ESPECIAL RESULTADOS ELECCIONES 26j Pinche aquí y vea los datos del escrutinio

Vladimir Franz, el hombre de los mil tatuajes, se despide de las presidenciales checas


  • Milos Zeman y Karel Schwarzenberg, actual ministro de Exteriores, se enfrentarán en la segunda ronda de las elecciones presidenciales de la República Checa

  • El extravagante pintor y compositor Vladimir Franz, tatuado en todo el cuerpo, incluyendo su cara, fue elegido por el 6,9 por ciento de los ciudadanos

Vladimir Franz, el político checo tatuado hasta las orejas

Vladimir Franz, el político checo tatuado hasta las orejas Agencias

Vladimir Franz es, sin duda, el candidato más llamativo de las elecciones checas

Vladimir Franz es, sin duda, el candidato más llamativo de las elecciones checas Agencias

Vladimir Franz, un tatuado bohemio y tolerante aspira a presidir la R. Checa

Vladimir Franz, un tatuado bohemio y tolerante aspira a presidir la R. Checa

Un profesor universitario con apoyos

Un profesor universitario con apoyos Agencias

Vladimir Franz, en campaña presidencial

Vladimir Franz, en campaña presidencial Agencias

El candidato checo tatuado, con sus seguidores

El candidato checo tatuado, con sus seguidores Agencias

Se mire por donde se mir, Vladimir Franz es puro tatuaje

Se mire por donde se mir, Vladimir Franz es puro tatuaje Agencias

Preparado para la primera vuelta este viernes y sábado

Preparado para la primera vuelta este viernes y sábado Agencias

(Agencia EFE)

El retirado ex primer ministro Milos Zeman y el veterano diplomático europeísta Karel Schwarzenberg, actual ministro de Exteriores, se enfrentarán en la segunda ronda de las elecciones presidenciales de la República Checa tras imponerse este sábado en la primera ronda. Fueron las primeras elecciones presidenciales de voto popular en este país centroeuropeo, donde desde hace diez años el polémico euroescéptico Vaclav Klaus era el jefe de Estado.

Tal y como preveían las encuestas preelectorales, Zeman se impuso con algo más del 24 por ciento de los sufragios, justo por delate del 23 por ciento de Schwarzenberg, quien sorprendió a todos, ya que los sondeos lo situaban en torno al 10 por ciento. "Gané por poco, y por eso pido a mis votantes que acudan a la segunda vuelta, porque volvemos a empezar de cero", dijo en rueda de prensa Zeman, un peso pesado de la transición política checa.

Primer ministro entre 1998 y 2002, el político hoy "jubilado" de 68 años fue uno de los que refundaron el Partido Socialdemócrata (CSSD) tras el período totalitario. "Sí, estoy vinculado con el pasado, diez años fuera de la política y otros cinco liderando el país fuera de la crisis", recordó Zeman su exitosa etapa en el Gobierno, con elevadas tasas de crecimiento, tras heredar un país en turbulencias financieras.

Minutos antes, Schwarzenberg había afilado su retórica en su primera intervención tras conocerse el resultado al calificar a Zeman como "político del pasado". Zeman contraatacó, achacando a Schwarzenberg, vicepresidente del actual Gobierno, en tono irónico, el ser "hombre del presente", y de haber alzado el brazo en favor de medidas impopulares como el aumento de los impuestos y la reforma del sistema de pensiones.

Zeman se retiró oficialmente de la política en 2003, después de fracasar en su primer asalto al Castillo de Praga, sede de la presidencia, ya que en ese proceso electoral (en el Parlamento) no tuvo el apoyo de su antiguo partido. Schwarzenberg, por su parte, prometió convertir la República Checa en "un país ordenado, exitoso, en el corazón de Europa, fortaleciendo el Estado de Derecho, y defensor de todos, especialmente de los desfavorecidos, de los que hay muchos".

Hubo consenso de la importancia que han tenido las redes sociales para catapultar la popularidad de Schwarzenberg, paradójicamente el candidato más mayor, en el tramo final de la campaña. El jefe de la diplomacia checa, de 75 años, ganó en casi todas las capitales regionales, y fue el más votado en las 102 ciudades en el extranjero donde se votó, con casi el 46 % de los sufragios.

Ambos candidatos pasan a la segunda vuelta de las elecciones, que se celebrarán el 25 y 26 de enero y que decidirán quién será el sucesor del euroescéptico Vaclav Klaus, cuyo segundo mandato de cinco años vence el 7 de marzo próximo.

Al 98 por ciento del escrutinio, Zeman obtuvo el 24,3 por ciento de los sufragios, y Schwarzenberg el 23 por ciento, mientras que el tercer candidato más votado, con el 16,4 por ciento, fue el ex primer ministro independiente Jan Fischer.

El candidato oficial del CSSD, Jiri Dienstbier, obtuvo el 16,2 por ciento, y el extravagante pintor y compositor Vladimir Franz, tatuado en todo el cuerpo, incluyendo su cara, fue elegido por el 6,9 por ciento de los ciudadanos.

En la segunda vuelta, Schwarzenberg se beneficiará probablemente de los votos de Fischer y de la europarlamentaria democristiana Zuzana Roithova, que obtuvo el 5 por ciento de los votos, lo que aumenta bastante sus posibilidades de ganar. Es que el CSSD no declaró este sábado si apoyará a Zeman en la segunda vuelta, con lo que el pulso con el antiguo líder del partido se mantendrá hasta el final.

La participación electoral fue del 61,2 por ciento, similar a las de las últimas legislativas del 2010 (62,6 por ciento), y muy por encima de los últimos comicios regionales (36,9) y al Senado (34,9 y 18,6 por ciento en la primera y segunda vuelta, respectivamente).