AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

lainformacion.com

domingo, 28/12/14 - 09: 53 h

Mundo

‘Yo fui chef de Kim Jong Il’: los secretos mejor guardados del fallecido dictador de Corea del Norte contados por su cocinero

Roberto Arnaz

jueves, 06/06/13 - 10:54

[ ]
  • Kenji Fujimoto trabajó durante 11 años para uno de los pilares del ‘eje del mal’ y sufrió dos intentos de asesinato antes de abandonar su puesto y regresar a Japón.

  • Según el chef, el mandatario tenía un ejército de adolescentes para satisfacer sus deseos sexuales y abusaba de la bebida.

 

Ejército de esclavas sexuales, alcohol y Schwarzenegger: los secretos mejor guardados de Kim Jong Il

Cuando Kenji Fujimoto llegó a Corea del norte en 1988, Kim Jong Il le recibió con dos mercedes y un sueldo de 50.000 euros. Durante los siguientes 11 años fue su chef personal. Aunque su único cometido era preparar sushi fresco para ‘padre de la patria’, con el paso del tiempo Fujimoto se convirtió también en su amigo y confesor.

Viajaban siempre juntos. Iban a cazar, a montar a caballo o a practicar esquí acuático. Kim Jong Il vio por primera vez un partido de la NBA o una película de Clint Eastwood gracias a su cocinero japonés, que durante más de una década guardó celosamente los secretos las excentricidades del líder de la nación más hermética del planeta.

Sin embargo, en 2000, y después de dos intentos de asesinato por parte del dictador norcoreano –que sospechaba que su cocinero le había traicionado–, Fujimoto escapó de vuelta a Japón, donde vive del dinero que ha recaudado con su libro sobre las intimidades del Kim Jong Il, que no son precisamente pocas.

El periodista y escritor Adam Johnson, ganador de un premio Pullitzer, ha entrevistado al chef para el último número de la revista GQ, en el que cuenta algunas de las mayores locuras del dictador. Estas son las más jugosas:

1.- Un ejército de esclavas sexuales

Bajo el curioso nombre de ‘Joy Division’ –el mismo que el de la banda británica de los 70– se escondía uno de los más escabrosos secretos de Kim Jong Il. Se trataba de una brigada de jóvenes norcoreanas a las que se separaba de sus familias a la temprana edad de 16 años para adoctrinarlas en el arte de cumplir los deseos sexuales del ‘padre de la patria’.

Según cuenta Kenji Fujimoto, “dependiendo de su humor, el ‘querido líder’ las ordenaba que le cantaran canciones románticas, que bailaran música disco, que hicieran un striptease o que improvisasen un combate de boxeo”.

2.- Vuelos chárter para comprar en el McDonald’s

A lo largo de 11 años Fujimoto hizo cientos de viajes para cumplir con los caprichos culinarios del dictador. Kim Jong Il fletaba vuelos chárter para que su chef comprase comida en un McDonald’s de Pekín. Además, viajaba asiduamente a Irán en busca de caviar, a Tokio a comprar pescado fresco o a Dinamarca, a por cerveza. 

Fujimoto también voló a Francia en numerosas ocasiones para satisfacer el gusto de su jefe por el buen coñac, una bebida en la que se gastaba más de medio millón de euros al año.

3.- Pasión por Arnold Schwarzenegger

El cocinero japonés confiesa en GQ que él fue quien abrió los ojos del fallecido dictador al cine de ‘made in Hollywood’. En vida, Kim Jong Il llegó a coleccionar hasta 30.000 cintas VHS con películas estadounidenses. Su actor preferido era Arnold Schwarzenegger. Kim y Fujimoto veían juntos sus películas mientras veían vino de Burdeos.

Fujimoto presume de haber sido él quien introdujo en el hijo del dictador –el actual presidente del país, Kim Jong Un– la pasión por el baloncesto de la NBA. Al parecer introducía en Corea del Norte cintas con los partidos de los Bulls de Michael Jordan cada vez que volvía de uno de sus viajes. Además, también le traía videojuegos o coches de control remoto.

4.- Cambió su seguridad por una película de Clint Eastwood

El chef recuerda en su entrevista con GQ cómo en 1993, mientras veían la secuencia de ‘En la línea de fuego’ en la que Clint Eastwood corría junto al coche del presidente, el dictador norcoreano se levantó y gritó “esta es la mejor escena de la película”. Acto seguido,  se dirigió a sus guardaespaldas y les dijo “así es como quiero que me protejáis a partir de ahora, como lo hacen los agentes del Servicio Secreto de las películas.

5.- Cada grano de arroz, inspeccionado

Obsesionado con su juventud, y temeroso de un posible envenenamiento urdido por sus enemigos, Kim Jong Il obligaba a inspeccionar a mano cada grano que se iba a cocinar para él. Un equipo de 200 personas vigilaba que ningún grano tuviese grietas o defectos.

Además, según recuerda Fujimoto, el arroz tenía que cocinarse con el fuego de una hoguera hecha con leña traída del monte Paektu, una de las montañas sagradas de Corea del Norte y donde, según la versión oficial, había nacido el propio Kim Jong Il, debajo de un doble arcoíris.

6.- Una piscina con los azulejos de oro

El dictador norcoreano disfrutaba de una piscina olímpica subterránea a prueba de bombardeos forrada con azulejos de oro sobre los que estaba dibujada su propia imagen. Además, como no le gustaba hacer ejercicio, ordeno que le construyeran una tabla de surf flotante y motorizada para poder moverse como pez en el agua.

7.- Nadie puede pronunciar su nombre

Cuando llegó a Corea del Norte a finales de los 80, Fujimoto no conocía a quién iba a servir. No se dio cuenta hasta que vio una foto de Kim Jong Il en un periódico. La razón era simple: nadie en el país podía pronunciar su nombre en público.  Casi todo el mundo se refería al mandatario como ‘Jang-gun-nim’, que significa algo así como ‘querido general’.

8.- Se cogía unas sonoras borracheras

El chef japonés cuenta que los concursos etílicos entre Kim Jong Il y su sucesor, Kim Jong Un, eran habituales. Las fiestas organizadas por padre e hijo podían durar hasta cuatro días y en ellas se sucedían las bromas pesadas –al dictador le encantaba afeitar la cabeza a sus colaboradores mientras estaban borrachos– y los peligrosos juegos con armas de fuego.

Roberto Arnaz

Responsable de Actualidad y Portada

El avión desaparecido en Indonesia pidió cambiar la ruta por el mal tiempo

El avión desaparecido en Indonesia pidió cambiar la ruta por el mal tiempo

Hace 21 minutos |

Bangkok, 28 dic (EFE).- El avión de AirAsia que ha desaparecido hoy en Indonesia con 162 personas a bordo solicitó a la torre de control un cambio de rumbo debido

AirAsia corrige la lista de pasajeros del avión perdido y pone a un francés

AirAsia corrige la lista de pasajeros del avión perdido y pone a un francés

Hace 21 minutos |

Bangkok, 28 dic (EFE).- La aerolínea de bajo coste AirAsia ha corregido la lista de nacionalidades de las 162 personas que viajaban a bordo del Airbus 320-200 que desapareció hoy

Destacamos

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto en Mundo

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube

iplabel