácticas no pagadas de ocho meses, [les piden] un trabajo [escrito] de 80 páginas… Me parece bien que tengan que hacer un curso para saber cómo funciona la Educación en Alemania, pero esto me parece desorbitado”.

En junio había unas 2.600 personas en toda Alemania formándose para obtener el título de “educadora reconocida por el Estado”. Carmen apunta a otro aspecto a tener en cuenta: ella lo tendrá fácil para reincorporarse al mercado laboral, sí. Sin embargo, considera que será principalmente porque aún estará terminando el módulo de formación (que se puede estudiar dedicando -o no- media jornada al ejercicio de la profesión). Así saldrá más barata a quien la contrate.

Algo que ella no cuenta es que su posición de persona bilingüe (recordemos que es licenciada en Filología Alemana además de llevar nueve años viviendo allí) también le abrirá las puertas de guarderías que no enseñen español. Sea como fuere, está claro que el castellano se está abriendo paso entre los más pequeños en la capital de la primera potencia europea.

(Carmen Martínez es un nombre ficticio para preservar el anónimato de esta educadora española de cara a su reincorporación al mercado laboral).

María Torrens Tillack

Responsable de la sección Mundo

Assange asegura que, como en el Oeste, la NSA ha puesto precio a su cabeza

Assange asegura que, como en el Oeste, la NSA ha puesto precio a su cabeza

Hace 12 minutos |

Desvela que la NSA ha estado espiando a todo el mundo tanto amigos como enemigos. Assange.

La paz gana terreno en Ucrania con la creación de una zona desmilitarizada

La paz gana terreno en Ucrania con la creación de una zona desmilitarizada

Hace 24 minutos |

Llega el tercer comboy ruso con ayuda humanitaria al este del país. "El memorándum prevé el repliegue no menos de 15 kilómetros del armamento de gran calibre.  

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel