El autor de la muerte del bebé fue detenido en junio tras simular ser policía

  • Madrid, 28 dic (EFE).- Jonathan Moya González, el autor confeso del secuestro y muerte de la niña de 16 meses en Almería, fue detenido el pasado mes de junio por la Policía acusado de hasta doce delitos de estafa y apropiación indebida tras hacerse pasar por agente de policía para sustraer vehículos vendidos por Internet.

La niña de 16 meses asesinada en Almería murió de un golpe en la cabeza

La niña de 16 meses asesinada en Almería murió de un golpe en la cabeza

La niña de 16 meses asesinada en Almería murió de un golpe en la cabeza

La niña de 16 meses asesinada en Almería murió de un golpe en la cabeza

La niña de 16 meses asesinada en Almería murió de un golpe en la cabeza

La niña de 16 meses asesinada en Almería murió de un golpe en la cabeza

Inspeccionan la balsa de agua donde hallaron el cadáver del bebé secuestrado en Almería

Madrid, 28 dic (EFE).- Jonathan Moya González, el autor confeso del secuestro y muerte de la niña de 16 meses en Almería, fue detenido el pasado mes de junio por la Policía acusado de hasta doce delitos de estafa y apropiación indebida tras hacerse pasar por agente de policía para sustraer vehículos vendidos por Internet.

Así lo han confirmado a Efe fuentes policiales que han indicado que el joven, detenido ayer por la Guardia Civil en un cortijo de la comarca almeriense de Nacimiento donde confesó haber secuestrado y asesinado a la hija de su actual pareja sentimental, fue arrestado el 12 de junio en la provincia de Almería.

El joven detenido localizaba a través de Internet anuncios de vehículos y motocicletas y, haciéndose pasar por policía, se ganaba la confianza de los propietarios para acordar la compraventa.

A continuación, pedía a los vendedores que le dejasen probar el vehículo en cuestión, y una vez en su poder le cambiaba las placas de la matrícula por otras "dobladas" o "manipuladas", tras lo cual lo vendía a terceras personas a cambio de dinero en efectivo.

Según las fuentes consultadas, en la mayoría de ocasiones, el falso agente recurría a conocidos de su infancia a los que no veía desde hace años. Les decía que había ingresado en la Policía Nacional y que quería vender una moto o un coche.

Antes de su detención en junio, Johathan Moya se encontraba en busca y captura por diversos juzgados de Almería y por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria al encontrarse en libertad condicional y no haberse presentado a los controles penitenciarios establecidos.

El joven ingresó en la prisión del Azebuche (Almería) el 14 de junio aunque fue puesto en libertad poco después, según las mismas fuentes.