AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

sábado, 26/07/14 - 00: 10 h

Mundo

Una escalofriante llamada revela cómo una bibliotecaria evitó una masacre escolar similar a Columbine o Newtown

Roberto Arnaz

jueves, 22/08/13 - 15:09

[ ]
  • Durante 24 agónicos minutos Antoinette Tuff trató de convencer a un joven armado con una metralleta y 500 balas de que se entregase a la policía.

  • La mujer consiguió empatizar con el asaltante contándole sus propios problemas personales.

Antoinette Tuff, la heroína que evito una nueva masacre escolar en EEUU

El pasado martes debía ser un día más en la vida de Antoinette Tuff. Sin embargo, el destino le tenía guardada una jornada que no olvidará jamás. Tuff, bibliotecaria del colegio Ronald E. McNair de la localidad estadounidense de Decatur (Georgia), se encontraba en las oficinas del centro cuando empezó a escuchar gritos en los pasillos. Salió a ver qué sucedía y observó a un joven armado con un rifle de asalto AK-47 y gran cantidad de munición.

Segundos después oyó las primeras detonaciones. En aquel momento se temió lo peor: había cerca de 800 alumnos en el colegio y por su mente pasaron las imágenes de masacres escolares como Columbine o la más reciente de Newtown. El instinto le dijo que tenía que hacer algo para evitarlo.

En lugar de buscar cobijo, Tuff tragó saliva, venció el miedo y se dirigió con voz suave y serena al joven armado. Su valiente acción desvió su atención y permitió que la mayoría de los estudiantes se pusieran a salvo. Ella no fue tan afortunada: el atacante la tomó como rehén y se encerró con ella en uno de los despachos.

Acto seguido, pidió a la valiente bibliotecaria que llamase a la policía y ordenase que nadie traspasara las puertas del centro. Durante  algo más de 24 minutos Tuff sirvió de mediadora entre el asaltante, que aseguró llamarse Michael Hill, y las fuerzas de seguridad. Aquellos interminables 1440 segundos de conversación telefónica sirvieron para salvar decenas de vidas.

La grabación de la llamada, recién publicada por el Departamento de Policía de DeKalb muestra como la mujer, con sorprendente aplomo y tranquilidad, consiguió que el asaltante depusiera las armas y se entregase, evitando así una nueva masacre en un centro educativo de EEUU.

A base de cariño

“Puedo ayudarte. No me has hecho daño ni has herido a nadie. Seguro que encontramos una solución”. Tuff trató de ganarse la confianza de su secuestrador intentando empatizar con él hablándole de sus propias dificultades personales.

Al principio sus intentos resultaron infructuosos. “Dice que no le importa morir porque no tiene ninguna razón por la que vivir. Además, asegura que no es mentalmente estable y que no ha tomado su medicación”, explicaba la bibliotecaria a la policía a través del teléfono.

Sin embargo, con el paso de los minutos y a base de grandes dosis de cariño, la mujer consiguió conectar con Hill. “Yo también intenté suicidarme cuando mi marido me dejó después de 33 años juntos, pero mírame ahora, estoy trabajando y todo me va bien”, le confesó, antes de pedirle que dejase las armas en el suelo.

Al final, Michael Hill, de 20 años accedió. “Desea entregarse, pero quiero asegurarme de que nadie le va a disparar cuando salga por la puerta”, exigió Tuff a su interlocutora policial. “No tiene armas, está tumbado en el suelo y ha sacado todo lo que tenía en los bolsillos. Está listo para que entre los agentes, le detengan y le lleven al hospital”, apremió.

Una actuación heroica

Sólo unos después, varios efectivos de las fuerzas especiales irrumpieron en el despacho donde Hill tenía retenida a la bibliotecaria, le inmovilizaron y le detuvieron. En cuanto oyó a los agentes Tuff se desmoronó: “Es el día que más miedo he pasado en toda mi vida”, aseguró entre sollozos a su interlocutora telefónica, que se despidió felicitando a la mujer por su heroico comportamiento.

Tras el incidente del martes, Michael Hill ha sido acusado de asalto agravado de un agente de policía y amenazas terroristas. Además, las autoridades han confirmado que llevaba encima 500 balas en el momento del asalto.

De momento se desconoce la causa del tiroteo. Lo único que se sabe del agresor es que estaba en tratamiento médico por sus problemas mentales y que tenía antecedentes por una supuesta amenaza publicada en su página en la red social Facebook en la que hablaba de disparar a su hermano mayor en la cabeza “sin pensárselo dos veces”.

Roberto Arnaz

Responsable de Actualidad y Portada

Destacamos

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel