AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

martes, 16/09/14 - 19: 44 h

Mundo

Una base militar fantasma de la era soviética sobrevive en un bosque alemán

Está cerca de Berlín, en la región de Brandenburgo.

María Torrens Tillack / Foto: Jörg Rüger, Sichtbarkeiten.de

viernes, 13/07/12 - 07:00

[ ]

  • La naturaleza invade la antigua base

    La naturaleza invade la antigua base

    Un ciervo se escabulle tras los árboles, la fresca brisa mece sus ramas hasta que se chochan con las paredes de lo que una vez fue un colegio para los hijos de los soldados, o quizá una sala donde los soviéticos guardaban sus armas.

    Dixi Media Digital
  • Acceso a la 'clínica' de Vogelsang

    Acceso a la 'clínica' de Vogelsang

    Es la abandonada base militar de Vogelsang, junto a un pequeño pueblo del mismo nombre al norte de Berlín en el que viven un centenar de habitantes, explica el fotógrafo Jörg Rüger, que desde 2010 documenta lugares históricos en el blog de fotografías históricas Sichtbarkeiten.

     

    Pero en la base-ciudad junto a ese pueblecillo una vez llegaron a vivir 15.000 soldados y sus familias.

    Dixi Media Digital
  • Propaganda soviética en las paredes del gimnasio

    Propaganda soviética en las paredes del gimnasio

    En el bosque de Vogelsang hubo una vez una de las mayores bases militares de la Unión Soviética fuera de la URSS.

    Dixi Media Digital
  • Aroma a Historia

    Aroma a Historia

    “Lo que me seduce de Vogelsang es la historia de estos lugares y poder sentir el legado de quienes una vez vivieron aquí”, confiesa Rüger a lainformacion.com.

     

    Estos hornos pertenecen al edificio que albergaba la cocina para los soldados, explica.

    Dixi Media Digital
  • Nostalgia

    Nostalgia

    "La mirada desde la cocina al comedor se planta en estos folclóricos frescos, un pedazo de la patria", describe Rüger.

    Dixi Media Digital
  • Lenin presente

    Lenin presente

    Rüger es un fotógrafo aficionado alemán que nunca vivió en la República Democrática Alemana dirigida por los comunistas.

     

    Esto hace que su curiosidad por “el otro lado de la historia alemana” le siga llamando la atención más de 20 años después de la reunificación.

    Dixi Media Digital
  • 40 años de vida militar soviética en un bosque

    40 años de vida militar soviética en un bosque

    “Durante casi 40 años vivieron aquí soldados del ‘Grupo de las Fuerzas Armadas Soviéticas en Alemania’, hasta que en 1994 se marcharon”, explica Rüger.

     

    “Aunque hayan pasado casi 20 años desde que se marcharon, hoy continúan mostrándose muchos testigos de aquella época”, cuenta el fotógrafo.

    Dixi Media Digital
  • Una ciudad que tenía de todo

    Una ciudad que tenía de todo

    La “ciudad del bosque” tenía sus propias viviendas, una escuela e incluso cines.

     

    Puedes ver Vogelsang desde el aire y buscar las distintas instalaciones con el zoom AQUÍ.

    Dixi Media Digital
  • Entrada al teatro de la base militar

    Entrada al teatro de la base militar

    Aseguran que esta abandonada base militar llegó a acoger a 15.000 personas, o incluso más.

    Dixi Media Digital
  • Celdas soviéticas con espacio reducido

    Celdas soviéticas con espacio reducido

    “Un área del terreno estaba separado por un muro y alambrada. Las celdas era pequeñas, bajas y algunas no tenían ventanas”, describe el fotógrafo.

     

    “Apenas tenían espacio para ponerse de pie. Me cuesta imaginarme que se encerrara a gente bajo estas condiciones”.

     

    Dixi Media Digital
  • Comedor de Vogelsang

    Comedor de Vogelsang

    Este lugar podía acoger a cientos de soldados hambrientos, imagina Rüger.

    Dixi Media Digital
  • Decoración en medio de la suciedad

    Decoración en medio de la suciedad

    "Algunos lugares, como esta parte del comedor, desprenden una atmósfera extraña", comenta Rüger.

     

    "Están sucios, abandonados, pero resultan angustiosamente fascinantes".

    Dixi Media Digital
  • Abandonado en medio del bosque

    Abandonado en medio del bosque

    Hoy los árboles y la naturaleza han invadido el entorno, una zona que parece antojarse demasiado grande para que las autoridades locales puedan hacerse cargo de su conservación como museo.

    Dixi Media Digital
  • 'Renaturalización' del histórico lugar

    'Renaturalización' del histórico lugar

    “Van a renaturalizar la zona, es decir: se derruirán todos los edificios y se están retirando restos de munición y otros materiales tóxicos”, explica Rüger.

    Dixi Media Digital
  • Olor a diésel

    Olor a diésel

    Rüger no lamenta la pérdida de este lugar en favor de la naturaleza. Dice que los animales, como los ciervos o mapaches que vio cuando visitó la zona, y los amantes de los animales lo agradecerán.

     

    Precisamente en esta antigua cochera asegura que aún se puede sentir el "intenso olor a diesel".

    Dixi Media Digital
  • Otros recuerdos soviéticos en Alemania Oriental que sí se conservan

    Otros recuerdos soviéticos en Alemania Oriental que sí se conservan

    “De todas formas, el Estado de Brandenburgo no tiene dinero”, apostilla Rüger.

     

    Y apunta que hay otros proyectos de reutilización y conservación de lugares similares en el área cercana a Berlín.

    Dixi Media Digital
  • Ensalzamiento soviético

    Ensalzamiento soviético

    "En muchas partes del terreno hay pinturas que ensalzan el quehacer diario de los trabajadores, propaganda soviética, para que todo el mundo supiera lo que debía defender en la lejana Alemania", opina Jörg Rüger.

    Dixi Media Digital
  • Cerca de Berlín

    Cerca de Berlín

    El bloguero Irish Berliner aconseja en uno de sus posts a quien quiera visitar este lugar que se prepare para una larga visita, en la que no podrá ver todo en un solo día a no ser que lleve una bicicleta.

    Dixi Media Digital
  • Se agota el tiempo

    Se agota el tiempo

    Se puede llegar hasta Vogelsang en tren desde Berlín. En coche se tarda aproximadamente una hora en llegar.

     

    Quién sabe hasta cuándo estarán en pie estas antiguas instalaciones en la que los soldados soviéticos y sus familias pasaron largos años de su vida en medio de Alemania Oriental.

    Dixi Media Digital

La naturaleza invade la antigua base

Un ciervo se escabulle tras los árboles, la fresca brisa mece sus ramas hasta que se chochan con las paredes de lo que una vez fue un colegio para los hijos de los soldados, o quizá una sala donde los soviéticos guardaban sus armas.

Acceso a la 'clínica' de Vogelsang

Es la abandonada base militar de Vogelsang, junto a un pequeño pueblo del mismo nombre al norte de Berlín en el que viven un centenar de habitantes, explica el fotógrafo Jörg Rüger, que desde 2010 documenta lugares históricos en el blog de fotografías históricas Sichtbarkeiten.

 

Pero en la base-ciudad junto a ese pueblecillo una vez llegaron a vivir 15.000 soldados y sus familias.

Propaganda soviética en las paredes del gimnasio

En el bosque de Vogelsang hubo una vez una de las mayores bases militares de la Unión Soviética fuera de la URSS.

Aroma a Historia

“Lo que me seduce de Vogelsang es la historia de estos lugares y poder sentir el legado de quienes una vez vivieron aquí”, confiesa Rüger a lainformacion.com.

 

Estos hornos pertenecen al edificio que albergaba la cocina para los soldados, explica.

Nostalgia

"La mirada desde la cocina al comedor se planta en estos folclóricos frescos, un pedazo de la patria", describe Rüger.

Lenin presente

Rüger es un fotógrafo aficionado alemán que nunca vivió en la República Democrática Alemana dirigida por los comunistas.

 

Esto hace que su curiosidad por “el otro lado de la historia alemana” le siga llamando la atención más de 20 años después de la reunificación.

40 años de vida militar soviética en un bosque

“Durante casi 40 años vivieron aquí soldados del ‘Grupo de las Fuerzas Armadas Soviéticas en Alemania’, hasta que en 1994 se marcharon”, explica Rüger.

 

“Aunque hayan pasado casi 20 años desde que se marcharon, hoy continúan mostrándose muchos testigos de aquella época”, cuenta el fotógrafo.

Una ciudad que tenía de todo

La “ciudad del bosque” tenía sus propias viviendas, una escuela e incluso cines.

 

Puedes ver Vogelsang desde el aire y buscar las distintas instalaciones con el zoom AQUÍ.

Entrada al teatro de la base militar

Aseguran que esta abandonada base militar llegó a acoger a 15.000 personas, o incluso más.

Celdas soviéticas con espacio reducido

“Un área del terreno estaba separado por un muro y alambrada. Las celdas era pequeñas, bajas y algunas no tenían ventanas”, describe el fotógrafo.

 

“Apenas tenían espacio para ponerse de pie. Me cuesta imaginarme que se encerrara a gente bajo estas condiciones”.

 

Comedor de Vogelsang

Este lugar podía acoger a cientos de soldados hambrientos, imagina Rüger.

Decoración en medio de la suciedad

"Algunos lugares, como esta parte del comedor, desprenden una atmósfera extraña", comenta Rüger.

 

"Están sucios, abandonados, pero resultan angustiosamente fascinantes".

Abandonado en medio del bosque

Hoy los árboles y la naturaleza han invadido el entorno, una zona que parece antojarse demasiado grande para que las autoridades locales puedan hacerse cargo de su conservación como museo.

'Renaturalización' del histórico lugar

“Van a renaturalizar la zona, es decir: se derruirán todos los edificios y se están retirando restos de munición y otros materiales tóxicos”, explica Rüger.

Olor a diésel

Rüger no lamenta la pérdida de este lugar en favor de la naturaleza. Dice que los animales, como los ciervos o mapaches que vio cuando visitó la zona, y los amantes de los animales lo agradecerán.

 

Precisamente en esta antigua cochera asegura que aún se puede sentir el "intenso olor a diesel".

Otros recuerdos soviéticos en Alemania Oriental que sí se conservan

“De todas formas, el Estado de Brandenburgo no tiene dinero”, apostilla Rüger.

 

Y apunta que hay otros proyectos de reutilización y conservación de lugares similares en el área cercana a Berlín.

Ensalzamiento soviético

"En muchas partes del terreno hay pinturas que ensalzan el quehacer diario de los trabajadores, propaganda soviética, para que todo el mundo supiera lo que debía defender en la lejana Alemania", opina Jörg Rüger.

Cerca de Berlín

El bloguero Irish Berliner aconseja en uno de sus posts a quien quiera visitar este lugar que se prepare para una larga visita, en la que no podrá ver todo en un solo día a no ser que lleve una bicicleta.

Se agota el tiempo

Se puede llegar hasta Vogelsang en tren desde Berlín. En coche se tarda aproximadamente una hora en llegar.

 

Quién sabe hasta cuándo estarán en pie estas antiguas instalaciones en la que los soldados soviéticos y sus familias pasaron largos años de su vida en medio de Alemania Oriental.

Destacamos

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel