AVISO: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador u obtener más información aquí.

Miércoles, 05/08/15 - 14:33 h

Escurridizo Bárcenas

Martes, 26 de febrero del 2013 - 03:22

Lee el artículo completo en: Hoy Digital - regional

[ 0 ]
La decisión del juez Pablo Ruz de prohibir a Luis Bárcenas abandonar España sin autorización judicial, imponiéndole el deber de que comparezca los días 1 y 15 de cada mes ante el juzgado, no puede representar un mero gesto ante la indignación ciudadana sino una medida eficaz para la instrucción que evite la destrucción de pruebas. El paso de Bárcenas por la Audiencia Nacional volvió a dejar ayer en el aire el origen de los 38 millones de euros que llegó a acumular en la cuenta a su nombre descubierta en Suiza. Parece del todo imposible que el extesorero del PP pueda demostrar que dicha fortuna la obtuvo mediante negocios inmobiliarios, transacciones con obras de arte y operaciones en el mercado bursátil. Pero mientras la instrucción judicial no logre identificar con precisión su naturaleza y demostrar fehacientemente su ilicitud, Bárcenas albergará la esperanza de poder limitar la faceta punible de su conducta al incumplimiento de sus obligaciones fiscales, eludiendo los delitos de cohecho y blanqueo de capitales. La sola perspectiva de que la posesión injustificada de tanto dinero fuera del control de la Hacienda española pudiera solventarse ante el fisco, abonando la deuda contraída y la sanción correspondiente, insta a apurar las posibilidades de la investigación y apela a clarificar de una vez por todas qué vínculos ha mantenido el Partido Popular con Bárcenas. De lo contrario sería inevitable que la sociedad se sintiera frustrada y escandalizada. Las evasivas e incongruencias con las que el PP viene sorteando todos los interrogantes del caso, en las que De Cospedal incurrió ayer mismo mientras Bárcenas declaraba ante el juez Ruz, contribuyen a alimentar tal sospecha. Si Génova evita explicar qué basamento legal distinto al contrato laboral pudo sostener el abono a Luis Bárcenas de una cantidad mensual, sujeta a retención y acompañada de una cotización a la Seguridad Social hasta el último día del pasado mes de enero, y una vez conocido que el extesorero popular desvinculó ante el juez Ruz su cuenta suiza de las finanzas del partido, no es fácil imaginar sobre qué acusaciones podría sustanciarse la demanda judicial del PP que ayer anunció -o no- De Cospedal.

Suscríbete al boletín de la información

La mejor información a diario en tu correo.

Lo más visto

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter